Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Gritos y susurros

De qué habla la gente de la cultura cuando casi nadie la escucha

Sábado 25 de septiembre de 2010
0

UNA AMIGA DE BORGES. La poeta Betina Edelberg, fallecida este año, y el autor de Ficciones mantuvieron una larga amistad, coronada con un libro escrito en conjunto: un ensayo sobre Leopoldo Lugones. También escribió con Jorge Luis Borges, como argumento para un ballet, una parodia sobre las dictaduras que al parecer aludía también al peronismo y que, inexplicablemente, permanece inédita. Se titula, de modo tal vez premonitorio, La imagen perdida. El miércoles próximo, en la sede de la Sociedad Argentina de Escritores, Uruguay 1371, se le rendirá homenaje. Será a las 19 y hablarán Edgardo Cozarinsky, Alicia Dujovne Ortiz, Antonio Requeni y Gerardo Lehmann, esposo y compañero de toda la vida de Betina. Lehmann es francés, ingeniero de profesión, pero también autor de cuentos y relatos. Así se definió a sí misma, no hace mucho tiempo, Betina Edelberg: "Escribo y amo. Mi vida es secreta, apasionada y, sobre todo, libre. Acepto al hombre que me acepta como soy. Pertenezco al siglo XXI. No cultivo mis nostalgias ni mis debilidades, y me aburren las tragedias. En mecánica, soy fanática de la inyección directa. He jurado ser siempre joven. Otros datos no importan".

* * *

MEDIODÍAS DE TERTULIA. Jorge Mara ha impuesto la costumbre de celebrar los vernissages de sus artistas en su galería de la calle Paraná, a pocos metros de la avenida Santa Fe, los sábados al mediodía, un día y un horario inusuales para esos acontecimientos. Quizá en eso resida el éxito de la iniciativa, además de en una buena dosis de audacia, un sentido perfecto de la organización y una red amplia y fiel de connaisseurs, amigos y diletantes avisados. El 11 de septiembre, cuando se inauguró la muestra del uruguayo Fidel Sclavo, un señor de boina y bufanda negras apenas entró, se detuvo, miró a la concurrencia y, con asombro, le dijo a Nelly, la esposa de Mara, que estaba cerca de él: "¡Pero esto está lleno de gente conocida y yo me olvidé la libreta de los autógrafos!". Frente a las espléndidas obras en acrílico y de técnicas mixtas, que incluían el calado en papel, (de una belleza y sobriedad notables), desfilaban, entre otros, los artistas Silvina Benguria, Rogelio Polesello, Eduardo Stupia, Juan Lecuona, Juan Carlos Benítez y Luis Wells; el director Sergio Renán; los escritores Edgardo Cozarinsky, Tununa Mercado, Rodolfo Rabanal, Paula Pérez Alonso, Noe Jitrik y Hugo Mujica; los actores Oscar Martínez y Boy Olmi; las actrices Mercedes Morán, Susú Pecoraro y Carola Reyna. La refinada producción de Sclavo, la cordialidad de los Mara y el catering irresistible hicieron que el público convirtiera la reunión en una tertulia donde se intercambiaban chismes de distintas disciplinas a una velocidad vertiginosa.

* * *

EL ARTE Y LA COCINA. Erik van der Grijn y Alberto Bastón Díaz inauguraron sendas muestras en el Museo Emilio Caraffa junto a la retrospectiva de Roberto Aizenberg, los dibujos de Guillermo Kuitca de la Colección Estudio Lisenberg, la presentación de las últimas adquisiciones del museo en ArteBA y las obras del II Premio AMEC de Fotografía Contemporánea Argentina. Asistieron Eduardo Lascano y Sergio Blatto, entre los muchos representantes de las artes plásticas cordobesas.En un acto que llenó de público los jardines del museo, el curador, Rodrigo Alonso, como parte del jurado del Premio AMEC, anunció los nombres de los fotógrafos ganadores: Res y Esteban Pastorino. Luego de los múltiples y simultáneos vernissages y tras la entrega de los premios, Bastón Díaz y van der Grijn fueron recibidos por el director del museo, Alejandro Dávila, en su departamento, que cuenta con una privilegiada vista del Parque Sarmiento, del Palacio Ferreyra y del propio museo Caraffa. Los visitantes Adriana Lauría, Roberto Rey e Isaac Lisenberg y los locales Marisol San Jorge, Pablo Scheibengraf, Claudio Gómez y Sergio Vizcarra elogiaron las exquisiteces preparadas por las propias manos de Sasha, el anfitrión, y su esposa Graciela.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas