Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las gemelas, más cerca del trasplante

SEGUIR
LA NACION
Viernes 24 de septiembre de 2010
0

CORDOBA.- Los médicos que tendrán a su cargo el complejo trasplante de pulmón a las gemelas Maribel y Marisol Oviedo, con órganos de donantes vivos, comenzaron a realizar los estudios de compatibilidad a los potenciales aportantes, pero hasta ayer no existía certeza sobre la fecha en que se concretarán las cirugías.

Se trata del controvertido caso que debió ser resuelto por la justicia federal, en razón de que la ley nacional de trasplantes contempla sólo los injertos de pulmones cadavéricos y no entre seres vivos.

Por pedido de los padres de las adolescentes, de 17 años, afectadas por un cuadro de fibrosis quística genética, la autorización fue otorgada por el juez federal de Córdoba Alejandro Sánchez Freytes, fallo que quedó firme porque el Estado nacional, como tutelar de la ley, no cuestionó la resolución judicial.

Superada la cuestión jurídica, los profesionales del Hospital Privado de esta ciudad se volcaron a la tarea de preparar el terreno para las intervenciones quirúrgicas. Como primera medida, determinaron que las chicas se encuentran clínicamente en condiciones de ser sometidas a las cirugías, por lo que ahora se analiza la histocompatibilidad de los posibles donantes, que son tíos y sobrinos de las pacientes.

Cada una de las chicas debe recibir dos lóbulos de pulmón (derecho e izquierdo) de distintas personas, por lo cual harán falta cuatro donantes.

No obstante, queda abierta la posibilidad de que, durante el proceso, surja algún órgano cadavérico. En tal caso, podría apelarse a ese lóbulo y a otro de un donante vivo.

Mariana de Oviedo, la madre de las chicas, relató que los estudios científicos han comenzado con los donantes para Maribel, "que es la adolescente a la que más urge [realizarle la operación]". Se trata de la jovencita que siempre aparece conectada a una mochila de oxígeno.

Destacó que las dos se encuentran "muy bien, con buen ánimo y listas para afrontar la intervención quirúrgica", a tal punto que, después de varios meses, retornaron a la escuela y se reencontraron con sus compañeros, quienes les tributaron un caluroso recibimiento.

"Adornaron todo el curso, nos recibieron con carteles, querían que fuéramos y fuimos. Ellos nos tratan bien y nunca nos van a abandonar", expresó Marisol.

Mariana señaló que sus hijas valoran mucho la posibilidad de estudiar y que procurarán seguir asistiendo a clases mientras el estado de salud se lo permita.

La afección que padecen, como se dijo, es genética y ya costó la vida a dos hermanos mayores de las gemelas. La salud de Marisol y Maribel comenzó a deteriorarse cuando cumplieron 15 años.

Debieron suspender sus estudios y se ven impedidas de tener una vida normal. Sobreviven con mochilas de oxígeno y "deben ser internadas reiteradamente por agudización de su cuadro respiratorio, exacerbación de su disnea, aumento de secreciones purulentas, disminución de peso y desnutrición. Ambas, además, padecen de diabetes de tipo 1", había quedado consignado en el amparo al que hizo lugar el juez federal.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas