Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fina bravura para Ginastera

Gran trabajo de la Sinfónica junto al director Daniel Mazza y al talentoso Marcelo Balat

Jueves 07 de octubre de 2010
0

Concierto de la Orquesta Sinfónica Nacional. Con la dirección de Daniel Mazza y la participación del pianista Marcelo Balat, en calidad de solista. Programa: Concierto para piano y orquesta Nº 1 op. 28, de Alberto Ginastera, y Una vida de héroe, poema sinfónica op. 40, de Richard Strauss. En el Auditorio de Belgrano. Nuestra opinión: excelente.

Por obvias razones, la música no existiría sin intérpretes. Cada uno de ellos ha de llevar a su mejor expresión con sus medios disponibles las obras de arte que ha elegido traducir; es decir, con la total disponibilidad y entrega de sus recursos puestos a disposición de su sensibilidad y su inteligencia musical. Si bien los requerimientos de una partitura como la del Concierto para piano y orquesta Nº 1 de Ginastera (1961) esa exigencia se sitúa casi en el plano de una cocreación por parte de sus eventuales intérpretes. Es decir, esas capacidades son exigidas al máximo. Así parecieron entenderlo tanto el director Daniel Mazza al frente de la Sinfónica, cuanto el pianista Marcelo Balat en calidad de solista.

La significativa obra creada por Ginastera en la tercera etapa de su tarea creadora, como este concierto para piano surgido por encargo de la Fundación Koussevitzky y la Biblioteca del Congreso de Washington es obra ardua y compleja, cuya gestación se interna en el serialismo encarado con avasallante impuso y cierta aleatoriedad que esporádicamente se advierte en esta etapa, no exenta en sus ritmos de ciertas referencias reconocibles por su esencia musical argentina.

El ceñido entramado de la textura orquestal y sinfónica del Concierto Nº 1 , en cuatro movimientos, fue ofrecido en la apertura de la sesión musical, lo cual suponía para el numeroso auditorio que la escuchó -con evidente interés- una participación auditiva sostenida sin descontar su perplejidad ante el abundante y diversificado empleo conjunto de timbres instrumentales y la casi obsesiva percusión empleada por el autor.

El caudal sonoro de la orquesta no fue óbice para el desempeño del solista. Balat asumió holgadamente el necesario protagonismo concertante del piano ante tal plenitud sonora. Es que este pianista, además de las sobresalientes condiciones que posee en cuanto al empleo de medios técnicos y expresivos se refiere, superó con creces las múltiples y desafiantes dificultades que la partitura encierra. Exhibió, además, una actitud siempre alerta y participativa respecto de la conducción orquestal, sosteniendo su papel solístico con talento y convicción profunda en cuanto a la voluntad de expresión se refiere con alta dosis de virtuosismo y bravura, superando así las versiones que del Concierto Nº 1 se han ofrecido en nuestro medio en los últimos tiempos.

La segunda parte del concierto fue dedicada a Richard Strauss: su poema sinfónico Una vida de héroe op. 40 que refleja cabalmente las posibilidades expresivas de la orquesta moderna, su despliegue cabal y exhaustivo, contó esta vez con una batuta que le confirió genuina unidad de sentido a esta obra en seis movimientos episódicos, magnificente e ideal para una orquesta como la Sinfónica. Hubo en la versión sobradas muestras de plenitud sinfónica e idónea intervención de grupos instrumentales, y aun de solistas que se destacaron por su labor impecable, con gran calidad expresiva, como la desempeñada por el concertino de la orquesta Luis Roggero, por todo lo cual la versión fue calurosamente celebrada por la audiencia.

Héctor Coda

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas