Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Las cartas, el vínculo que los une a los afectos

El Mundo

En septiembre, enviaron más de 3000 a familiares y amigos

COPIAPO, Chile (ANSA).- Solamente en septiembre, los 33 mineros que permanecen atrapados bajo tierra desde el 5 de agosto enviaron 3051 cartas a sus parientes y amigos, y recibieron 2242 mensajes de respuesta.

En ese mismo mes, un promedio de 117 familiares permaneció en el campamento Esperanza, en la parte superior del cerro de la mina San José, al tiempo que 13 familias duermen allí.

En el campamento se instalaron 40 carpas y 35 baños químicos y se reparten 300 raciones de comida diarias a las familias, según el diario local La Segunda. Al principio de las tareas se repartían 1000 raciones.

A los mineros, en tanto, se les enviaron 33 biblias en miniatura con igual número de lupas, juegos de dados y libros de lectura. Y cada día, se les mandan dos paquetes de cigarrillos para compartir. También se les enviaron 99 lámparas -tres para cada uno-, lentes de seguridad, un par de zapatos de trabajo, una almohada y una cama inflable.

Cada minero, además, recibe diariamente una botella de medio litro de agua, 660 mililitros de líquido rehidratante y 40 litros de agua para ducharse; y se les provee de elementos de higiene personal como champús, bálsamos, máquinas de afeitar, pasta dental, toallas de papel, cepillos y cuatro rollos de papel higiénico por jornada.

En vestuario, recibieron 33 prendas deportivas, pantalones y camisetas de la selección chilena; tres buzos desechables de papel blanco por semana y cinco pares de calcetines con fibras de cobre para cada uno.

Ultimos preparativos

Mientras en la superficie los esperan 157 medios de comunicación extranjeros con más de 500 profesionales, los mineros comenzaron los preparativos para dejar la mina.

Muchos de ellos han ido "desocupando el closet" de la mina y han enviado a la superficie todo lo que quieren llevarse de esta traumática experiencia.

Jorge Galleguillos, uno de los 33, mandó a través de una "paloma" a su compañero de trabajo Miguel Valenzuela tres tubos con ropa y metal para que le guarde de recuerdo. "Somos amigos de muchos años", comentó emocionado Valenzuela al exhibir los tres tubos que iban dirigidos a su nombre, aunque expresó que no quiere ilusionarse demasiado. A él le correspondía ingresar en el turno de la tarde, y por eso "se quedó afuera".

En tanto, el coordinador de la Asociación Chilena de Seguridad, Alejandro Pino, impartió ayer la sexta y última clase de oratoria a los mineros. Fue un discurso de despedida que cada minero debió desarrollar con los elementos entregados desde el 1° de octubre, cuando iniciaron este curso.

Para Pino, "los 33" -como ellos mismos se autodenominan- han aprendido a manejar sus diferencias, y su gran preocupación es cómo seguir unidos siendo todos de distintos lugares de Chile.

Consultado por los temas que se abordan en las clases -que duran una hora y se realizan entre las 15.30 y las 16.30 hora local-, precisó que "son ejercicios de comunicación donde ellos hablan de cosas reales", pero que no son para comentarlas porque "es su privacidad" y así lo han acordado. "Además, ellos lo dirán cuando salgan", señaló.

Pino añadió que cuentan con un libro de oratoria de la Asociación Chilena de Seguridad, que el organismo usa para instruir a los dirigentes de los trabajadores, a los políticos, concejales, alcaldes, y diputados.

"Habla de toda la comunicación integral, no solamente la voz, sino la expresión corporal, la gesticulación, para entregar lo que uno realmente quiere comunicar", detalló el funcionario. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCristina KirchnerEl caso de Lázaro BáezImpuesto a las GananciasElecciones 2015