Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Se trató de una metáfora inadecuada", dijo Boudou tras la agresión a periodistas

El ministro de Economía fue recibido por los máximos dirigentes de la DAIA y no pidió disculpas; el funcionario había acusado a los enviados de Clarín y LA NACION de ser como los que "ayudaban a limpiar las cámaras de gas en el nazismo"

Martes 12 de octubre de 2010 • 15:11
0

El ministro de Economía, Amado Boudou, justificó su ataque a los periodistas de LA NACION y Clarín, a quienes acusó de ser "como los que ayudaban a limpiar las cámaras de gas en el nazismo" y aseguró que "se trató de una metáfora inadecuada".

cerrar

El funcionario participó de una reunión con el Consejo Directivo de la DAIA para explicar sus palabras, pero no pidió disculpas. Según pudo saber lanacion.com, si bien la explicación no conformó, los dirigentes judíos no tendrían intención de llevar el conflicto más lejos. El motivo: la buena relación con el Gobierno a raíz del impulso que éste le da a la causa AMIA.

Además, aseguró que la conversación con los periodistas en Washington fue "una charla personal" que se dio "en el contexto del tratamiento que vienen dando estos dos diarios no sólo al Gobierno, sino a la Argentina, regocijándose de la búsqueda de sanciones (al país), disfrutando de situaciones que, además, son mentiras".

Las duras agresiones de Boudou contra los periodistas de Clarín y LA NACION generaron múltiples repercusiones.

El altercado entre el ministro de Economía y ambos periodistas ocurrió el viernes último en Washington, cuando se le preguntó qué opinaba de los pedidos de la conducción del Fondo Monetario Internacional (FMI) para que la Argentina cumpliera con su obligación de informar sobre los datos de las cuentas públicas.

"Clarín y LA NACION son FMI-adictos", respondió Boudou. Acto seguido, acusó a ambos enviados de ser "como los que ayudaban a limpiar las cámaras de gas en el nazismo".

Las declaraciones de Boudou sufrieron un amplio rechazo del arco opositor. El presidente del bloque del Peronismo Federal, el diputado Felipe Solá, calificó de "un gravísimo error" el exabrupto del ministro de Economía, mientras que su par de la Coalición Cívica, Elsa Quiroz, sostuvo que "primero debería pedir perdón a los trabajadores de prensa que estaban haciendo su tarea y después renunciar".

El Foro de Periodismo Argentino (Fopea) y otras entidades periodísticas también cuestionaron los dichos del funcionario kirchnerista. "Los dichos del ministro, agravados por el alto cargo que ocupa, constituyen un ataque inadmisible a estos dos colegas y banalizan una de las mayores atrocidades del siglo XX", enfatizó Fopea, en un comunicado.


El ministro de Economía expresó que sus declaraciones sobre el Holocausto se hicieron en el contexto de una charla personal. En realidad, las dijo en una conferencia de prensa formal convocada por sus voceros, a la que asistieron también periodistas de El Cronista, Perfil, Tiempo Argentino, Clarin y La Nacion. Se desarrolló el viernes por la noche el lobby del hotel Fairmont, donde él estaba alojado para participar de la asamblea del FMI. Por otro lado, el ministro hizo referencia a la salida de la DAIA a temas que nunca fueron conversadas con el enviado de La Nacion, ajenas a la relación entre el FMI y la Argentina. Además, consideró que las notas publicadas por ambos diarios forman parte una campana"antiargentina", porque mencionaron la posibilidad de una sanción del FMI a la Argentina. En realidad, tal como lo sabe el ministro, esas versiones surgieron, entre otros, del funcionario argentino que representa al Gobierno ante el FMI. Y La Nacion, como los diarios Clarin y Página 12, reflejaron las críticas vertidas por los principales ejecutivos del FMI. El ministro, en vez de enfrentar esas críticas, optó, una vez más, por expresar falsedades, incitar a la violencia contra algunos periodistas y, más importante, agraviar a las víctimas del Holocausto al minimizas sus dichos.
Compartilo
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas