Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Marina Silva se declaró neutral ante el ballottage

Dilma y Serra se disputarán ahora a sus 20 millones de votantes

Lunes 18 de octubre de 2010
SEGUIR
LA NACION

RIO DE JANEIRO.- En medio de un clima de "guerra religiosa" entre la candidata presidencial oficialista, Dilma Rousseff, y el opositor José Serra, el Partido Verde (PV) de Brasil se declaró ayer independiente para la segunda vuelta electoral y dejó a sus casi 20 millones de simpatizantes libres para votar por quien quieran el 31 del actual.

La decisión del PV, tomada en su plenario en San Pablo, era muy aguardada desde que en la primera vuelta su candidata a la presidencia, Marina Silva, sorprendió a todo el mundo al quedar en un sólido tercer lugar, con el 19,6% de los sufragios, frente al 46,9% de Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), y el 32,6% de Serra, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Aunque Silva, ex ministra de Medio Ambiente del gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva, ya había indicado que probablemente se declararía neutral, ahora los dos candidatos están obligados a pelear voto por voto para asegurarse la victoria, después de enfrentarse anoche en un nuevo debate televisivo.

"El hecho de no haber optado por un alineamiento en este momento no significa neutralidad en relación con los rumbos de la campaña. Creo que una posición de independencia, reafirmando las propuestas, es la mejor forma de contribuir con el pueblo brasileño", indicó Silva en una carta, en la que abogó por un desarrollo sustentable, el combate a la corrupción y criticó haber convertido la religión en un arma electoral.

Una ex católica que se transformó en ferviente evangelista, Silva recibió gran apoyo de los sectores más conservadores, sobre todo durante la última semana antes de las elecciones, cuando se corrió el rumor de que, en caso de ganar las elecciones, Rousseff intentaría despenalizar el aborto (actualmente sólo se permite en casos de violación o riesgo para la madre) y legalizar el casamiento entre homosexuales.

Desde entonces, mientras el PT ha intentado convencer a todos los creyentes de que su candidata respeta la vida y no pretende impulsar leyes que afecten los valores religiosos, en el PSDB han insistido en presentar a Rousseff como una amenaza para todo creyente. "No hay por qué discriminar o estigmatizar convicciones religiosas o la ausencia de ellas cuando, aun siendo diferentes, nos encontramos en la voluntad común de enfrentar las distorsiones que pervierten el espacio de la política", resaltó Marina Silva al apuntar hacia la lucha contra la corrupción.

En su convención, los verdes subrayaron que cada miembro podría anunciar su apoyo a uno u otro candidato e incluso hacer campaña por su elegido, pero que en esos casos el respaldo será personal y no a nombre del partido, que buscará mantenerse como mediador.

Desilusionada

Silva, que se negó a decir por quién votará, había presentado a Dilma y Serra un listado con propuestas ecológicas específicas, que ambos candidatos incluyeron de forma muy vaga en sus programas, según indicó Silva, desilusionada.

Sin embargo, uno de los fundadores del PV, Fernando Gabeira, que fue derrotado al postularse a la gobernación del estado de Río de Janeiro, ya adelantó que votará por Serra, ex gobernador del estado de San Pablo.

Otro fiel activista del partido, el músico y ex ministro de Cultura Gilberto Gil, anunció que respaldará a Dilma, ex jefa de Gabinete de Lula. Y varios integrantes de la cúpula del PV ya se expresaban optimistas de que Silva volverá a ser candidata presidencial en 2014.

Mientras tanto, con el polémico tema del aborto como eje de la campaña, el equipo de Serra se vio forzado a desmentir las insistentes versiones de que la esposa del candidato, la ex bailarina chilena Mónica Allende, se hubiese realizado un aborto cuando era joven. La aclaración llegó luego de que el diario Folha de S. Paulo publicara anteayer un artículo en el que dos ex alumnas de Allende afirmaban que su profesora se lo había confesado años atrás.

"Mónica Serra nunca se hizo un aborto", afirmó, terminante, el PSDB, que acusó al gobierno de diseminar rumores personales falsos, de los que fue víctima el propio Lula en 1989, cuando se dijo que le había ofrecido abortar a su primera novia, madre de su hija Lurian, concebida fuera de matrimonio.

Anteanoche, además, la misa a la que asistía Serra en la Basílica Candindé, de Ceará, fue abruptamente interrumpida por el sacerdote que la oficiaba, enojado porque simpatizantes del PSDB repartían dentro de la iglesia panfletos contra Dilma.

Los papeles afirmaban que la candidata oficialista está en favor del aborto y que tiene vínculos con la guerrilla colombiana de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Por otro lado, en Guarulhos, la policía confiscó un millón de volantes supuestamente encargados por un obispo católico en los que se pedía no votar por Dilma Rousseff, con la firma de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil, que nunca dio su autorización para ello.

Las papeletas, que también acusaban a la candidata oficialista de tener planes para legalizar el aborto si llega a la presidencia, habrían sido ordenadas por el obispo de Guarulhos, Luiz Gonzaga Bergonzini, que busca poner a la Iglesia en contra de la ahijada política de Lula.

ORDENAN A GOOGLE ELIMINAR UN VIDEO

RIO DE JANEIRO (AFP).- Un magistrado del Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil decidió pedir a Google que suspenda la difusión de un video de la oposición exhibido en el sitio YouTube por su "contenido ofensivo" contra la candidata presidencial oficialista, Dilma Rousseff.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.