Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo es el sexo después de la andropausia

La baja en la producción de testosterona es parte del envejecimiento del varón; sucede a partir de los 40; cómo detectar los primeros síntomas; testimonios

Jueves 21 de octubre de 2010 • 16:01
SEGUIR
LA NACION

Eduardo tiene 71 años y hace 3 que se separó de su pareja de siempre porque no pudo soportar que se apagara el deseo sexual. "Una pareja sin sexo no es una pareja", dice, ahora que tiene ganas de dar su testimonio porque se sabe "recuperado". Recibe a lanacion.com en su departamento de "soltero" en el barrio de Caballito y cuenta que, poco después de los 60, cuando percibió que ya casi no tenía relaciones sexuales con su mujer, consultó a un especialista que le recetó algunos medicamentos contra la andropausia. Sin embargo, asegura, el mejor tratamiento para él fue volver a enamorarse.

cerrar

"La andropausia es un cuadro clínico originado en la declinación de la producción de testosterona por los testículos como consecuencia del envejecimiento normal en el varón", define el presidente de la Sociedad Argentina de Andrología, Alberto Nagelberg. Sin embargo, el especialista en endocrinología y andrología apunta que, a diferencia de la menopausia en las mujeres, esta declinación se produce en forma lenta, continua y progresiva, de modo que los síntomas pueden, en muchos casos, no ser advertidos.

Andrólogos y sexólogos coinciden en señalar que esta falla, que lidera las consultas en las clínicas especializadas, puede presentarse a cualquier edad a partir de los 40. "La producción de testosterona desciende alrededor de 1,2 % por año luego de los 35 a 40 años", apunta Nagelberg. Entre los síntomas que empiezan a avizorarse están la reducción de la frecuencia de relaciones sexuales y los problemas de erección.

Para dar un parámetro de una situación a tratar, el profesor de Urología de la UBA Amado Bechara ejemplifica: "Vienen pacientes que cuentan que hace 6 meses que no tienen relaciones sexuales ni intenciones de tenerlas; u otros que te dicen que tuvieron problemas de erección todas las últimas veces que intentaron tener sexo". En estos casos, los especialistas detectan una anormalidad e inician una serie de estudios para dar con el diagnóstico.

También hay casos de varones que no padecen nunca disfunción testicular e incluso conservan la posibilidad de embarazar aún con 80 años. El sexólogo León Gindin recuerda a lanacion.com el caso de Charles Chaplin, que fue padre a los 78 años. "Esto muestra que no todos los hombres presentan andropausia; esta es una gran diferencia con la mujer", aclara. La menopausia es el agotamiento de la función de los ovarios, que se caracteriza por la ausencia de hormonas femeninas (estrógenos) con cese de la ovulación y de la posibilidad de embarazo.

Tratamientos . El urólogo Bechara enfatiza que lo primero es un buen diagnóstico, es decir, se debe corroborar que exista deficiencia de testosterona y, además, debe excluirse la presencia de otros problemas de salud que puedan ocasionarla, como por ejemplo, diabetes, obesidad, algún tumor, problemas hepáticos o renales, etc. De lo contrario, muchas veces se gasta dinero en tratamientos mal focalizados.

Así, una vez que se constata la disminución de los niveles de hormona masculina, el andrólogo establecerá si es conveniente para el paciente iniciar un método de reemplazo con andrógenos. "Los últimos tratamientos disponibles involucran la administración de testosterona, que puede realizarse a través de la aplicación diaria de un gel sobre la piel o bien la aplicación de una ampolla intramuscular cada tres meses", precisa Nagelberg.

De esta manera, según los expertos consultados, cuando el tratamiento da resultados se logra reencauzar la vida sexual. Pero los resultados no son mágicos, porque hay un fuerte componente psicológico puesto en juego a la hora de ir a la cama, recuerdan. Como le sucedió a Eduardo, además de los medicamentos, algo en su cabeza y en su corazón lo predispusieron para revitalizar sus ganas.

"Me falta muy poco para los 72", dice, y suena orgulloso. "Ahora que estoy, podría decir, de novio, aplaudo a Dios todos los días por la mujer que tengo, porque tocarla es...¡ay! una hermosura...". Sobre el final de la entrevista desaparece por unos minutos, se mete en su pieza y vuelve con una crema de vainilla: "¿Cómo no me va a volver el deseo con una piel que huele así?"


Links de interés ¿Existe la andropausia?Enfermos no tan enfermosAndropausia: paulatina y singular Climaterio: ¿a ellos también les preocupa? Hombres: los cambios que llegan a partir de los cincuenta
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.