Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una masiva fuga de datos personales en Facebook

Algunas aplicaciones reenviaban el número de ID de los usuarios

SEGUIR
LA NACION
Martes 19 de octubre de 2010
0

En septiembre participé de un seminario sobre redes sociales, organizado por la Universidad de Palermo. Insistí, en esa ocasión, en una ley de hierro de la vida online : es imposible controlar los datos que subimos a Internet y, por lo tanto, hay que ser cautos con la información que damos a conocer en línea. Menos de un mes después, el Wall Street Journal reveló una masiva fuga de datos personales en Facebook. Algo es todavía más significativo: es altamente probable que al menos una parte de las empresas involucradas no supieran lo que estaba pasando, hasta que lo publicó el Journal .

¿Qué descubrió este diario norteamericano? Que algunas de las aplicaciones más populares de Facebook estaban enviando el número de identificación de sus usuarios a una empresa de mercadeo online llamada RapLeaf, que cruzaba este número con su base de datos para terminar identificando con nombre y apellido a cada persona. Estos perfiles eran enviados luego a las agencias que captan objetivos para los avisos online .

Esta práctica está expresamente prohibida por las reglas de Facebook, que tan pronto como se enteró de la noticia procedió a cancelar el acceso a algunas de las aplicaciones involucradas. Pero la ley de hierro se había cumplido de nuevo, y con mayor virulencia: ni siquiera Facebook había podido controlar la información en línea.

Mark Zuckerberg, creador de Facebook
Mark Zuckerberg, creador de Facebook. Foto: Archivo / NYT

Facebook es, de lejos, la red social más popular del mundo, con 500 millones de usuarios. En la Argentina, se estima, son entre 10 y 12 millones los que la usan. Pero no está sola en su abrumador éxito, que la convierte en el sitio más visitado de la Tierra. Otras empresas pueden desarrollar aplicaciones que funcionan sobre Facebook, conocidas en la jerga informática como apps . La mayoría pertenecen al rubro del entretenimiento, pero sus cifras de visitantes son cosa seria.

El juego FarmVille, por ejemplo, tiene más de 59 millones de usuarios y es una de las aplicaciones que estaba exponiendo datos personales de los suscriptos y de sus amigos. Por cierto, esto estaba ocurriendo incluso en aquellos casos en que las personas hubieran cerrado a cal y canto sus opciones de privacidad. Aun así, la información logró abrirse paso en Internet.

Respuesta oficial y dudas

Facebook actuó bien y rápido, suspendiendo hasta ayer el acceso a algunas aplicaciones que estaban filtrando datos, pero la respuesta oficial fue que el sitio implementará una nueva tecnología para que esto no vuelva a ocurrir. Dos preguntas surgen de inmediato: por qué no la implementaron antes y por qué no se dan más detalles sobre esa supuestamente inviolable tecnología para proteger la privacidad de los usuarios. Quizás ambas cuestiones tienen una misma respuesta.

Como se dijo, lo más llamativo del informe del Wall Street Journal es que existe una posibilidad cierta de que las empresas involucradas hayan estado difundiendo datos personales de sus usuarios sin siquiera saberlo.

La explicación de este aparente absurdo es bastante sencilla. Prácticamente todos los procesos de comunicación e intercambio de información entre Facebook y otras redes sociales, los desarrolladores que crean aplicaciones y las agencias de publicidad y marketing online están automatizadas. No podría ser de otra manera, dado el volumen de datos involucrado. No es improbable que haya pasado cierto tiempo sin que los responsables notasen la fuga.

Pero los responsables existen, no es que las computadoras hayan decidido filtrar información motu proprio. Son los programas usados para compilar y comunicar la información los que estaban incorrectamente escritos o, como explicó RapLeaf, se basaban en un conocimiento limitado sobre cómo operan los navegadores Web.

Por todo esto, de nuevo, el mejor consejo es asumir un rol protagónico y responsable en la administración de nuestra identidad virtual. En este punto, toda cautela nunca está de más.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas