Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Perspectiva

Secretos de la "peronosfera K"

Opinión

La "peronosfera" -los intercambios en Internet vía las redes sociales entre militantes virtuales y el permanente hostigamiento que ellos producen sobre todo aquello que no luzca "K"- es más bien modesta en sus alcances y muy precaria en sus contenidos. Pero, sin embargo, sus integrantes prestan más que útiles servicios al Gobierno del que se proclaman tan devotos.

La prueba más palpable es lo que sucedió anteayer cuando @DanteForesi, que lleva adelante el portal ultrakirchnerista El Vigía (de sugerente subtítulo: "La buena prensa"), retwitteó a diestro y siniestro una presunta "prueba" que incriminaba a Eduardo Duhalde directamente con el asesinato del militante Mariano Ferreyra: una nota de hace un año de El Cronista que daba cuenta de una reunión entre el ex presidente y el titular de la Unión Ferroviaria, José Pedraza. Por "error" dijo que esa cumbre se había hecho hacía pocas horas.

Fue suficiente para que todo el Gobierno y su usina televisiva preferida, 6,7,8 , se montaran sobre la hipótesis y el kirchnerismo se fuera a dormir tranquilo al haber logrado desviar la atención hacia uno de sus principales enemigos. Ayer a la tarde, @TV_Publica seguía retwitteando el infame informe.

Así funciona la juventud virtual kirchnerista, exacta contracara de la juventud peronista a secas de los años 70. Aquella era extrovertida y exhibía con desparpajo su rebeldía a la luz del día. Esta es introvertida, para nada rebelde y se parapeta detrás de una computadora o un celular para encocoritarse.

Aquélla iba a cara descubierta con pancartas que la identificaba. Esta se esconde tras un avatar que pocas veces responde a un nombre real y se mantiene a buen resguardo en sus casas, locutorios u oficinas públicas dando continuos "enter" a sus campañas virtuales.

Aquélla gritaba hasta enronquecer; ésta teclea infatigable día y noche.

Aquélla se movía en equipo; ésta trabaja cada cual individualmente en una red invisible que sólo se reúne virtualmente en la "peronosfera".

Aquélla era orgánica y se preparaba para dar debates ideológicos. Esta es inorgánica, dispersa y hasta los ínfimos 140 caracteres a los que limita Twitter le quedan grandes para expresar una idea que no sea un insulto, una chicana o el desvío de la atención hacia otros temas que le puedan resultar más favorables.

Con todo, la diferencia más sustancial entre aquélla y esta juventud son dos: la primera, muy favorable a la actual, es que, al decir de Piero, son "mansos y tranquilos" (la única "metralla" que empuñan es virtual y sólo la usó el desaforado @carrascolucas contra Alfredo Leuco), y la segunda, favorable a aquélla, es que no escatimaban públicamente el debate de las divergencias internas, al punto de plantearlas en la mismísima cara de Juan Domingo Perón. "¡Qué pasa, qué pasa, qué pasa, general, está lleno de gorilas el gobierno popular!", le gritaban con desparpajo bajo el balcón de la Casa Rosada en la mayor afrenta pública que recibió el líder justicialista exactamente dos meses antes de su muerte.

Esta, en cambio, se deshace en floripondios empalagosos hacia los actuales inquilinos del peronismo, en grados superlativos de obsecuencia. Todo les parece genial, nada los inquieta y sólo los sulfura los que no integran las filas oficiales y osan expresarse en el mundo virtual. Pueden tener entre 20 y 40 años, aunque no faltan algunos grandulones dando vueltas, dispuestos sólo a chasquear sus palmas como focas amaestradas ante cualquier dicho o acción de los principales jerarcas gubernamentales. Nunca una mínima crítica, un enojo o, al menos, un "esto está bien, pero estaría mejor si?".

Es llamativo lo que sucede cuando alguien se anima a expresar en ese ámbito un mínimo reproche a la actuación oficial. Sean las tres de la tarde o las tres de la madrugada, como si se tratase de un cardumen de pirañas al acecho, salen todos juntos a morder (virtualmente, claro) los tobillos del atrevido. La mofa, la provocación, el insulto y la tergiversación suelen ser las armas predilectas. Aunque su poder de fuego (virtual) es muy limitado (por lo general tienen muy pocos seguidores) y se los neutraliza fácilmente si no se les responde o se los bloquea.

Hay que tener una caparazón psicológica gruesa para resistir tales persistentes hostilidades sin perder la calma, así que es muy posible que logren su cometido de ahuyentar a muchos que se acercan a la "twittosfera " con ánimos de debatir sanamente y que terminan escapando despavoridos o desalentados por acción de los "twitterforajidos", rótulo impuesto por el diputado por la Coalición Cívica, Fernando Iglesias, uno de los blancos preferidos para recibir artillería ofensiva pesada por pensar muy distinto al catecismo K. El legislador no sólo la soporta estoico, sino que en un ejercicio de rara autoflagelación los suele retw ittear, lo que retroalimenta al áspero circuito.

Sucedió algo asombroso cuando quien firma esta nota escribió el artículo "Timerman, el gran inquisidor de Twitter", el 27 de julio último. Los twitteros , lejos de discutir los aspectos salientes de ese artículo, se concentraron únicamente en la expresión " twitteros espontáneos o rentados", declarándose ofendidos todos porque se consideraron apuntados con la no tan velada indicación de que algunos de ellos no lo hacían por mero amor al kirchnerismo, sino porque había de por medio otras cuestiones de "peso".

¿Cómo solventa el Gobierno a bloggers y twitteros ? Responde @dariogallo, uno de los precursores del periodismo profesional en Internet: "Con cargos o designaciones en empresas del Estado o subsidiadas por el Gobierno. Ejemplos: un politólogo muy activo en la «peronosfera» puede terminar con un puestito en la hiperdeficitaria Aerolíneas Argentinas. O un abogado con inclinación a la literatura y a la obsecuencia cristinista termina trabajando para el Grupo Szpolski. ¿Sobrevivirán al kirchnerismo? Sí, en el fondo son pragmáticos peronistas".

El Gobierno les ha dado alas, los mima y los agasaja: Aníbal Fernández concurrió en abril a un encuentro de bloggers K ataviado con remera que mancillaba el logo de Clarín . Programas como 6,7,8 y Duro de domar los reivindican e invitan o reproducen a los más renombrados. Y varios dirigentes como @juanabalmedina , @BoudouAmado, y la mismísima presidenta @CFKArgentina, suman en idéntica dirección triunfalista y maltratadora de todo aquello que se aparte o se desvíe medio centímetro de la ortodoxia pingüinística.

Aportan también como inesperados "coaches" de los virulentos aficionados K el autodenominado "ex periodista" @tognettidaniel ; el director de la revista K Debate , @sergioranieri ; @hernanbrienza , el periodista calurosamente ponderado por la Presidenta por su libro sobre Dorrego, y el Chavo Fucks, al que le cuesta declararse kirchnerista, pero no tanto denostar en la "twittosfera" a aquellos que critican al Gobierno.

El momento de mayor paroxismo (al menos salieron de sus cuevas y se vieron por un rato sus pálidas caras) fue cuando el mes pasado llenaron el Luna Park con el eslogan "La juventud le habla a Néstor", cambiado a último momento tras el problema cardíaco del ex presidente, por "La juventud le habla a Cristina", ilustrados con bonitos dibujos inspirados en El Eternauta .

"Por culpa de Boudou nos descubrieron -dicen desde @pejoteros con humor negro tras la desagradable agresión verbal del ministro de Economía-, a los cíber-K nos pagan con el oro de los nazis." Más en serio contesta @juanpa_l : "Yo vivo de mi laburo, soy recontra ultrak, y no recibo nada del Gobierno".

La lista de militantes virtuales es larga y su número imposible de determinar, pero si es dable observar cierta recurrencia: @conorgulloK , @peronistaanonimo ; @la_pipi , @bairesperonista , @Conurbanos , @LuMilitantk , @juanperon1 y @mariaultrak , entre muchos otros. En Bloggers en Acción convergen en una suerte de directorio muchos admiradores K que necesitan más de 140 caracteres para expresar su fervorosa fidelidad a la Casa Rosada.

Se tratan entre sí de "cumpas", se reivindican "nacypop", recuperaron viejos vocablos como "cipayo" y "vendepatria", son fans incondicionales de 6,7,8 y, por supuesto, todos los males del país comienzan y terminan en el "monopolio" Clarín.

En general el humor los incomoda y no saben cómo responder. Una excepción a la regla es @mendieta , una suerte de "Mordisquito" (el personaje radial que hacía Enrique Santos Discépolo), ocurrente y peronista sensible, que trabaja en el PAMI, y que pierde sutileza cuando desciende a la tosca militancia twittera . También hay otro que encarna a un falso Magnetto que suele ser desopilante, pero en general domina la chatura: defensa irrestricta de la propia tropa y demolición del contrario.

"No dudo de que el oficialismo paga servicios rentados de «punteros» para que distribuyan su propaganda -afirma @gitargirl , francotirador que a pesar de sus posturas netamente favorables al Gobierno sufre similar aversión por parte de los K como de los anti-K-, de la misma manera que Magnetto paga punteros para que distribuyan su propaganda."

Un importante referente de la cultura, que pidió mantener su nombre en reserva, asegura que conoce a una persona que trabaja para La Cámpora y que cobra 8000 pesos para hacer este tipo de trabajos. "Puedo afirmar que no era kirchnerista el año pasado -revela- y ahora sube a Facebook comentarios laudatorios de la Presidenta, del país, del orgullo que le provoca ser argentino en esta época. Andaba muy mal en sus temas económicos y ahora se lo ve próspero, sin pedir trabajo."

Por supuesto, hay muchos más que lo hacen espontáneamente y otros, como decía Perón, por no poder evitar la vocación de ser "idiotas útiles".

Las diputadas Patricia Bullrich y Silvana Giudici presentaron el mes pasado un proyecto de resolución que requería del jefe de Gabinete saber qué tipo de ayuda financiera reciben estos soldados ("y soldadas", diría la Presidenta) virtuales. Todavía están esperando la respuesta.

© LA NACION .

TEMAS DE HOYLey de abastecimientoIndependencia de EscociaLa muerte de China ZorrillaCopa Sudamericana