Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Publicaciones

Domingo 24 de octubre de 2010
0

Caen pájaros literalmente del cielo Maximiliano de la Puente; Editorial Tierra del Sur

Maximiliano de la Puente, en tanto dramaturgo juega alrededor de los opuestos: toma el silencio, lo no dicho y ciertas zonas oscurecidas, o desborda de fatalidades al lenguaje y con él al devenir de los pequeños héroes de cada historia. Son nueve las obras que este autor -que también se anima a la actuación y a la dirección (vaya a saber uno cuál fue la punta del ovillo)- presenta en esta edición de Caen pájaros literalmente del cielo , nombre también de la primera pieza, apocalíptica y desafiante. Las obras fueron escritas entre 1999 y 2008, tiempo en que algunas de ellas llegaron a escena acá en Buenos Aires como Yace al caer la tarde , Hecho para la ocasión y Diagnóstico: rotulismo , y otras en Barcelona. Siempre poder acceder al texto dramático de una obra da posibilidad de recrearla más allá de las ideas que allí pudo poner el director (en el caso de conocer el montaje), y en ese punto muchas de las imágenes que arroja De la Puente sobre el papel son fáciles de situar en la cabeza. Aunque no regala nada -la abundancia se toca naturalmente con la sequedad más cruel-, el lector a medida que recorre páginas y obras va entrando con comodidad en un lenguaje poético crispado y dolorido. Una mezcla equilibrada de sabor amargo y delicada ternura deja en la boca del estómago la experiencia de Caen pájaros literalmente del cielo ; imposible no volver a leer Acá y allá .

Teatro /2 Daniel Dalmaroni; Editorial Corregidor

En este segundo tomo de las obras de Daniel Dalmaroni reúne a El secuestro de Isabelita , Los opas , Como blanca diosa , Las malditas , Lucha libre y Splatter rojo sangre , antecedidas por un prólogo y un análisis de la obra amplio, esclarecedor y, lo mejor, invitador a sumergirse en los textos que le siguen. Si hay algo de común en las obras de este dramaturgo es el uso del humor -muchas veces negro- (siempre aparece con una naturalidad pasmosa, a tal punto que lo hace en las situaciones menos pensadas, menos esperadas) y del factor la sorpresa. Dalmaroni presenta lo que bien pueden ser situaciones costumbristas pero que indefectiblemente giran y dejan a todos con la boca abierta por la risa o por la emoción o por los nervios. Lo mejor es ir dándose cuenta de a poco que eso que uno lee es algo que uno ya conoce, que está al alcance de la mano, que -sarcásticamente- es un reflejo de lo que somos. A veces es muy difícil mirarse en el espejo.

Verónica Pagés

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas