Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El gusto por la imagen, motor de las ventas en Buenos Aires Photo

Por placer más que por invertir, se pueden conseguir fotografías desde 100 dólares

Sábado 30 de octubre de 2010

Julieta Molina LA NACION

"Cada foto tiene su comprador", explicó a La Nacion Alberto Gandsas, dueño de la galería que lleva su nombre. Un recorrido por los distintos stands de Buenos Aires Photo 2010 pareció confirmar su idea. Primeros planos en blanco y negro; enormes paisajes de múltiples colores, o fotografías de instalaciones se reproducen en las paredes del Palais de Glace. Además, un amplio rango de precios permite que quienes antes sólo admiraban puedan hoy convertirse en noveles adquisidores.

De 100 dólares a 7500, hay para todos los presupuestos. Las expectativas de venta de los galeristas están centradas en este fin de semana.

"Tenemos fotografías que vendemos sin marco; eso las hace más económicas porque los artistas muchas veces eligen marcos que las encarecen. De esta forma, la gente puede llevarse fotos de buenos artistas a precios más accesibles", explicó a La Nacion Florencia Daiban, productora de la Galería Carla Rey.

Allí se ofrecen fotografías por 100 dólares, de los mismos fotógrafos que venden otras por 1700 dólares, como Silvana Blasbalg, que implementa una técnica compleja de impresión en papel metalizado.

Carlos Gigen Seeber tiene en venta verdes cachalotes que flotan en un calmo río amarronado. La impactante imagen está a la venta por 1500 dólares y comparte la galería Imaginario Argentino con Leni, una joven artista que oferta sus fotos a 400 pesos.

Los avances tecnológicos son utilizados por los fotógrafos como una variable creativa más. Por ejemplo, la galería especializada en obras de gelatina de plata, Gaby Dibar, expone el trabajo de Diego Ortiz Mugica, que combina lo digital con lo analógico; por ejemplo, saca una foto, imprime un negativo, luego la escanea y la amplía digitalmente", según detalló Dibar.

En esta galería están en venta obras de gran tamaño por 3500 dólares y obras más pequeñas seleccionadas para esta feria. El rostro de una niña sudafricana es, por ahora, la única vendida de este grupo. Fue comprada por 400 dólares y ese dinero será utilizado para comprar tanques para acopiar agua, escasa en la zona donde vive la fotógrafa Heidi Schmidt.

La galería Arte y Parte exhibe la visión en blanco y negro de las Culturas del Mundo, fotografiadas por Héctor Rabinovich. "He escuchado a varios visitantes decir que después de ver cosas muy locas en la fotografía se está retornando a lo más tradicional", dijo a La Nacion Laura Libson, directora de la galería. "Estas fotografías se venden a 500 dólares cada una, pero, en general, los compradores son personas de más de 40 años con un nivel socioeconómico medio-alto".

La serie Nature del joven que nació en San Martín de los Andes, Eliseo Miciu, puede apreciarse en el espacio de la galería Gandsas. Allí su director explicó: "Eliseo trabaja de una forma asombrosa los blancos y negros, porque no todos los blancos son blancos ni los negros sólo negros". Sus impactantes fotografías pueden adquirirse por 800 dólares. "En la fotografía, se da lo que no pasa en la pintura, donde pueden comprarse obras como una inversión: el que compra fotos lo hace por un único motivo: le gustan", explicó Gandsas.

Te puede interesar