Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La cenicienta de la medicina, en el centro de la escena

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 03 de noviembre de 2010
0

Cualquiera confiesa que tiene cálculos de riñón, padece una cardiopatía o un esguince de tobillo. En cambio, es altamente improbable que alguien le cuente al vecino que sufre trastorno bipolar o siente voces en la cabeza. Socialmente, los trastornos mentales todavía representan un estigma vergonzante y los pacientes los asumen como una suerte de culpa personal. Tal vez por eso la psiquiatría (tomado el término en su sentido más amplio de "ciencia de la psiquis") fue hasta ahora la cenicienta de la salud pública. Basta con recordar las condiciones en que se mantienen los hospitales psiquiátricos porteños...

Sin embargo, querámoslo o no, todo esto tendrá que cambiar con urgencia si, tal como ayer dijeron durante las sesiones de un sobresaliente simposio internacional los doctores Marcelo Cetkovich y Julián Bustin, jefes de los departamentos de psiquiatría y de gerontopsiquiatría de Ineco y de la Fundación Favaloro, respectivamente, una de cada cuatro personas sufre un problema de salud mental por año, se produce una muerte cada 40 segundos debido a un suicidio, se espera que en los próximos diez años la depresión sea la segunda causa de discapacidad en el mundo (superando a los accidentes de tránsito, los accidentes cerebrovasculares y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica), y siete de las diez enfermedades que mayor incapacidad causan en el mundo son psiquiátricas. Sí, tal vez sea hora de que la salud mental ocupe el centro de la escena.

nbar@lanacion.com.ar

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas