Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"El Ponchis", un sicario despiadado de apenas 12 años

Según el ejército mexicano, el menor degüella a los adversarios del cartel para el que trabaja

Martes 09 de noviembre de 2010
0

Justino Miranda El Universal/GDA

CUERNAVACA, México.- Con tan sólo 12 años, un chico apodado "El Ponchis", cuya identidad se desconoce, se ha convertido, según el ejército mexicano, en un sicario del cartel del Pacífico Sur (CPS), que lucha por el control del narcotráfico en el suroeste de México.

De acuerdo con un mando militar de alto rango, "El Ponchis" trabaja bajo las órdenes de Julio Jesús Radilla o Padilla, jefe del cartel del Pacífico Sur en el estado de Morelos. "El Ponchis", que actúa con su grupo en el municipio de Jiutepec, cerca de la ciudad de Cuernavaca, fue identificado en el contexto de la investigación como el ejecutor de los adversarios del grupo, a quienes tortura, degüella y después arroja al costado de las rutas o en terrenos baldíos.

En algunos videos que circulan por Internet, aparece una fotografía de "El Ponchis" cortando el cuello de una de sus víctimas. En otra imagen de un grupo, el menor lleva un rifle de asalto en las manos y se cubre parcialmente el rostro con una gorra azul. En otro de los videos, se ve a "El Ponchis" golpeando a un hombre con un palo que tiene la inscripción "CPS". Otra fotografía lo presenta al lado de un cadáver.

Según las investigaciones del ejército, el menor actúa en compañía de un grupo de mujeres, entre ellas, sus hermanas, conocidas como "Las Chavelas". El grupo reside en las afueras de Cuernavaca, en un poblado conocido como Tejalpa, en el municipio de Jiutepec.

Las mujeres son las encargadas de conducir las camionetas con los cadáveres de los adversarios del grupo, a los que arrojan en diferentes zonas de los alrededores de Cuernavaca.

Considerados por la inteligencia militar como los herederos del cartel de los hermanos Beltrán Leyva en Morelos, el grupo de Radilla (jóvenes de entre 12 y 23 años) rebasó los límites de la clandestinidad delictiva al publicar fotografías en Internet posando con armas, drogas y autos, y degollando a sus víctimas.

El grupo, al que pertenece "El Ponchis", trabaja para el cartel del Pacífico Sur, a cuyo frente está Héctor Beltrán Leyva, alias "El H", que asumió el liderazgo del cartel tras la caída de su hermano Arturo, en diciembre de 2009. Desde entonces, el CPS se alió con Los Zetas para disputar la plaza de Morelos a La Familia Michoacana y grupos afines a Edgar Valdez Villarreal, alias "La Barbie", detenido recientemente. Esa lucha dejó un saldo de casi 300 muertos en el transcurso de este año, según las autoridades.

La fascinación del grupo de menores por divulgar sus crímenes puso al descubierto su paradero. Efectivos militares de la zona militar 24 los sorprendieron a fines del mes pasado cuando realizaron un operativo en el poblado de Tejalpa e irrumpieron en una casa en cuya fachada había pintadas del CPS.

Tanto Radilla como "El Ponchis" lograron evadirse del operativo militar, a pesar de que los soldados rastrearon varias casas en Jiutepec y Cuernavaca. En el operativo fueron detenidos seis presuntos integrantes del cartel del Pacífico Sur. Según un comunicado del ejército, los sicarios cuentan con la protección de las autoridades municipales, en manos del centroizquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD).

El alto mando militar señaló que la localización de las casas de seguridad de los narcotraficantes fue posible gracias a denuncias anónimas en las que se informaba que en ellas se recluía a los secuestrados por el grupo. Los sicarios torturaban allí a sus víctimas y, en algunas ocasiones, colgaban sus cuerpos inertes en puentes peatonales de Cuernavaca.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas