Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Ola de violencia

Murió un policía asesinado por un menor que estaba detenido

Información general

Le disparó en la nuca desde el asiento de atrás del patrullero en que lo trasladaban

LA PLATA.- Desde el asiento trasero del patrullero en el que permanecía detenido, un adolescente cuya edad oscila entre los 14 y 16 años, disparó en la nuca de un policía de 30, que murió en el acto.

Previamente, la víctima y otro suboficial habían reducido al asesino y otro menor luego de que asaltaron una despensa de San Fernando.

Ya les habían encontrado un revólver calibre 38, pero no se explicó cómo los adolescentes escondieron otra arma, que luego usaron cuando los subieron al móvil policial.

No hubo respuestas a ese interrogante entre jefes y compañeros del muerto.

El hecho en el que fue asesinado el cabo primero Salomón Stambuli ocurrió en un almacén situado en 25 de Mayo 1848, en San Fernando.

A esa hora, y de acuerdo con la información suministrada por la policía, los precoces delincuentes, armados con una pistola de grueso calibre y un revólver 32 largo, asaltaron el comercio de Horacio Campanera, de 41 años.

Pero no fue la muerte del cabo Stambuli la única baja registrada ayer en las filas policiales.

En Villa Diamante, Lanús, también fue ultimado un suboficial retirado de la policía bonaerense.

En Baradero, en tanto, fueron baleados un oficial inspector y un sargento. Este último falleció.

Lucha, persecución y captura

El asalto a la despensa de San Fernando comenzó, según la información policial, cuando su titular, Campanera, y su esposa, Lidia Fernández, de 41 años, fueron amenazados.

El comerciante se lanzó en una desesperada lucha cuerpo a cuerpo con los jóvenes maleantes y pudo desarmar al que empuñaba el revólver, pero tanto éste como su compañero huyeron de la despensa.

El comerciante los persiguió y al cabo de unos metros los redujo. La pistola, sin embargo, seguía en poder de uno de los jóvenes.

Alertados por una llamada, llegaron al lugar los cabos Stambuli y Rubén Emir Champonois, quienes se hicieron cargo del arresto de los asaltantes y los detuvieron en el móvil 12.136, perteneciente al Comando de Patrullas de San Fernando.

Pero luego Stambuli le pidió a su compañero que fuera a la comisaría con el comerciante en un Renault 12, propiedad de este último.

Un disparo mortal

Cuando Champonois y el comerciante subieron al Renault 12, Stambuli tomó el volante del patrullero, donde los menores detenidos ya estaban ubicados en el asiento de atrás. De inmediato, se oyó un disparo.

De acuerdo con el relato policial, bajaron los ocupantes del Renault en el mismo momento en que lo hicieron los adolescentes del patrullero, con la pistola 9 milímetros aún humeante en la mano de uno de ellos.

Champonois comprendió que le habían disparado a quemarropa a Stambuli y se trabó en un breve intercambio de disparos con los homicidas, a los que finalmente desarmó y detuvo.

También arrestó en el lugar a una muchacha de 17 años, hermana de uno de los menores, que habría oficiado como voz de alerta durante el robo.

Con un tiro en la nuca y en estado desesperante, el joven cabo fue llevado al hospital de San Fernando, adonde llegó sin vida.

Stambuli ingresó en la fuerza el 2 de septiembre de 1998. Estaba casado con Alicia Martínez y era padre de dos niños, de uno y tres años.

Otro policía abatido

Horas antes, en la ruta 9, en Baradero, cuatro hombres intentaron asaltar a un transportador de caudales.

Intervinieron el sargento primero Jorge Villalba y el oficial inspector Sergio Lucero, quienes resultaron con un tiro en un ojo y un balazo en la oreja derecha, respectivamente, al tiempo que los agresores huyeron.

El sargento fue internado en estado crítico en el Complejo Médico Policial Churruca-Visca, pero debido a las graves heridas falleció anoche.

En tanto, en Villa Diamante, en el partido de Lanús, el suboficial retirado Pedro Antonio Salate, de 54 años, fue asesinado de seis balazos cuando pretendió evitar que un grupo de ladrones asaltara al repartidor de cigarrillos al que custodiaba.

El hecho, que sólo se conoció ayer, ocurrió anteayer, pasadas las 11, cuando cuatro ladrones, a punta de pistola, robaron 2000 pesos.

Un lamentable récord

LA PLATA.- Con la muerte del cabo primero Salomón Stambuli, del sargento primero Jorge Villalba y del suboficial principal retirado Pedro Salate, ocurridas ayer, la delincuencia ya segó la vida de 12 policías en los primeros 83 días del año.

Esta cifra dispara una alarmante estadística en las filas de la fuerza, cuando el último año cayeron 28 policías, mientras que en 1997 los criminales mataron a 18 efectivos. En ese período fue a razón de un uniformado por mes; hoy es de un policía muerto cada seis días.

El lamentable récord lo componen: Oscar Flytoux, cabo del cuerpo de Infantería Bahía Blanca, fallecido el 1º de enero; Daniel Larrouse, cabo del Comando de Patrullas de San Isidro, 11 de enero; Crispín Rodas, sargento ayudante de la Delegación Policía Científica Quilmes, 20 de enero; Oscar Maldonado, cabo primero de la comisaría 10a. de Tres de Febrero, el 22 de enero; Estergidio Ortiz, suboficial principal, comisaría de Burzaco, el 2 de febrero, y la subinspectora María Eugenia Alsogaray, de la División Custodia Especial de Funcionarios, el 17 del actual, y el oficial mayor Jorge Antonio Beyroutti, de Investigaciones Complejas de Llavallol, ultimado el 19 de este mes.

La fatídica lista se completa con los agentes Adalberto Casiano Melaragno, de la comisaría Las Flores, fallecido el 3 de febrero; Daniel Rodolfo Motta de la comisaría 1a. de Berisso. .

TEMAS DE HOYActividad económicaArgentina en defaultNarcotráficoInseguridadTorneo Primera División