Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Se negociará sin intervención del FMI el pago al Club de París  

Para evitar al Fondo, toda la deuda sería saldada el año próximo; la Presidenta rechazó cambios al presupuesto  

Martes 16 de noviembre de 2010
0

Mariana VerónLA NACION

A través de un mensaje por cadena nacional que duró 12 minutos, la presidenta Cristina Kirchner anunció anoche que el Gobierno avanzará en una negociación para pagar la deuda en default con el Club de París. La operación se destrabó, según informó la mandataria, porque el organismo que agrupa a los nueve países acreedores aceptó que la cancelación de los US$ 7700 millones se realice sin la intervención del Fondo Monetario Internacional (FMI), como había pedido la Argentina.

El Club de París ha hecho saber reiteradamente que para evitar la intervención del FMI el pago tenía que hacerse al contado o en un plazo breve. Ayer la Presidenta no dio precisiones en este sentido, pero sugirió que la deuda sería saldada en su totalidad el año próximo.

“Si Dios quiere y nos ayuda, el año que viene podemos estar saliendo definitivamente del default si, como yo creo que lo vamos a hacer, arreglamos la deuda con el Club de París”, se esperanzó la Presidenta.

A su vez, en su regreso a la actividad pública después de su viaje de una semana a Seúl para la reunión del G-20, y en medio de las fuertes disputas en el Congreso por el presupuesto de 2011, la Presidenta dijo que usará todas las herramientas legales a su alcance para rechazar cualquier modificación a ese proyecto que realice la oposición.

“Lo más probable es que no tengamos presupuesto este año o bien quieran imponernos, por primera vez en la historia, el presupuesto de la oposición. No voy a polemizar. El sistema jurídico vigente cuenta con todos los instrumentos para que, si no tenemos presupuesto podamos a utilizar esos instrumentos", enfatizó Cristina Kirchner.

En otras palabras, anunció que vetará cualquier ley que incluya modificaciones y que de no contar con presupuesto apelará a los decretos de necesidad y urgencia (DNU) y las reasignaciones de partidas para poder gobernar.

La voz se le quebró dos veces, siempre cuando recordó a Néstor Kirchner.

La Presidenta comenzó su mensaje, que evitó leer, con un recuerdo sobre su marido, quien falleció el 27 de octubre pasado. Contó que en la cumbre de Seúl los jefes de Estado presentes le habían manifestado su pesar por la muerte del ex presidente y se quebró cuando citó las palabras que le había dicho el presidente de China, Hu Jintao, quien lo recordó como "un gran estadista". Apenas terminó esa frase Cristina Kirchner bajó la vista, respiró, y siguió con su voz quebrada.

El mensaje de la jefa del Estado comenzó puntual, a las 20.30, tal como estaba previsto. Había sido grabado poco después de las 18, apenas la Presidenta llegó a su despacho de la Casa Rosada. Para evitar filtraciones a la prensa, se decidió contratar un equipo de filmación distinto de los que utiliza habitualmente la mandataria. Sin embargo, antes de que fuera emitido había trascendido el objetivo de la cadena nacional, que era comunicar el inicio de negociaciones con el Club de París.

Sin detalles

En su mensaje, Cristina Kirchner no dio detalles de la negociación. Sólo especificó que será el ministro de Economía, Amado Boudou, el encargado de llevarla a cabo y que para el año próximo el país tendría saldada la totalidad de la deuda. A pesar de evitar los detalles, la jefa del Estado dio una pista de que el pago sería en cuotas. "Queremos una negociación realista", y lo explicó así: "Una negociación, un modo de pago, plazos de pago que permitan seguir sosteniendo la actividad y el crecimiento económico con inclusión social".

El Gobierno había anunciado en 2008 que cancelaría toda su deuda con el Club de París en efectivo, para evitar la resistida auditoría del FMI. Entonces, por la crisis financiera internacional debió postergar los planes y comenzó una larga negociación país por país. En la última visita a Alemania, la Presidenta se lo planteó a su par Angela Merkel, que insistía con el monitoreo del Fondo.

Según relató la jefa del Estado, el martes pasado el Gobierno recibió vía correo electrónico una carta del Club de París en la que aceptaba negociar sin la intervención del FMI. Y otra vez recordó a Kirchner. "Todavía tengo muy presente el discurso que hizo Néstor, en las Naciones Unidas, cuando abordando el tema del endeudamiento sostuvo que los muertos no pagan y por lo tanto era necesario dejar crecer a la Argentina para poder abordar con seriedad el pago de sus obligaciones. El tiempo le dio la razón", apuntó.

En la segunda parte de su mensaje, la Presidenta buscó marcar un fuerte gesto de autoridad tras una semana en la que prevalecieron las denuncias y disputas en el Congreso por la aprobación del presupuesto para 2011.

"Quiero llevar tranquilidad a los argentinos. Soy la primera presidenta que gobierna sin facultades administrativas delegadas y quizá también sea la primera presidenta sin presupuesto", agregó. "Quizá también intenten imponer sus políticas. No me voy a enojar", enfatizó sobre el final de su discurso, y otra vez las lágrimas vidriaron sus ojos. Se le notó, de nuevo, un quiebre en la voz.

El mensaje por cadena nacional se definió ayer al mediodía, bajo el más estricto hermetismo. La Presidenta se había reunido con el ministro del Interior, Florencio Randazzo, y con el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, en la quinta de Olivos. También conocía la jugada el secretario legal y técnico de la Presidencia, Carlos Zannini. Según contaron fuentes de la Casa Rosada a La Nacion, el mensaje buscó dar un golpe de efecto en medio de las acusaciones de la oposición contra el Gobierno por el presupuesto.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas