Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

 Clones de alto handicap  

 Hoy, en San Isidro, por primera vez se rematará una réplica de un petiso de polo; será una copia de Cuartetera, la mejor yegua de Cambiaso; genéticamente igual, se ignora si jugará como aquélla  

Martes 16 de noviembre de 2010
0

Hace 27 días, La Nacion presentó al primer caballo clonado del país, un criollo. Hoy, el gran día de la clonación se dará en el polo: saldrá a remate una copia de Cuartetera, la mejor yegua del mejor jugador del mundo, Adolfo Cambiaso.

Sucederá a las 19, en el Tattersall del hipódromo de San Isidro, donde se dará la primera subasta de un clon en el país. El comprador elegirá entre las dos réplicas de Cuartetera, que la organización mostrará juntas para que los interesados comprueben su igualdad. Ambas tienen tres meses de edad: la “B001” (tal su denominación por ahora) nació el 30 de julio, y la “B002”, el 3 de agosto. El clon no adquirido quedará en poder de Cambiaso, que por primera vez abrirá su producción a remate.

Habrá en subasta, además, tres padrillos (uno, hijo de Cuartetera), 20 potrancas y cuatro vientres para futura fecundación por padrillo a elección. Pero la estrella será, claro, el clon de la yegua que el líder de La Dolfina califica de “lo mejor” que montó en su vida, premiada en Palermo 2009 como el mejor ejemplar. “Siempre uno tiene nervios en situaciones así, pero la novedad de los clones me incentiva. Soy el primero que venderá un clon en un remate, quizás en la historia, porque no sé si los hubo en EE.UU.”, comentó Cambiaso.

Adolfito recibió la propuesta de clonar equinos suyos de una empresa texana. Le resultó extraña, pero lo interesó. “Me parecía difícil de creer, pero pensé: «No pierdo nada». Yo pongo la sangre, y ellos, el trabajo”, explicó. Ahora comparte la propiedad de los clones con Crestview Genetics, el laboratorio estadounidense que duplicó a sus mejores animales. Además de los dos de Cuartetera, elaboró tres réplicas de Lapa y otras de Small Person, Colibrí y Aiken Cura. Estas copias no saldrán en venta.

Salvo leves diferencias, como una mancha, los rasgos físicos son idénticos. “Genéticamente son 100% iguales. Lo comprobamos con muestras de sangre y pelo”, confirmó Cambiaso. Ahora bien: ¿será similar el rendimiento deportivo? Es la gran pregunta, y el gran riesgo que tomará el adquirente. “Se comprará genética que para muchos es difícil de obtener. Después, depende de la hechura. Con un domador malo, la copia no llega a ningún lado. Cuartetera volvió a nacer, y hay que volver a hacerla”, analizó el polista. La hechura es el proceso por el cual un caballo se convierte en petiso de polo: doma, enseñanza, entrenamiento. Como todo atleta, se nace y luego se hace. “La hechura es muy importante. Si a los tres años se exige a fondo al animal puede tener problemas físicos, romperse. Con una mala organización, Cuartetera no es Cuartetera”, advierte Dolfi.

Cambiaso es a la vez criador y jugador. ¿Y si al clon lo compra Ellerstina, archirrival de La Dolfina? “Que lo compre. La idea es ser el primero en vender un clon y dar a cualquiera la posibilidad de comprar una Cuartetera. No me da miedo. Me prestigia como criador, aunque no me ayuda como jugador”, razonó.

Por ahora, clonar es costosísimo, y los protagonistas no revelan cifras. Habrá un precio de base en el remate de hoy, pero será a sobre cerrado. Tan ignoto e intrigante como el futuro de esta revolucionaria técnica reproductiva.

En EE.UU., un éxito entre los cuarto de milla En Estados Unidos, hay clones desde hace alrededor de diez años (casualmente, la edad de Cuartetera), y algunos de la raza cuarto de milla, muy extendida en esa nación, ya son campeones en las pruebas de barriles. “El más ligero de los 400 metros es clonado”, contó Cambiaso. Pero en el polo el tema es aún nuevo e incierto.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas