Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Obtienen un film a partir de mandioca y maíz

No es tóxico, tiene bajo costo y se desintegra en una semana

Jueves 18 de noviembre de 2010
0

Cecilia draghiparaLA NACION

Un film biodegradable obtenido a partir de recursos renovables, no tóxico, de bajo costo y con múltiples usos en la industria del envase, que fue pergeñado por un equipo de científicos argentinos, obtuvo la distinción al mejor proyecto en el área de productos y servicios de los Premios Iberoamericanos a la Innovación y el Emprendimiento.

“Estamos muy orgullosos porque competíamos con países muy fuertes en innovación tecnológica como son España, Brasil y México”, dijeron las doctoras Silvia Goyanes y Mirta Aranguren, directoras del proyecto que surgió como una colaboración entre el Laboratorio de Polímeros y Materiales Compuestos, del Departamento de Física de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, y el grupo de Ecomateriales del Intema, de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

El premio, dotado de 20.000 euros, será entregado en la Cumbre Iberoamericana que se celebrará en Mar de Plata, el 3 y el 4 de diciembre.

Este film de plástico forma parte de la nueva tendencia de los envases “verdes”, que “permiten la reducción de residuos sólidos y generan así impactos positivos en el medio ambiente, a diferencia de los envases tradicionales, que son elaborados a partir de recursos no renovables de difícil degradación”, destaca el comunicado oficial del jurado.

Translúcido, inodoro e insípido, este material reúne los requisitos que exigen los mercados de Europa y Estados Unidos. “Si el film se entierra, desaparece en una semana y no tiene toxicidad. Es muy amigable con el medio ambiente”, destaca Goyanes.

Nanotecnología

A partir de la tesis de doctorado de la ingeniera Nancy García, dirigida por las doctoras Goyanes y Aranguren, surgió este proyecto basado en productos naturales como la mandioca y el maíz, trabajados con nanotecnología. “El film está hecho sobre la base de almidón, que es un recurso renovable de muy bajo costo. La gran novedad del invento es que obtuvimos nanopartículas cristalinas de almidón de maíz y las introdujimos en almidón de mandioca. Este nuevo material presenta mejores propiedades mecánicas y de permeabilidad que el almidón en sí.”

Los films desarrollados son flexibles, biodegradables, biocompatibles, no tóxicos, comestibles, translúcidos, inodoros e insípidos, y permiten una buena adhesión a cualquier otro material. La inclusión de nanopartículas cristalinas les da un toque especial y les otorga alta resistencia al manipuleo y la posibilidad de controlar la permeabilidad a diferentes gases.

Cuando el equipo comenzó las pruebas no salía de su asombro. “Vimos que este material tenía propiedades increíbles: mejoraba la resistencia a la rotura en forma significativa y aumentaba la tenacidad [la capacidad que tiene un material para evitar que se propague una fisura]”, describen los investigadores como ventajas clave para tener en cuenta en un envase. “La característica más importante –añaden– es que controlando la cantidad de nanopartículas se puede de algún modo regular la permeabilidad del material.” En otras palabras, es posible hacer diseños a medida para cada necesidad.

Diversas industrias resultan potenciales destinatarias de este producto. “Se podría envolver cualquier tipo de alimento, cosmético o fármaco. Por ejemplo, sumergimos en un líquido que simula el pH del estómago una aspirina con este envoltorio y otra sin nada, y observamos que la disolución es distinta. Esto permitiría regular cómo se liberan los componentes dentro del organismo”, plantean.

Cabe agregar que la investigación de los grupos en áreas aplicadas y la creación de Incubacen, la incubadora de empresas de base tecnológica de Exactas, motivó al grupo a difundir el desarrollo, a través de Innovar, y de allí avanzar en una patente del Conicet para el film premiado.

El material, además de film, puede utilizarse en gel y aplicarse sobre el producto que se desea proteger. Si se quiere guardar la mitad de una manzana, con un pincel se lo esparce, como puede observarse en la página web http:/lpmc.df.uba.ar/videos.php, diseñada por Germán Fernández, el único hombre en este equipo, integrado además por Lucía Famá, doctora en física, y Laura Ribba, estudiante de Física.

La mayoría femenina fue también un elemento que consideró el jurado al destacar la participación de cinco mujeres emprendedoras en el equipo de seis personas. Asimismo, subrayaron: “El proyecto es replicable en todos los países iberoamericanos. Cuenta con la ventaja de ser un proyecto basado en estándares de competitividad y calidad internacionalmente aceptados, lo que facilita su exportabilidad no sólo hacia otros países iberoamericanos, sino también hacia Estados Unidos y la Comunidad Europea”.

Centro de Divulgación Científica de la Facultad de Ciencias Exactas, UBA

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas