Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Otra jornada de violencia: asesinaron a tres policías

Ya mataron más agentes federales y bonaerenses que en todo 2009

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 24 de noviembre de 2010

0

Fue una jornada de extrema violencia en el área metropolitana. En apenas 17 horas, tres policías fueron asesinados a tiros, y un estudiante de 17 años y un hombre de 58 resultaron heridos de bala durante una salidera bancaria ocurrida en Caballito.

Además, en Mar del Plata, una mujer fue asesinada a tiros por un grupo de delincuentes que asaltaron el taller mecánico de su hijo, mientras que en Morón, a punta de pistola, un empresario y su hija, de 18 años, fueron tomados como rehenes por dos delincuentes que les robaron una camioneta 4x4.

En Benavídez, el blindado recibió unos 50 tiros
En Benavídez, el blindado recibió unos 50 tiros. Foto: LA NACION

Con los homicidios de los tres uniformados ocurridos en las últimas horas, ya suman 25 los policías de la Federal y de la bonaerense asesinados en lo que va del año. Todavía falta más de un mes para que finalice el año y ya mataron más policías que en todo 2009, año en que murieron 24 uniformados de ambas fuerzas.

El hecho más grave ocurrió ayer, a las 14, en Benavídez, en el kilómetro 38 del ramal Campana de la Panamericana, donde unos 15 asaltantes con armas de guerra, a bordo de cuatro autos, mataron a tiros a dos policías bonaerenses e hirieron a otros dos cuando intentaron asaltar un blindado del Banco Provincia que llevaba $ 19 millones y 200.000 dólares. Además de armamento con alto poder de fuego, utilizaron en el asalto tecnología de última generación. Según fuentes de la investigación, en el momento del ataque se produjo en la zona un corte en la línea de emergencia 911. Por tal motivo, los técnicos de la policía bonaerense intentaban determinar anoche si los asaltantes usaron un aparato para bloquear ese sistema.

cerrar

Poco más de una hora antes, un adolescente de 17 años, alumno del colegio San José de Calasanz, y un hombre de 58, que viajaba en un colectivo, fueron heridos como consecuencia de una salidera bancaria, en la esquina de Senillosa y José Bonifacio, en Caballito.

Mientras que, a las 15, en Mar del Plata, una mujer, identificada por fuentes policiales como Marta Pardo, fue asesinada, en tanto que su marido resultó herido cuando un grupo de delincuentes asaltó el taller mecánico del hijo del matrimonio.

La sucesión de hechos violentos había comenzado anteanoche, a las 21.40, con el asesinato del cabo de la Policía Federal Eduardo Javier Lozano, de 34 años, en la localidad de Villa Madero (ver aparte).

Los delincuentes que mataron a los dos policías bonaerenses durante el intento de asalto contra un camión blindado del Banco Provincia en el kilómetro 38 de la Panamericana, entre Garín y Benavídez, utilizaron armamento con alto poder fuego. Actuaron con sus rostros cubiertos y, según fuentes policiales, la emboscada tuvo una planificación similar a la de una operación militar.

El raid delictivo comenzó a las 14, cuando, desde un Ford Focus negro, tres delincuentes arrojaron clavos miguelito sobre la calzada.

Al mismo tiempo, divididos en un Ford Focus gris, un Volkswagen Trend y un Ford Ka, otros 12 asaltantes comenzaron a disparar más de 50 tiros contra el blindado y los dos móviles de la policía bonaerense que lo escoltaban: una camioneta Toyota y un Fiat Siena.

Rubén Darío Fangio, de 45 años, casado, padre de dos hijos, subteniente de la Jefatura Departamental San Nicolás, manejaba la Toyota. No tuvo tiempo de sacar su pistola 9 mm. El balazo de FAL que le dispararon desde el Focus gris le pegó en la cabeza y lo mató.

El subteniente Darío Fabián García, de 42 años, casado y padre dos hijos, fue el otro uniformado asesinado. Conducía el Fiat Siena. No fue casual que los dos policías acribillados fueran los conductores de los patrulleros. Es que los balazos que dispararon los asaltantes se concentraron en el lado izquierdo de los dos móviles policiales y del camión de caudales.

El blindaje salvó las vidas de los custodios del camión. Mientras que los policías que iban en los patrulleros llevaron la peor parte. El suboficial Juan Lafalce sufrió heridas gravísimas en su mano izquierda, que le provocaron la pérdida de dos falanges. Al cierre de esta edición era operado en el hospital Churruca. Otro policía herido fue Fernando Descalzo, quien recibió una perdigonada en la mano, aunque anoche fue dado de alta.

Dos policías más, los subtenientes Juan Carlos Gutiérrez y Miguel Angel Chamorro, se parapetaron detrás de los móviles y enfrentaron a tiros a algunos de los asaltantes.

Una vez que los delincuentes neutralizaron a los policías, persiguieron al camión de caudales. A pesar de tener un neumático pinchado, el chofer del blindado salió de la autopista e intentó escapar por la colectora. Allí, el camión fue otra vez encerrado por los delincuentes distribuidos en los cuatro automóviles, los que repitieron los movimientos realizados al comenzar el intento de asalto.

Los ladrones a bordo de los dos Focus cerraron las salidas de la colectora, mientras los que iban en el Ford Ka y en el Volkswagen Trend disparaban con sus FAL y las escopetas calibre 12.70 contra el camión blindado para obligar a los custodios a abrir la puerta y entregar el millonario botín.

A pesar de haber disparado más de 50 balazos, de haber bloqueado el sistema de emergencias 911 para demorar la llegada de refuerzos policiales, asesinado a dos uniformados y herido a otros dos, los delincuentes huyeron sin llevarse ni un peso.

Al escapar dejaron abandonado el Volkswagen Trend, que había sido robado anteayer, con dos escopetas y gorras policiales.

Durante una rueda de prensa realizada anoche en la casa central del Banco Provincia, el gobernador Daniel Scioli descartó que el violento hecho tuviera una connotación política. "Estamos ante un episodio prácticamente sin antecedentes cometido por una organización sofisticada y con un gran equipamiento", sostuvo y agregó: "No saben con qué ganas los vamos a ir a buscar [a los delincuentes]".

Curiosamente, la semana pasada hubo una circular policial que fue girada a todas las departamentales de la provincia en la que se recomendaba a los jefes policiales tomar especial recaudo para evitar casos de salideras y asaltos a blindados.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas