Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cinco palacios porteños que ya no están

Una lupa para ver en detalle el lujo y la fastuosidad de los edificios desaparecidos; qué hay actualmente en ese lugar; recorra las mansiones y acceda al mapa

Martes 14 de diciembre de 2010 • 07:36
0

Pertenecen al pasado, a la historia y la cultura de otra Buenos Aires. Aunque son pocos los que los recuerdan, muchos constituyeron verdaderas reliquias de la cotidianeidad de una ciudad diferente, con otra idea de su futuro y de su presente.

Quedaron atrás por el impulso irrefrenable de una ciudad que no paraba de crecer y de los parámetros que por esos años imponía el Progreso. lanacion.com seleccionó cinco palacios como una forma de redescubrir parte de ese patrimonio casi olvidado que dejó su lugar a espacios en donde hoy se abre el verde de parques y plazas o donde los edificios se multiplican en una contínua competencia hacia el cielo.

Palacio Miraflores

Ocupó parte de las tierras que legó Inés Indarte de Dorrego a la rama Dorrego-Ortiz Basualdo de su familia. La casa se construyó en 1886 en la manzana que hoy cortan las calles Rivadavia, Fray Luis Beltrán y Boyacá en un lugar privilegiado de lo que en ese entonces era el pueblo de San José de Flores. Las propiedades de la zona habían sido elegidas por los porteños como un destino de descanso veraniego donde, entre muchas actividades, se practicaba la caza, costumbre que se mantuvo hasta 1873 cuando fue prohibida por resolución municipal, luego de que un cazador hiriera a dos pasajeros que iban a bordo del Ferrocarril del Oeste. En 1920 se transformó en el Club de Flores, sede de grandes fiestas y espectáculos famosos por las celebraciones de Carnaval. La mansión, en donde nacieron la Asociación Patriótica de San José de Flores y la Junta de Estudios Históricos, se mantuvo en pie hasta 1946.

Pabellón de los Lagos

Restaurant y bar que estaba ubicado a un lado del Rosedal en la zona de los Lagos, en el barrio porteño de Palermo. Era una construcción de hierro y vidrios, armada con un remanente de lo que había sido la Exposición Industrial del Centenario, a la que fueron invitados importantes personajes como la infanta Isabel de Borbón, el presidente de Chile, Pedro Montt, los escritores Ramón del Valle Inclán y Vicente Blasco Ibáñez, entre otros. Ese espacio era lugar de reunión de familias conocidas y también era elegido como sede de importantes eventos y banquetes diplomáticos. La confitería funcionó hasta 1928, mientras que el Pabellón fue demolido en 1929 y en su lugar, se levantó el actual patio andaluz.

Palacio Costaguta

Fue construido en 1903, en la esquina de Talcahuano y Tucumán, por el arquitecto francés Alfred Massüe a pedido de David Costaguta. Fue ideado con una cúpula metálica que funcionaba como mirador, de ahí que también fuera conocido como el Mirador Massüe. Esta última fue la única parte de la construcción que sobrevivió a la demolición de 1989, cuando se decidió levantar en su lugar un edificio de oficinas. Su ornamentación con motivos naturales y líneas ondulantes lo convirtió en uno de los ejemplos arquitectónicos del Art Noveau porteño.

Palacio Miró

Se encontraba ubicado en el actual sector norte de la Plaza Lavalle frente al teatro Colón. En 1841 Mariano Miró compró el terreno en donde hizo levantar un palacete de dos plantas a los arquitectos genoveses Nicolás y José Canale. Contaba con una galería perimetral en el piso bajo, un vistoso mirador y estaba rodeado de una arboleda rica en ejemplares exóticos. Un camino de ingreso conducía por el parque hacia la escalinata de mármol principal y hacia los lujosos aposentos y salones que estaban decorados con valiosas obras de arte. En 1910, en esa mansión se celebró el baile principal durante el Centenario al que asistieron la Infanta Isabel, embajadora del rey Alfonso XIII y el propio presidente de la República, José Figueroa Alcorta. Otros acontecimientos históricos alcanzaron a la propiedad, como la inauguración en 1887 del monumento al general Juan Lavalle, que provocó que sus moradores -descendientes del acaudalado Luis Dorrego, que era hermano de Manuel- cerraran desde ese momento y para siempre las ventanas y la puerta principal del palacio, que miraban a la estatua. Poco después, durante la revolución de 1890, la mansión fue seriamente dañada al quedar en el centro del fuego cruzado de los bandos antagónicos en ese enfrentamiento. En 1937 fue expropiado por la municipalidad y demolido.

Castillo Los Leones

Frente al actual Club Belgrano, calle José Hernández, se erigía el imponente "Palacio Encantado" de estilo medieval, que había ordenado construir un comandatore (caballero) italiano, que luego fundió su fortuna y debió abandonar el país. Tiempo después, la propiedad, de dos plantas y un doble mirador, fue adquirida por la familia Lacroze. Sin motivos declarados, sus nuevos propietarios decidieron tapiar las puertas y ventanas, clausurar los portones y emprender la retirada. Enseguida comenzaron a tejerse leyendas urbanas y quienes merodeaban la zona aseguraban escuchar por las noches crujidos, ruidos, lamentaciones y chistidos, por lo que nadie quería custodiarlo. Mucho menos desde el día que trascendió que un sereno contratado murió sorpresivamente. Los sucesores de los Lacroze enajenaron el castillo y ya en ruinas fue demolido. Hoy se levantan en la zona distintos establecimientos, entre ellos, el Sanatorio de la Sagrada Familia.

El mapa para reencontrarlos

View Cinco palacios que ya no están in a larger map

Fuentes consultadas: Arquitecto Eduardo Gábor, presidente de Junta de Estudios Históricos de San José de FloresDaniel Balmaceda, historiador y autor de Biografía no autorizada de 1910 Banco Fotográfico Digital, Biblioteca Nacional de la República ArgentinaVV.AA, Historia de la Plaza Lavalle , Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, Buenos Aires, 1978Tenenbaum, León. Tribunales . Fundación Banco de Boston, Buenos Aires, 1989Arnaldo Cunietti-Ferrando. San José de Flores, un pueblo a dos leguas de la ciudad . Fundación Banco Boston, Buenos Aires, 1991VV.AA, La República Argentina y su progreso , Hugo Bonvicini, Buenos Aires, 1906Archivo del Diario La NaciónArchivo del Museo de la Ciudad de Buenos Aires

Producción periodística: Silvana Santiago, ssantiago@lanacion.com.ar; @ssilValeria Vera, vvera@lanacion.com.ar, @verava Diseño multimedia y fotos: Gastón de la Llana, gllana@lanacion.com.ar; @gasgas83

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas