Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Preservativos con la entrada al boliche para los jóvenes?

La diputada Lubertino presentó un proyecto para que se distribuyan condones gratuitamente en los locales bailables porteños; el Pro cuestiona el financiamiento

Miércoles 01 de diciembre de 2010 • 17:22
0

Por Maia Jastreblansky De la Redacción de lanacion.commjastreblansky@lanacion.com.arEn Twitter: @maiajastre

La prevención en los jóvenes es una de las metas más importantes en la lucha contra el Sida a nivel mundial. En la ciudad de Buenos Aires, según las últimas encuestas, se verificó que el 84% de los adolescentes tienen su primera relación sexual entre los 13 y los 18 y que el 81% elige como método de prevención el preservativo masculino.

Este panorama trae la necesidad de promover políticas públicas tendientes a fomentar los hábitos responsables en quienes se inician en su vida sexual. En este sentido, la diputada María José Lubertino, del bloque Encuentro Popular para la Victoria, presentó en la legislatura porteña un proyecto para que los boliches de la ciudad distribuyan preservativos de manera gratuita al momento de ingreso al local.

La iniciativa dispone “la obligatoriedad a los locales bailables de la distribución de preservativos conjuntamente con la entrada que da acceso al lugar”. En tanto, se indica que el ministerio de Salud porteño sería el encargado de proveerlos para que se distribuyan de manera gratuita.

El proyecto fue presentado en las comisiones de Salud y Hacienda y Presupuesto de la Legislatura porteña y, aunque recibió el visto bueno de algunos legisladores, el bloque mayoritario del Pro ya manifestó resistencias.

“Si bien los preservativos ya se entregan en los centros de salud, lo cierto es que la mayoría de las veces los adolescentes no acuden a esos lugares para cuestiones de salud sexual y reproductiva. Sólo lo hacen cuando hay un embarazo no deseado”, señaló Lubertino a lanacion.com.

“Consideramos que distribuir a través de los boliches es una buena estrategia ya que a la madrugada es difícil encontrar kioscos abiertos y es el momento de mayor exposición”, agregó.

Respecto a los locales que estarían alcanzados por la norma, la legisladora indicó que se debería aplicar en todos los boliches, sin distinción del grupo etario al que están orientados. “Si observamos los estudios, se advierte que los jóvenes comienzan su vida sexual entre los 13 y los 18 años de edad, así que debería ponerse en práctica desde las matinées”, enfatizó.

En su proyecto, Lubertino se basó en los datos revelados por la Encuesta Joven 2008 realizada sobre un total de 600 casos de personas de ambos sexos (entre 15 y 29 años) residentes en Buenos Aires, que arrojó que el 84% de los jóvenes hacen un uso extendido de métodos anticonceptivos, especialmente el preservativo masculino (81%).

Sin embargo, Lubertino indicó que observó una desatención en materia de prevención del Sida en los jóvenes que, según las últimas estadísiticas, sólo en un 50% se han realizado el test de HIV.

Financiación. Tras conocer el proyecto, la diputada oficialista Lidia Saya, que integra la comisión de Salud, señaló a lanacion.com: “Estamos de acuerdo con que los boliches tengan expendedoras en los baños, pero no coincidimos con que sea el ministerio de Salud quien deba otogarlos de manera gratuita porque eso es una campaña que debe darse por fuera del sector privado y con fines de lucro del que forman parte los locales bailables”.

Saya agregó que, como alternativa a la iniciativa de Lubertino, la venta de preservativos podría imponerse como una de las cláusulas que los boliches deben cumplir para su habilitación.

En tanto, otro integrante de su bloque, Oscar Zago, señaló a este medio que “la opción de repartir profilácticos en los boliches bailables, sin el correspondiente asesoramiento profesional, corre el riesgo de quedarse sólo en una declaración de buenas intenciones con impacto mediático”.

Además, el legislador del Pro hizo énfasis en la cuestión presupuestaria: “Tomemos en cuenta que de esta forma se estaría beneficiando con un servicio gratuito a quienes en una noche gastan más de $100, cuando la obligación del gobierno porteño es la de asistir y garantizar el acceso a la salud sobre todo de aquellos que menos tienen”.

Lubertino, rechaza esta postura y advierte que durante la gestión de Macri “hubo una subejecución del presupuesto para la salud sexual y reproductiva y se dieron de baja talleres de prevención”.

En contraposición, el presidente de la comisión de Salud en la legislatura, Jorge Selser (Proyecto Sur) apoyó la inicitiva de Lubertino. “Todo lo que sirva para la prevención del Sida lo tendremos en cuenta muy seriamente. Los boliches son lugares vulnerables donde se dan situaciones que exponen a los jóvenes al contagio, por eso es un nicho que hay que vigilar con seriedad”, opinó.

Acerca financiamiento, Selser indicó que “el estado tiene que hacer todo lo posible para evitar la propagación de la enfermedad” y que “en la salud no debe primar un criterio economicista”. En tanto, desde su comisión estimaron que es probable que el proyecto sea tratado recién en el próximo período.


Test y cuidados. Desde que se descubrió la epidemia del VIH Sida en 1981, 25 millones de personas murieron en todo el mundo a causa de la enfermedad, de las cuales 25 mil corresponden a la Argentina.Si bien en los últimos cinco años la mortalidad a causa del virus disminuyó un 15% en nuestro país, aún hay un alto número de personas que viven con VIH y no lo sabe. Se calcula que de las 130 mil personas que viven con el virus, la mitad lo desconoce.Con una extracción de sangre y un test de laboratorio se puede diagnosticar si se contrajo el VIH. Este estudio puede solicitarse al médico de cabecera ya sea de obras sociales, medicina prepaga o en hospitales públicos.“La prueba para detección de anticuerpos al VIH se realiza por un método denominado ELISA y si el resultado diera positivo, debe ser confirmada con otro test llamado Western Blot”, explica Guillermo Rossi, vicepresidente de la Cámara Argentina de Laboratorios de Análisis Bioquímicos.“La detección de anticuerpos indica que el virus está presente en el cuerpo y que el paciente puede transmitirlo a otras personas, de ahí la importancia de realizar el diagnóstico a tiempo”, agrega el bioquímico.Rossi recuerda además, que en la Argentina, el análisis de VIH es confidencial. “Los resultados de los análisis son propiedad del paciente y no pueden ser entregados a terceros sin mediar autorización del propio paciente”.
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas