Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Canciones con flores y varios desamores

Jueves 02 de diciembre de 2010
SEGUIR
LA NACION
0

Si en el currículum de Carlos Villalba se lee "gestor" o "productor" cultural pero luego el tipo se destapa con un disco de canciones propias y magníficos arreglos, más de uno se llevará una sorpresa. Porque el término gestor suena frío, a trámite de automotores, aunque este productor haya trabajado con los festivales de teatro y de tango de Buenos Aires, entre muchos otros. En cambio, las palabras Nomeolvides -así, todas unidas, se convierten en el título del álbum- suenan a flores, a amores que no fueron o que fueron y ya no. De eso se trata el flamante y bello disco de Villalba, que presentará hoy, en el Teatro 25 de Mayo.

Quizá porque esto pueda parecerse más a lo cotidiano de la vida que a una película, está permitido contar el final. Y hay que decir que la cosa no termina bien. "Y me voy a dormir sin ella, sin ella. Sin ella", entona Villalba, en una de estas historias de desamores. Luego habrá otra versión del mismo tema, en la voz de Kevin Johansen, más enérgica, más beatle, menos trágica, igualmente interesante. Porque más allá de cualquier final posible, lo llamativo de este disco es su recorrido. Las palabras del compositor, los excelentes arreglos de Diego Schissi y los invitados. Cantan Johansen, el genial Alberto Muñoz, Cida Moreira, con toda la calidez de su voz, y Liliana Herrero, con dos versiones bellísimas.

"A algunas de estas personas las conocí en mi trabajo de productor cultural y somos amigos desde hace muchísimos años, -cuenta Villalba-. Lo que me interesaba para el disco eran distintas voces. Un disco de texturas. La misma canción contada en otra canción. Distintos planos. Que eso diera una sensación de que no estoy contando mi vida sino la propia historia de la canción. Y que Liliana Herrero esté es como mi sueño: la mayor cantante de la Argentina. Además, quise que no fuera un disco de dúos y que no cantaran como lo hacen habitualmente sino más contenidos, como si estuviesen narrando la canción".

Tres años le tomó a Carlos hacer este trabajo. Aunque quizás hayan sido muchos más si se tiene en cuenta que en los últimos 20 años participó en grupos como Mandrágora y Velázquez y en proyectos de Alberto Muñoz; pasó que, durante un tiempo, las producciones culturales dejaron de lado al Villalba autor y cantor.

"En realidad, era algo pendiente que nunca había terminado de desarrollar. Pero tal vez haya cosas que adquieren una madurez en un tiempo superior al que uno considera normal. Tal vez estas canciones recién ahora está en su madurez o en la adultez mía, ya casi a los 50."

Lo que escribió Villalba tiene que ver con lo atemporal y lo onírico. "De alguna manera la idea fue buscar ese lenguaje no actual y la pretensión de una canción que no estuviera ligada a cosas concretas. Igualmente, esto tiene más que ver con el lenguaje de una persona cercana a los 50. Los de 20 necesitan un lenguaje urgente."

-¿Qué sucede en historias como la de "Si te vas", que tiene dos versiones?

-Es lo más verdadero de lo que sería el desamor. El final es melancólico y lo que pone en evidencia es la fragilidad de nuestra condición anímica y espiritual.

PARA AGENDAR

Nomeolvides, Carlos Villalba presenta las canciones de su disco.

Teatro 25 de Mayo, Triunvirato 4444. Hoy, a las 21. Gratis, hasta agotar la capacidad de la sala.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas