Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Aquí nomás / Quilmes

Marche una cerveza para festejar

Turismo

La tradicional compañía Quilmes, que cumple 120 años, renovó el histórico parque cervecero

Nadie que escuche radio, vea televisión, circule por la calle u hojee alguna revista dejó de enterarse de que la tradicional cervecería y maltería Quilmes cumplió 120 años. Pero no todos saben que para celebrarlo realizaron algunas obras que vale la pena visitar.

La Villa Argentina y el Parque de la Cervecería de Quilmes recibieron una inyección de dinero que permitió que lucieran como antaño: se puso en marcha el proyecto general de parquización del predio de 87.000 m2, inaugurado en 1922, y en la Villa Argentina, barrio con viviendas inaugurado en 1925.

Este sitio es un gran pulmón verde donde la comunidad quilmeña puede pasear, caminar, practicar algunos deportes, y ahora también conocer las especies de árboles destacadas con sus nombres.

Pero lo más importante para los amantes de la cerveza es la posibilidad de tomar un porrón bien helado tirado por los mejores: salió premiado como uno de los tres lugares de la Argentina para tomar un Quilmes Chop ¡por sólo $ 4,50! El restaurante, todo de madera, luce ligeramente oscuro y antiguo, pero sirven la mejor rubia, literalmente, y la pizza es exquisita. Los sábados por la noche tocan bandas de música en vivo.

Pura espuma

La cerveza, dicen los que saben, se debe beber con un poco de espuma y con los labios superiores permitiendo que el líquido fluya por debajo. La capa no debe exceder los dos centímetros.

"Me gustaba el sabor de la cerveza, su espuma blanca, viviente, los bronces brillantes de sus profundidades, el mundo que se descubría de pronto a través de las paredes de vidrio oscuro, el apurado inclinar hacia los labios, el lento tragar hasta la panza rebosante, la sal en la lengua, la espuma en los labios", escribió Dylan Thomas.

La villa está prolija con sus casitas de época y la parroquia remozada, construida por Alejandro Bustillo en 1966. En la caminata, los nuevos carteles indicadores asoman con la historia de la villa, la iglesia y la compañía.

En la parroquia de San José Obrero, de Villa Argentina, se puede admirar el flamante Cristo del reconocido escultor Antonio Pujía: la escultura en bronce de un metro de alto por 0,8 m de ancho requirió seis meses de trabajo.

También el recorrido deja ver los flamantes cestos de residuos para envases plásticos, como parte del programa de reciclado lanzado en junio. También se realizó trabajo comunitario, se pintó la escuela Nº 30 de Villa Argentina; se renovó el circuito de ejercicios, y construyeron una nueva área de juegos infantiles en el parque cervecero.

Es un paseo cercano hacia el Sur, siempre dejado de lado a la hora de encarar una escapada turística.

Para los que disfrutan de esta bebida es una excusa perfecta. "¿Pero me permite antes que tome su cerveza? Veo que usted no le hace caso, y a mí me sirve de mucho. Me alivia. Siento como si me enjuagaran la cabeza con aceite alcanforado...", de Juan Rulfo, Luvina.

La cerveza, junto con el vino, estuvo siempre ligada a la cultura. En el caso de Quilmes, a toda la comunidad. La Cervecería Argentina, de Otto Peter Friedrich Bemberg, tiró en 1890 su primer chop de cerveza. La excusa perfecta para conocer la cuna de la cerveza Quilmes: la visita al parque cervecero, que ahora está como nuevo.

DATOS UTILES

El Parque de la Cervecería está en la avenida Triunvirato y Andrés Baranda; 4254-5454. Está abierto de 8 a 20; el restaurante abre de lunes a jueves, de 8 a madianoche; viernes y sábados, hasta las 2, y domingos hasta la 1.

Buenas picadas completas para dos personas por $ 100. Porrón Quilmes, $ 4,50. Fugazzeta rellena grande, $ 78. Especialidades alemanas. Mediodía de menús ejecutivos desde $ 40..

Por Silvina Beccar Varela
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsElecciones 2015La tragedia del avión de Air ArgélieDeclaraciones juradas