Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Herencia que vale la pena agradecer

Lunes 06 de diciembre de 2010

Una revolución en una taza de té, como hubiera dicho con ironía aquel querido maestro de periodistas que fue Octavio Hornos Paz, un nombre tan grato para muchos lectores de este diario.

Eso parece haber sido la presentación de la nueva Ortografía de la lengua española en la Feria del Libro de Guadalajara, que inmediatamente desató una ola de "sublevaciones", hasta del académico Arturo Pérez-Reverte, que debe de haberse contagiado del espíritu de sus espadachines porque aseguró que jamás va a dejar de acentuar el adverbio "sólo", si lo estima necesario.

Pero ésa es la intención manifiesta de los miembros de la Real Academia Española y sus colegas de las otras academias. Una intención que ya estaba enunciada en el "Prólogo" de la anterior edición de la Ortografía , de 1999. Lo cual demuestra que nada ha cambiado tanto, independientemente de que sería más prudente esperar hasta tener toda la información definitiva para "pronunciarse".

(Ocurrió también que, aunque el ámbito elegido para hacer conocer la Ortografía era el ideal, las inesperadas novedades de WikiLeaks pudieron más en el interés mundial. Tampoco en las novedades de WikiLeaks había nada tan nuevo; al decir de Carlos Fuentes, "Ya lo sabíamos todo".)

Sin embargo, algunas certidumbres había. Por ejemplo, en la página 2 de la Ortografía de 1999 (Espasa), se decía: "A petición de diversos organismos internacionales, la Asociación de Academias de la Lengua española acordó en su X Congreso (Madrid, 1994) reordenar esos dígrafos [ ch y ll , es decir, los signos ortográficos de dos letras] en el lugar que el alfabeto latino universal les asigna. Así pues, en el Diccionario , las palabras que comienzan por ch se registrarán en la letra C entre las que empiezan por ce y ci ; las que comienzan por ll , en la letra L entre las que empiezan por li y lo . En el resto de la ordenación alfabética, las palabras que contengan ch y ll en otras posiciones distintas de la inicial pasarán a ocupar el lugar que en la secuencia del alfabeto universal les corresponde". La única diferencia es que ahora la nueva edición los suprime "formalmente" de la tabla del alfabeto; las letras del abecedario pasan a ser 27.

Claro que hay algunas reglas ortográficas que no cambian. Escribe el escritor y periodista Albino Gómez a esta columna, el 27/11, que "en uno de los avisos fúnebres publicados hoy en ese diario se dice, refiriéndose al fallecido, que «lo hecharán de menos» (sic). Como conozco la cultura de los firmantes de dicho aviso, no me cabe duda de que semejante error ortográfico se debió exclusivamente a quien tomó el aviso. Sería importante que se tuviera la mínima preparación en nuestra lengua para evitar tal clase de groseros errores, porque si bien puede ser razonable que haya que deletrear muchas veces nombres y apellidos, no lo es en absoluto que haya que hacer lo mismo con las palabras que forman el texto".

El reclamo es justo. La h , a pesar de ser una letra "que en otro tiempo representó una aspiración", pero que hoy "carece de valor fonológico y no representa sonido alguno", sigue teniendo valor en la lengua escrita para diferenciar significados y, en este caso preciso, nunca será lo mismo escribir "echo [por yo echo ]" que "hecho" [el participio irregular de hacer o el sustantivo que significa "acción u obra", "cosa que sucede", etcétera]. No estaría mal volver a escribir 100 veces una palabra, como se hacía antes, para aprenderla de memoria definitivamente.

En tanto eso ocurra, vale la pena reproducir aquí el párrafo final de la "Introducción" del Diccionario del habla de los argentinos, del presidente de la Academia Argentina de Letras, el doctor Pedro Luis Barcia: "Somos herederos de muchos aportes lexicográficos anteriores y ello supone el reconocimiento y la gratitud frente a esa herencia recibida. Esto consuena con el lema que hemos elegido para nuestra gestión en el seno de la Asociación de Academias de la Lengua Española: «Todo lo podemos y lo podemos entre todos»".

© La Nacion

lineadirecta@lanacion.com.arTwitter: @gramelgar

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.