Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Joyería textil

Telas que visten desde lo accesorio o no tanto. Hoy los tejidos también son joyas

Jueves 16 de diciembre de 2010

0
Modelo espiral ecofriendly realizado a partir de descartes de algodón ilustrado con impresiones láser (Luli Grün, $ 64). Collar con tarlatán (especie de muselina) y algodón al bies, con técnica de plegado y cosido a mano (Marina Callis, $ 850). Foto: Silvio Zuccheri
Pulsera tejida en chaguar teñido en forma natural (Graciela Lescano, $ 1800). Foto: Silvio Zuccheri
Pieza con círculos bordados con hilos y cintas de algodón (Mecha Méndez Balestra, $ 250). Foto: Silvio Zuccheri
Collar en hilo de seda, lana, hilo de algodón. Pieza surgida en una visita hecha a Bolivia en Carnaval (Silvina Romero, $ 380). Foto: Silvio Zuccheri
Colgante de seda natural teñido a mano, tejido con la técnica de cestería, plata 900 con cierre de plata 925. Alma de Cobre (Gabriela Horvat, $ 780). Foto: Silvio Zuccheri
Collar con amuletos elaborados a base de retazos de géneros (Lua Chea, $ 100). Foto: Silvio Zuccheri

Telas, retazos de géneros, tramas con hilos diversos tejidos según distintas técnicas hoy son joyería contemporánea. Composiciones que incluyen piezas metálicas, pero en las que mandan los textiles. Se exhiben y llevan de manera diferente. Son protagonistas y marcan tendencia.

Variedad de autores que se enfocan en el arte y la elaboración de piezas personales y escultóricas; otros más relacionados de manera especial con la producción artesanal, y muchos tomando un poco de cada cosa. En común, todos experimentan con textiles.

"Empecé, siendo estudiante de Indumentaria, a enrollar hilos, agrupar telas, plegar y tejer al crochet. Y con esto logré pequeñas piezas que derivaron en joyería", explica Silvina Romero ( http:/silvinaromero.blogspot.com/ ), que hoy expone en una muestra colectiva de joyería latinoamericana en el Museo de Arte y Diseño de Nueva York. Armar rollos con hilos formando tentáculos, figuras orgánicas que remiten a seres marinos y criaturas que se enroscan en cuellos y brazos, o se aferran en forma de broches. Además experimenta otras técnicas en materiales poco convencionales, como collages de carpetas hechas al crochet o cuentas armadas con bollos de polar.

A la tucumana Lorena Sosa ( http:/www.flickr.com/photos/lorenasosa/ ), también es del área diseño de indumentaria, le interesa cuestionar los contornos que delimitan lo que es una prenda y lo que es un accesorio. "Experimento en la fusión entre vestidos y accesorios en telas y metales, con un nuevo concepto en joyería: mezclar joyas contemporáneas e indumentaria en un único cuerpo o para una misma silueta, para plantear la posibilidad de desdibujar los límites establecidos entre éstos", explica. En su última colección, los collares comienzan, como todos, alrededor del cuello, pero enseguida se expanden por el cuerpo y se mimetizan con las prendas de manera sorprendente. Por sus trabajos fue señalada por el Observatorio de Tendencias del INTI como uno de los diseñadores de autor con un lenguaje creativo, original, personal, consolidado y representativo del diseño de su región.

Marina Callis ( http:/www.marinacallis.com.ar/ ) hace piezas que tienen cierta reminiscencia con los origamis. Se formó en talleres de joyeros y su trabajo se vende en España, Estados Unidos y Francia. Llegó a la tela buscando un elemento que le permitiera trabajar con el volumen. Usa géneros con cuerpo que son capaces de mantener una forma porque le interesan los plegados, frunces y plisados. Sus preferidos son el algodón al bies y la organza tratada con materiales que la endurecen.

El tejido de chaguar es el elegido por Graciela Lescano ( www.gracielalescano.com.ar ; www.tallerfwiya.com.ar ), una salteña formada en talleres de joyeros. Trabaja la fibra vegetal recolectada por mujeres wichi, que separan, secan, hilan y tiñen con cortezas, raíces y frutos en un proceso tan artesanal como ancestral. Lescano es la que la teje en telar y la combina con plata moldeada con técnicas de orfebrería moderna. Sus piezas se vieron en el Museo de Arte Contemporáneo de Salta, entre otros.

Los cierres que se utilizan en indumentaria en manos de Doris Viñas ( http:/www.dorisvinas.com.ar/ ) resultan en accesorios de autor. Esta autodidacta le dio vueltas a una idea y la cerró: también fue por los rollos, se concentró y logró círculos de dientes plateados. Juega con las apariencias: esos cierres de lejos pueden parecer piezas talladas en plata, pero de cerca se descubre un objeto fuera de contexto. Original, sus piezas pueden encontrarse en la tienda del Museo de Arte Moderno de San Francisco, por ejemplo.

La mayoría de los autores crean piezas únicas, importantes o de elaboración particular, que después recrean en versiones más sencillas. "Cuento con una línea comercial con modelos derivados de únicos que edité para ofrecerlos en serie, en cantidad y a un precio accesible", explica Romero.

Algo semejante afirma la correntina Mecha Méndez Balestra ( http:/www.mechamendez.com ; mañana en la feria de diseño en French y Pueyrredón), que utiliza el círculo como elemento básico de composición en hilos de algodón y rayón. "No siempre puedo dedicarle el mismo tiempo de trabajo a todas mis piezas. Las que llevan mucho, luego de igual modo requieren de un tiempo mayor para encontrar a su comprador."

Gabriela Horvat ( www.gabrielahorvat.com ; www.gabrielahorvat.blogspot.com ) es una joyera reconocida por sus trabajos con vellones de lana rústica, metal, sobre los que aplica técnicas de cestería, unas más planas tipo raping y otras más envolventes, coiling. Ofrece versiones más simples porque los clientes que se entusiasman con una pieza única no siempre se animan a usar algo tan imponente.

La mayoría de los creativos o los nuevos joyeros, textiles, claro, vende en su taller, en casas de diseño del país y del extranjero, y a través de sitios de Internet.

Un camino inverso inició Sol Marisco ( www.solmarsico.blogspot.com ; www.flickr.comphotos/la_pajarera ), que empezó por vender en el exterior sus collares con hojas y flores de cinta de algodón plisada. En Barcelona vivía una hermana que le hizo los primeros contactos. Hoy, de igual modo, comercializa en tiendas de nuestro país.

La mayoría de las piezas de los joyeros textiles están en tiendas de museos tanto del extranjero como locales e incluso exponen en sus salas. Otros están logrando instalar su propio local. "Disponer de un espacio propio marcó una gran diferencia -afirma Horvat, con vidriera en Palermo desde 2008-. Aquí también tengo mi taller, y pude abrirle mi mundo y proceso creativo a la gente."

Por Cristina Macjus

TRAMAS EN PLATA

No sólo hay piezas realizadas a base de telas, sino también gran cantidad de propuestas tejidas en plata y otros metales. Es el trabajo de orfebres que trabajan con técnicas textiles, es decir, con hilos de plata tejidos a crochet en dos agujas o telar. También pueden verse piezas de metal que imitan las formas y los movimientos de la tela. "El tema en común entre estos trabajos es lo textil, ya sea por los materiales, las técnicas o la referencia de tipo simbólico o conceptual", explica Lilia Breyter, cuya colección Texturas, en plata tejida en telar, recibió el reconocimiento de Excelencia para el Mercosur por parte de la Unesco. Parte de su trabajo, así como el de otros 24 joyeros, pudo verse hace unos días en el Museo de Arte Popular José Hernández.

RECREAR, RECICLAR, RESIGNIFICAR

Reutilizar materiales descartados, una costumbre in crescendo desde la crisis de 2001. No pocos lo hicieron, en parte, por la necesidad de trabajar con los elementos disponibles en el entorno. Y lo siguen haciendo por diversos motivos. Un buen ejemplo es la firma Tota Reciclados ( http:/www.totareciclados.com.ar/ ), de Valeria Hasse y Marcela Muñiz, que hace piezas únicas, capaces de combinar bordados recuperados con arandelas y cuentas antiguas. Valora los materiales que tienen una historia que puede leerse a través de las marcas de su desgaste, objetos que en algún momento habrán estado de moda y en los que todavía se puede encontrar la belleza que los hace especiales.

En igual línea trabaja Lua Chea ( http: /www.luachea.com.ar ) y Silvina Romero, que utilizan el material de descarte de fábricas textiles para contribuir con el cuidado del medio ambiente. Lua Chea, creada por Yanina e Ivana Griboff, comercializa "accesorios con conciencia ecológica" y tiene local en Palermo.

Romero sale en bici a recorrer los volquetes de Once. Está convencida de que hacer arte tiene que ver con lo sustentable: "Si creás cosas destruyendo otras, hay algo que funciona mal".

Luli Grün ( http:/www.luligrun.blogspot.com ) también trabaja en ese sentido. Está interesada en lo que pueden comunicar los accesorios. Hace un tiempo que ofrece collares de algodón de descarte estampados con láser con imágenes de naturaleza. Este año, en alianza con la Fundación Vida Silvestre, imprimió figuras de merluzas como forma de concientizar sobre la crisis de este recurso. Para el verano, los motivos serán la selva y la vida salvaje, un alerta sobre la desaparición progresiva de los bosques en nuestro país.

Para verVideos recomendados
Síntesis: Macri traerá al país los $ 18 millones que tiene en Bahamas

Síntesis: Macri traerá al país los $ 18 millones que tiene en Bahamas

Jorge Fernández Díaz: "El Papa opera políticamente en la Argentina"

Jorge Fernández Díaz: "El Papa opera políticamente en la Argentina"

LANACION junto a la Selección: ¿llega Messi al debut frente a Chile?

LANACION junto a la Selección: ¿llega Messi al debut frente a Chile?

Entrevista a Gerardo Martino

Entrevista a Gerardo Martino

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas