Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Postergaron el ascenso de 300 militares

Política

La oposición impidió dar el acuerdo para un general vinculado al levantamiento de Semana Santa

Por   | LA NACION

El kirchnerismo se vio obligado ayer a postergar el debate de más de 300 ascensos militares ante la negativa de la oposición a darle su acuerdo en el Senado al general de brigada César Milani, actual jefe de Inteligencia del Ejército y principal candidato del Poder Ejecutivo para suceder a Luis Alberto Pozzi al frente de esa fuerza.

En la misma sesión, la Cámara alta aprobó sobre tablas la designación del economista Aldo Ferrer como embajador en Francia, a pesar de las objeciones por su participación como ministro de Economía en dos gobiernos militares, y los pliegos de una decena de camaristas con clara vinculación con el líder de la CGT, Hugo Moyano.

Sin embargo, la oposición obligó a postergar el pliego para camarista de la jueza Gloria Pasten, a quien el senador Rubén Giustiniani acusó de "entrometerse" en la interna de la CTA al aceptar, anteayer, una medida cautelar de Hugo Yasky contra el triunfo de la lista de Pablo Micheli, enfrentado al Gobierno.

La oposición también se plantó firme contra el ascenso de Milani, lo que llevó al oficialismo a cerrar filas y negarse a discutir todo el paquete de ascensos militares. "Acá hay una actitud altamente obstructiva a una decisión de la Presidenta que tiene que ver con el segundo jefe del Ejército", denunció el jefe del bloque, Miguel Pichetto (Río Negro).

"Lo que quieren es perjudicar y dejar afuera al que va a ser uno de los conductores del Ejército", agregó el senador oficialista, revelando la intención de la administración de Cristina Kirchner de ubicar a Milani como sucesor de Pozzi. Las objeciones al ascenso de Milani las planteó el jefe de la bancada radical, Gerardo Morales (Jujuy), que acusó al oficial de ser el responsable de la política de discriminación por "portación de apellido" aplicada por el Ministerio de Defensa a la hora de negar el ascenso y pasar a retiro a varios oficiales por su relación de parentesco con militares que colaboraron con gobiernos de facto. También la oposición acusó a Milani por su presunta participación en el levantamiento carapintada de Semana Santa en 1987.

"Esto no lo podemos permitir y entendemos que es [Milani] el máximo responsable de esta situación", afirmó Morales, quien reclamó convocar al militar a la Comisión de Acuerdos para que brinde explicaciones. La propuesta fue avalada por el peronismo disidente, el socialismo, el Frente Cívico de Córdoba y otros bloques no kirchneristas.

Lo llamativo del caso fue que, apenas minutos antes, el oficialismo había impulsado el tratamiento sobre tablas del acuerdo para que el economista Aldo Ferrer ocupe la embajada en Francia. En este caso, su nominación fue objetada por su pasado como funcionario de gobiernos militares.

Tras destacar que "la bandera de los derechos humanos" fue uno de los "triunfos culturales" del fallecido Néstor Kirchner, Carlos Verna (PJ-La Pampa) dijo que "terminados los procesos a militares habrá que empezar a juzgar a los civiles que colaboraron con los gobiernos militares".

El cordobés Luis Juez, en tanto, calificó la designación de Ferrer como "un acto de absoluta incoherencia del Poder Ejecutivo". "La dictadura de Lanusse no fue menos cruenta que lo que vino después", remató..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil