Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El mito de Papá Noel: ¿cómo hablar con los chicos?

Información general

Aunque no hay una edad ideal para revelarles la verdad, los especialistas coinciden en la importancia de que los padres acompañen el descubrimiento de los niños; cómo reaccionar ante las preguntas. Por Maia Jastreblansky y Valeria Vera

Por  y   | LA NACION

Foto: Archivo 
 

Mientras los adultos están sumidos en el estrés de los preparativos de los festejos de fin de año, los niños sólo esperan ansiosos la visita de Papá Noel, y alimentan con cartas la tradición de este simpático personaje que cumple sus deseos si se portan bien. Y en medio del armado del arbolito y las compras navideñas, los padres también se preguntan cómo administrar la información sobre el mito y qué hacer cuando hay sospechas. ¿Hasta cuándo sostener esa fantasía infantil?

"Papá Noel es una representación social que está inserta en la cultura occidental y es algo que los chicos absorben de todos lados", señaló a lanacion.com la psicoanalista Mónica Cruppi, especialista en niños y adolescentes. Según indicó, se trata de una historia que cumple distintas funciones, como la de incrementar la imaginación, favorecer la recreación, reforzar la tradición y ayudar a incorporar valores.

Para el licenciado Enrique Novelli, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), el mito de Papá Noel logra perdurar en el tiempo precisamente por el significado que asume para los propios chicos. "Es una especie de padre maravilloso y omnipotente que todo lo puede y cumple los deseos de sus hijos", explicó en diálogo con este medio.

Según comentó, es a partir de esta tradición que los niños proyectan en sus padres la figura de este personaje y pasan a considerarlos como personas capaces de satisfacer todas sus expectativas. Recién, con el transcurso de los años, los chicos descubren que, en realidad, sus progenitores tienen las limitaciones propias de los seres humanos y llegan a la conclusión de que "Papá Noel es algo ilusorio, que es puesto por la cultura como un emblema o símbolo de algo que realmente no existe".

Qué decirles. ¿Revelarles la verdad o mantener el mito?, la pregunta retorna en cada Nochebuena. "Lo conveniente es decirles la verdad desde el comienzo: que Papá Noel es algo que colorea la Navidad y que son los familiares los que les hacen los regalos", opinó Cruppi.

Sin embargo, la psicóloga admitió que no siempre desmitificar la figura de Papá Noel es posible y que inclusive los chicos insisten en creer en ese tradicional personaje que reparte regalos.

En este sentido, Novelli advirtió que "los padres deben ir acompañando el descubrimiento de los chicos con un lenguaje adecuado para cada edad. Es importante que se den cuenta de que se trata de una ilusión, pero en forme gradual, y que se sientan contenidos", sostuvo.

Por otro lado, Cruppi agregó que muchos padres utilizan la figura de Papá Noel como un aleccionador del tipo "castigo-recompensa". "El «portate bien o no hay regalos» no es la manera más adecuada para ponerle límites a los chicos. Además, seguramente el regalo va a estar igual. Entonces no sirve porque, no solo les trae angustia, sino que también les genera confusión porque no se sostiene", describió.

Llegan las sospechas. Los especialistas coincidieron en que en la mayoría de los casos los chicos se enteran de que Papá Noel no existe por sus amigos y buscan corroborarlo con los padres. Frente a esa situación, indicaron que hay que contestarle con la verdad para no perder la confianza.

"Ahí sí hay que darles la respuesta, porque si se perpetúa el engaño se le suma, al inevitable sufrimiento, un sentimiento de desesperanza que hace que dejen de creer en los adultos", afirmó Cruppi.

¿Hay una edad recomendada para revelarles la verdad? Novelli insistió en que no existe el momento ideal para "empezar a hablar", porque se trata de algo relacionado con la madurez psíquica, no con la edad cronológica, y responde a la singularidad de cada chico, no a la generalidad.

Cruppi expresó que mientras el chico desarrolla su mente, va distinguiendo lo que es fantasía de lo que es realidad y precisó que alrededor de los 6 años van abandonando el pensamiento de tipo mágico.

"Ese momento de descubrir que Papá Noel no existe deviene solo porque forma parte de su desarrollo psíquico y del propio crecimiento. Además, ahora los chicos son mucho más despiertos mentalmente y tienen sospechas más temprano", concluyó

 
 

Un personaje barbudo y barrigón

Papá Noel. Santa Claus. San Nicolás. Padre Navidad. Abuelo Helada. Son algunos de los nombres con los que se conoce a este personaje barrigón, simpático, bondadoso, vestido de rojo y blanco, que cada Nochebuena recorre en su trineo el mundo repartiendo regalos a los chicos y los no tan chicos.


El mito sobre esta figura es el resultado de varias leyendas, algunas con peso histórico. Una de las teorías sobre su origen sostiene que su verdadero nombre era Nicolás, un obispo que vivió en Turquía entre los siglos III y IV aproximadamente y que sobresalía por su generosidad con los niños. Ya en Holanda comenzaron a llamarlo Sinter Klass.


La tradición se difundió como la de un santo bondadoso que recorría las casas repartiendo regalos los días de Navidad y se extendió por toda Europa. Con la conquista de América llegó a estas costas.


Según coinciden las versiones, debe su fisonomía definitiva, la de un buen viejo con barba y bigotes blancos y panza pronunciada, a un poema de Clement Clark Moore de 1823, y su vestimenta color roja a una campaña de publicidad creada por Coca Cola en los años 30.

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil