Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Economía real

El título de propiedad reduce la pobreza

Economía

Por   | LA NACION

En 1981, unas 1800 familias pobres y sin vivienda propia, que estaban organizadas por una parroquia católica, tomaron unos terrenos baldíos en San Francisco Solano, partido de Quilmes. Resultó que esas tierras tenían dueños privados. Tres años después, una ley bonaerense expropió las parcelas en las que se edificaron los barrios Santa Rosa, Santa Lucía, La Paz, El Tala y San Martín. No todos los antiguos propietarios aceptaron la indemnización: ocho sí lo hicieron, pero cinco decidieron litigar en la Justicia (cuatro de ellos lo siguen haciendo). Aquellos ocupantes que recibieron los títulos de propiedad lograron prosperar más que los que aún siguen establecidos allí sin papeles, según una investigación recientemente publicada por el Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (Cedlas) de la Universidad de La Plata.

Las ocupaciones de tierras públicas o privadas por parte de habitantes de villas o asentamientos en las últimas semanas han despertado el debate sobre el acceso a la vivienda en el país. Los economistas Sebastián Galiani, de la Universidad de Washington en St. Louis, y Ernesto Schargrodsky, de la Torcuato Di Tella, publicaron a través del Cedlas una investigación de campo sobre el caso de San Francisco Solano, que comprueba que el otorgamiento de los títulos de propiedad de la tierra es clave para el desarrollo económico de sus beneficiarios.

A partir de encuestas entre las familias en 2003 y 2007, los investigadores descubrieron que las okupas que se convirtieron en dueñas invirtieron más en el mejoramiento de sus casas que las que siguen con la tenencia irregular. Entre las primeras, la superficie construida aumentó el 12% y la calidad de las construcciones, el 37%, según un índice que elaboraron a partir del asesoramiento de arquitectos.

Los hogares con título terminaron compuestos por menos personas (cinco en promedio) que aquellos que carecen de él (seis), en los que hay más hijos y otros parientes. A su vez, las familias más pequeñas invirtieron más en la educación de sus chicos, que se retrasaron menos años en la escuela y terminaron en mayor porcentaje el secundario (el 53%, contra el 26% de los otros)..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa relación EE.UU. - CubaMariano BeneditMercosurMundial de ClubesElecciones 2015