Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Proyecciones económicas

Se espera más inflación y un crecimiento menor en 2011

Política

Advertencia de analistas, pese al contexto internacional favorable

Un menor crecimiento del PBI, una mayor inflación y pocos cambios en la política económica mientras se mantengan firmes las chances de reelección de la presidenta Cristina Kirchner parecen ser las características que tendrá la economía nacional en 2011.

A ese diagnóstico arribaron en forma coincidente distintos analistas privados consultados por La Nacion, quienes destacaron, sin embargo, que el contexto internacional seguirá siendo muy favorable para los precios del agro y que es posible que se trate de cerrar el default con el Club de París y que mejore la relación con el Fondo Monetario Internacional.

"Pocos cambios", fue la frase más repetida entre los economistas, dada la cercanía de la próxima campaña electoral, aun con el creciente dilema que enfrentará el Gobierno entre el atraso cambiario y la constante suba de los precios.

Hay consenso en ubicar el crecimiento económico en torno del 5% y la inflación cerca del 30% para el año que está cerca de iniciarse, durante el cual nadie prevé que se aplique un plan para contener los precios.

La otra sensación predominante entre economistas y empresarios es que la Presidenta tiene, por ahora, el panorama despejado para ganar las elecciones de octubre próximo, pese a que algunos ejecutivos creen en la posibilidad de un "renunciamiento" para volver tal vez en 2015. Más aún, frente a la incertidumbre que reflejan las figuras de la oposición, varios hombres de negocios se sienten más tranquilos con la posibilidad de una continuidad de este gobierno, sobre todo en su reciente versión moderada.

"La economía en 2011 debería mostrar un desempeño positivo, habida cuenta de que el contexto internacional sigue siendo auspicioso, lo mismo que la situación particular de algunos sectores clave de la economía, como el agro y las automotrices", opinó Maximiliano Castillo, de la consultora ACM.

Pero Luciano Laspina indicó, en un informe del Banco Ciudad, que el agro, la industria y el comercio, que impulsaron el fuerte crecimiento del 2010, "aportarían cerca de dos puntos menos al crecimiento de 2011".

Es posible, en este contexto, según Castillo, que "el Gobierno aborde temas que hasta hace algunos meses parecían fuera de agenda, como la deuda con el Club de París, la relación con el FMI, algunas tarifas y marcos regulatorios, entre otros".

En cambio, parece más improbable que baje "los estímulos monetarios y fiscales", que permiten sostener el alto crecimiento económico, según el analista.

Política fiscal y de gasto

Adrián Ramos, asesor de la UCR, consideró que el año próximo combinará "una desaceleración en el crecimiento, tasa de inflación mayor, cierta reducción del balance comercial, acumulación de activos externos por parte del sector privado, un sesgo fiscal similar al actual [gasto creciendo a tasas altas, pero siendo compensado por el crecimiento de los ingresos] y un leve deslizamiento del tipo de cambio".

En cuanto a las respuestas oficiales, Ramos consideró que "por la ausencia de políticas consistentes, el Gobierno seguirá enfrentando un claro dilema entre mayor inflación y mayor atraso cambiario".

Martín Apaz, de Perspectivas Económicas, dijo que es clave que "se produzcan algunas modificaciones en la política fiscal, en general, y en la política de gasto, en particular, con una baja en los subsidios destinados a abaratar el costo de los servicios públicos que demandan los sectores medios y altos de la sociedad".

"Eso es lo que debería hacer; pero me parece que no va a haber muchos cambios respecto de lo que vimos hasta ahora; el eje central de la política económica girará en torno a incentivar el consumo", agregó.

"Inconsistencias"

Cauto, Daniel Marx opinó que "se va a desacelerar el PBI, pero la inflación podría estar subiendo más, aunque es difícil prever un cambio en el set de políticas".

En parte, según la consultora Economía & Regiones, de Rogelio Frigerio, esta inercia se debe a factores favorables como "los buenos precios globales para los productos que vendemos, las tasas de interés internacionales cercanas a cero, y el hecho de que -reestructuración de la deuda mediante- necesitemos cada vez menos divisas".

"Todo eso funciona como un respirador artificial que puede prolongar bastante en el tiempo la vida del «modelo», más allá de sus inconsistencias", indicó E&R en un informe.

Entre estas inconsistencias, se destaca "una inflación que estará entre el 25 y el 30%, si el Gobierno tiene éxito en acotar los reclamos salariales de las próximas paritarias, o terminará por encima del 30%, si el pacto social no logra los objetivos concebidos desde la Casa Rosada".

UN 2011 ALGO MAS COMPLICADO
LUCIANO LASPINA
Economista del Banco Ciudad

Elaboró un informe que indica que el agro, la industria y el comercio, que impulsaron la fuerte expansión económica de este año, "aportarían cerca de dos puntos menos al crecimiento de 2011".

DANIEL MARX
Ex viceministro de economía

"Se va a desacelerar el producto bruto interno [PBI] y la inflación podría estar subiendo más, aunque es difícil prever un cambio en el set de políticas aplicadas por el Gobierno".

30%
Indice de precios al consumidor

Es el nivel al que, según los economistas consultados, podría subir el costo de vida en 2011

Una recuperación que llegó con claroscuros

Después de la crisis mundial, la Argentina logró una recuperación en la mayor parte de sus variables económicas en 2010, aunque este crecimiento se tradujo tanto en éxitos como en fracasos y asignaturas pendientes si la mirada se centra en situaciones individuales, más allá de los grandes números. El aumento de precios fue una de las principales preocupaciones de la gente. Como contrapartida positiva, la mayoría logró mantener su empleo. Economía & Negocios.

Martín KanenguiserLA NACION
TEMAS DE HOYProyecto de reforma laboralMauricio MacriEl caso Mariano BeneditCristina Kirchner