Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un increíble fraude médico, develado

Una investigación periodística dio a conocer los detalles del estudio que mentía al decir que la vacuna triple viral causaba autismo

Domingo 16 de enero de 2011

0

Sebastian A. RíosLA NACION

Días después de enfrentar a los medios en conferencia de prensa, para advertir que la vacuna triple viral podía causar un nuevo síndrome que combinaba autismo con una grave enfermedad gastrointestinal, el doctor Andrew Wakefield se reunió con colegas y accionistas para discutir un plan de negocios que incluía una vacuna "segura" para reemplazar la triple viral y un kit diagnóstico para detectar el nuevo síndrome.

Foto: Archivo / Ilustración: Eulogia Merle

Sólo la venta del kit en Inglaterra y en Estados Unidos, dijo a su audiencia, les haría ganar unos 116 millones de dólares al año. Claro que para eso era necesario que la gente entrara en pánico y dejara de vacunar a sus hijos con la triple viral. Y aunque esto último ocurrió, ni el kit ni la vacuna de Wakefield vieron la luz.

A más de 12 años de esa conferencia de prensa, la revista médica British Medical Journal está publicando una serie de artículos escritos por el periodista Brian Deer, que develó cómo y por qué Wakefield fraguó las evidencias que respaldaron su grito de alarma en torno a la triple viral. A la luz de lo expuesto por Deer, no quedan dudas de que se trata de uno de los fraudes más grandes de la historia de la medicina.

Basta citar el impacto que tuvo su mentira. "En 1998, la publicación en [la revista] The Lancet del artículo de Wakefield creó una controversia mundial sobre la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubeola, al afirmar que causaba autismo. Esto llevó a que se redujera el uso de la vacuna en Inglaterra, Estados Unidos y otros países", escribieron los expertos en vacunas de la Clínica Mayo, Gregory Poland y Robert Jacobson, en la revista The New England Journal of Medicine .

Aún hoy, que el fraude ha sido expuesto - The Lancet se retractó de la publicación del artículo, a Wakefield se le prohibió ejercer la medicina y todas las evidencias científicas coinciden en que la triple viral no causa autismo-, los grupos antivacunas siguen ciegamente agitando el fantasma del autismo. En países como Estados Unidos o Inglaterra, que antes de la publicación de Wakefield ostentaban tasas de vacunación envidiables, han sufrido brotes de las afecciones incluida en la triple viral, como resultado de la menor vacunación.

El origen de la mentira

Los orígenes del fraude de Wakefield se encuentran tres años antes de la publicación de su artículo en The Lancet . En marzo de 1995, este investigador del Royal Free Medical School, de Londres, llenó una patente en la que se atribuía una nueva forma de diagnosticar la enfermedad de Crohn. Según Wakefield, esta enfermedad inflamatoria que afecta a los intestinos podía diagnosticarse al detectar la presencia del virus del sarampión en el aparato digestivo.

La enfermedad de Crohn, vale aclarar, es aquella de la que, años más tarde, Wakefield diría que es causada por la vacuna triple viral. Pero para llegar a ese punto, otro crucial actor de este drama tenía que entrar en escena.

En febrero de 1996, un abogado llamado Richard Barr se puso en contacto con Wakefield. Barr era el abogado del grupo antivacunas inglés JABS, que desde su fundación en 1994 sostenía que la triple viral causaba daños neurológicos, y como tal su objetivo era demandar a los fabricantes de vacunas.

De su encuentro con Barr, Wakefield obtuvo dos cosas que le serían de utilidad. Por su colaboración para las demandas, comenzó a cobrar 250 dólares la hora. Pero la conexión con JABS también le aseguró un flujo de pacientes: niños cuyos padres estaban convencidos de que habían enfermado tras ser vacunados.

El primero de esos pacientes llegó a manos de Wakefield en julio de 1996. Tenía tres años, autismo y llegó con síntomas gastrointestinales que llevaron a Wakefield a poner en marcha todo un arsenal de estudios gastroenterológicos para tratar de obtener evidencias sobre la relación vacuna-enfermedad de Crohn.

Y, por qué no, de su relación con el autismo. Después de todo, JABS sostenía que la vacuna causaba daños neurológicos, y la madre del niño aseguraba que el pequeño había comenzado a experimentar los síntomas del autismo tras ser vacunado.

Entre julio de 1996 y febrero de 1998, cuando publica su artículo en The Lancet , Wakefield reclutó más pacientes para su estudio, patentó una nueva vacuna contra el sarampión basada en una tecnología ya conocida, y desarrolló todo un sistema para que el dinero (sumas cada vez mayores) que obtenía de Barr ingresara al hospital a través de una fundación, para financiar el desarrollo de la vacuna.

Caída libre

La caída de Wakefield comienza en febrero de 2004, cuando Deer publica en The Sunday Times irregularidades en la financiación y realización del estudio. Su caso testigo es, justamente, el primer paciente del estudio de Wakefield. Uno de los argumentos para vincular a la vacuna con el autismo es que sus síntomas debían aparecer a poco tiempo de ser vacunado.

En una entrevista con la madre del chico, Deer supo que los síntomas habían aparecido a los seis meses, y no a los seis días, como figuraba en el estudio. Una revisión de los registros de los 12 pacientes del estudio, y de los borradores previos a la publicación, revelaron que el lapso entre la vacunación y la aparición de los síntomas fue inventado en todos los casos para acomodarse a la hipótesis de Wakefield.

Más tarde, un análisis del caso Wakefield por parte del Consejo Médico General de Inglaterra halló que tres de los nueve chicos que el estudio afirmaba que tenían autismo no tenían esa enfermedad. Y de los que sí la padecían, sólo uno -el caso inicial- tenía la forma que Wakefield decía que era causada por la vacuna. En varios de los casos de autismo, la aparición de los síntomas era previa a la vacunación.

Con respecto a la asociación entre vacuna y Crohn, los datos fueron igualmente inventados.

¿Qué dice hoy Wakefield cuando le preguntan si fraguó los datos? Niega los cargos y dice que él ha sido víctima de una conspiración.

ANDREW WAKEFIELDEx investigador

Profesión: ex cirujano gastroenterólogo Edad: 54 años Origen: Inglaterra

CRONOLOGIA

Marzo de 1995Patente

Andrew Wakefield patenta una forma de diagnosticar la enfermedad de Crohn a partir del virus del sarampión.

Febrero de 1996Socios

Wakefield comienza a trabajar con Richard Barr, abogado de una asociación antivacunas, para demandar a los laboratorios.

Julio de 1996Primer paciente

Wakefield recibe a un chico con autismo, cuya madre dice que es por la vacuna.

Junio de 1997Otra patente

Wakefield patenta una nueva vacuna contra el sarampión.

Febrero de 1998Publicación

La revista The Lancet publica el estudio de Wakefield que afirma que la triple viral causa un síndrome que combina autismo y Crohn.

Febrero de 1998Negocios

Wakefield se reúne con accionistas para crear una compañía que venda su vacuna y su kit para Crohn.

Febrero de 2004Denuncia

The Sunday Times denuncia irregularidades en el estudio.

Febrero de 2010Retractación

The Lancet se retracta por la publicación del estudio.

Mayo de 2010Prohibición

Wakefield es retirado del registro médico inglés, acusado de fraude y otros cargos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas