Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Bancarización forzada / Un fenómeno de los ultimos dos meses

Fuerte alza de los pagos con tarjetas por la falta de efectivo

Economía

El consumo con crédito pasó de crecer del 30% al 50% interanual; con débito, del 45 al 70 por ciento

Por   | LA NACION

Después de ver las caras largas de los sensibilizados clientes, probablemente ningún banquero ni autoridad elegiría fomentar la escasez de billetes. Sin embargo, en estas últimas semanas, el problema de la falta de efectivo al menos sirvió para que creciera fuerte el uso de tarjetas de crédito y de débito.

Según datos recopilados por La Nacion entre diversas compañías emisoras de plásticos, el consumo con tarjetas de crédito, que venía creciendo a noviembre de 2010 a un ritmo desestacionalizado del 30% interanual, saltó en diciembre al 40% y luego se fue hasta el 50% en los primeros días de este mes, mientras que el uso de débito trepó en igual período, primero de 45% a 55%, para llegar al 70 por ciento este mes.

"Sí, efectivamente hemos visto un incremento de las transacciones desde que empezaron a surgir los problemas de efectivo", confirmó Pablo Kemec, gerente general de Tarjeta Nevada, el plástico líder en la región de Cuyo. "Nosotros, además, tenemos un adelanto de efectivo, que es como un préstamo que nuestros clientes sacan por caja en las sucursales, y la gente lo ha demandado muchísimo. Retiraban efectivo de las sucursales de la tarjeta, en vez de los cajeros de los bancos, que estaban con problemas", explicó.

Así, aunque por un lado generó malestar y roces entre clientes y bancos, por el otro la falta de billetes terminó de consolidar una tendencia que las entidades bancarias y las propias emisoras de tarjetas venían fogoneando con la bandada de descuentos y promociones que fueron aplicando a lo largo del año y, en particular, durante las fechas en que tradicionalmente crece el consumo del público, como el Día de la Madre o las Fiestas.

"No se puede saber exactamente cuánto del crecimiento de las tarjetas es por mayor consumo y cuánto por la falta de efectivo. Lo que sí se ve es que el movimiento que hubo en diciembre y enero fue extraordinariamente alto, incluso para esos meses", confió el responsable de tarjetas de un banco de primera línea, que pidió no ser nombrado.

De acuerdo con las estimaciones del sector, el negocio de compras con débito, que domina Visa, con Visa Electrón, y en segundo lugar Mastercard, con Maestro, habría sumado en 12 meses unos $ 6000 millones, mientras que las operaciones con crédito, en las que Visa es líder, seguida por Tarjeta Naranja, Mastercard y American Express, contabilizaron otros $ 21.000 millones, aproximadamente.

Morosidad involuntaria

El cupón promedio (como se conoce en la jerga financiera al valor de la compra promedio de los individuos) habría ascendido en el año un 22%, indicador que, según explican en el sector, es representativo de la inflación observada a lo largo del período. No obstante, para establecer si el mayor uso de los plásticos se mantendrá firme más allá del problema excepcional de la falta de efectivo, que ya empezó lentamente a normalizarse, en las emisoras de tarjetas dicen que será necesario esperar.

El Banco Central (BCRA), a su vez, tiene previsto arrancar dentro de dos semanas con una campaña gráfica para alentar el uso de los medios de pago electrónicos. "Es parte de una iniciativa que nos propusimos desde hace ya tiempo para fomentar la bancarización, que venimos apoyando con diversas medidas,", anticipó un vocero del BCRA. "Hablamos con la AFIP y el Ministerio de Turismo y se va a tratar de avanzar con convenios con las distintas cámaras para poder incentivar el uso de tarjetas", detalló. Ya la asociación que reúne a los bancos de capital nacional, Adeba, lanzó la semana última su propia campaña.

Mientras tanto, en algunas como Nevada advierten que la escasez de efectivo no sólo trajo beneficios al negocio, sino que también tuvo algunos efectos negativos. Y es que, particularmente en algunas zonas del interior del país, hubo clientes que se demoraron en pagar sus saldos, ante la imposibilidad de hacerse de los billetes necesarios. "En algunos lados, como en Malargüe (Mendoza), también hubo atrasos en los pagos por la falta de efectivo. Allí hay dos bancos, entre ellos el Banco Nación, y en las localidades donde hay pocos bancos se dio que hubo algunas demoras", reconoció Kemec.

A septiembre de 2010, último dato disponible en el BCRA, había en el mercado argentino 21,6 millones de tarjetas de crédito emitidas, cerca de un millón y medio más que en diciembre de 2009, mientras que las de débito sumaban 19,4 millones, medio millón más que a fines de 2009. Las financiaciones con tarjeta de crédito, en tanto, ascendían al 7 de este mes a $ 27.761 millones, según el ente monetario..

TEMAS DE HOYCristina KirchnerEl caso de Lázaro BáezImpuesto a las GananciasElecciones 2015