Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cristina derivó al Congreso el debate por la imputabilidad

Aunque cree "lógico" bajar la edad, dijo que la discusión sobre el tema desvía el problema real

Martes 25 de enero de 2011
0

Con un discurso ambivalente, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner cuestionó ayer a quienes instalan la discusión pública por la baja de la edad de imputabilidad de los menores como una política contra la inseguridad, aunque sostuvo que a ella le suena "lógico" modificar el régimen penal actual, que pone el límite en los 16 años, a uno especial que comprende a chicos de entre 14 y 18, tal como establece el proyecto que tiene sanción del Senado y que debe ahora debatirse en Diputados antes de ser ley.

En un acto en Florencio Varela, vinculó el debate al "oportunismo electoral" y consideró: "Discutir si 14 o si 16 años es desviar verdaderamente el problema". Se ubicó sobre una delgada línea de equilibrio. "Esto lo va a resolver el Parlamento: será 14, será 16, de acuerdo con los votos, pero lo importante es que sepamos que esto de la edad no es una política de seguridad", planteó. A su lado estaba el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, uno de los más insistentes en apoyar la baja de la edad de imputabilidad.

"No perdamos el tiempo en discusiones que se van a adecuar bien, incluso con diferentes opiniones dentro de nuestro propio partido, que las hay, pero sinceramente, si hemos hecho una reducción de 21 a 18 años para adquirir la mayoría de edad, hacer una reducción de 16 a 14 parece lógico", apuntó, con lo cual, pareció abrir las puertas al debate en la Cámara de Diputados.

cerrar

Esa es la lectura que hizo Scioli del discurso de la Presidenta. El gobernador, según pudo saber La Nacion de allegados suyos, consideró que las palabras de Cristina Kirchner estaban en sintonía con su postura y que, lejos de que la jefa del Estado haya cerrado el debate, él consideró que lo estaba abriendo.

Esta visión sorprendió al propio oficialismo en Diputados, que había sacado un dictamen para crear un régimen penal juvenil, pero manteniendo en 16 el límite de edad a partir del cual los menores que delinquen son punibles. Fuentes del bloque del Frente para la Victoria confiaron a La Nacion que, por el momento, no había existido ninguna contraorden de la Presidenta para modificar la edad. Ayer, incluso, el gobernador de Tucumán, José Alperovich, instruyó a los diputados por su provincia a que voten en contra de bajar la edad.

En su discurso, la Presidenta apuntó: "La verdadera política de seguridad pasa por la seguridad objetiva de tener, por ejemplo, buenas instituciones policiales, buenos jueces y también por estas políticas indirectas, redistributivas".

La jefa del Estado insistió en señalar a los jueces: "Cuando la policía aprehende a un delincuente, [el juez] no lo debe largar a los 15 minutos por la otra puerta; crea una sensación de impunidad y de inseguridad en toda la sociedad".

En lo que pareció un párrafo directo a Scioli, Cristina Fernández de Kirchner pidió "seriedad" a quienes desde los "ámbitos institucionales" instalan "falsos debates".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas