Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La dramática espera de los argentinos varados en El Cairo

Acorralados, no pueden salir del hotel y aguardan un vuelo que los saque de Egipto

Jueves 03 de febrero de 2011

0

Elisabetta Piqué Enviada especial

EL CAIRO (De una enviada especial).- Un cumpleaños "muy especial" celebró ayer Silvina Santochi, una rosarina de 39 años varada junto a otros 23 compatriotas en el hotel Barceló Three Pyramids, muy cerca de las famosas pirámides de Giza, rodeadas por tanques militares y sin turistas, y a media hora de la plaza Tahrir, centro del caos egipcio.

"Anoche [por antenoche] festejamos el cumpleaños de Silvina observando desde las ventanas de nuestras habitaciones una marcha de gente a favor de Mubarak con palos y machetes, y escuchando gritos y tiros", cuenta, con el sentido del humor intacto pese a todo, el cordobés Oscar Gallone.

"Nos cuidamos entre todos, nos organizamos, porque están los médicos, los abogados, los psicólogos, etcétera, y ya nos bautizamos «La casa de Gran Hermano», porque somos los únicos que quedamos en este hotel, que ya parece un hotel fantasma, junto con un matrimonio indio", dice Silvina, la del cumpleaños, que emprendió este viaje sola, pero que ahora se siente en una gran familia. "En realidad éramos un grupo de 77 argentinos, pero la mayoría se fue esta mañana, vía Roma", agrega.

Alarmados pero no en pánico, según demostraron en una charla con La Nacion en el hall del hotel donde se hospedan, los argentinos esperan salir hoy de El Cairo con destino a Madrid, "si Dios quiere".

"Esperemos que no adelanten para mañana [por hoy] las manifestaciones que convocaron para el viernes y podamos llegar sanos y salvos al aeropuerto e irnos", indica Susana Alfano, de San Isidro, que viajó junto a su marido, Héctor.

El grupo, que voló hasta el país de las pirámides pensando pasar unas vacaciones tranquilas, llegó justo el 25 de enero pasado, el día que se iniciaron las protestas contra el régimen de Hosni Mubarak. En ese momento la situación no había degenerado aún, por lo que pudieron visitar esta capital y las pirámides; luego hicieron un crucero en el Nilo desde Luxor hasta Aswan. Pero las cosas comenzaron a ponerse feas.

"En Luxor pudimos ver los templos, pero al día siguiente, nada; y en Aswan tampoco pudimos hacer nada y nos quedamos sin ver Abu Simbel [el más grandioso de los sitios de los faraones, que se refleja sobre el lago Nasser], Edfu y los templos de Kom Ombo", contó Laura Arroyo, de Buenos Aires, que viajó con seis amigas.

"Llegamos acá el 31 a la tarde en un vuelo chárter y, desde entonces, tampoco hicimos nada y nos quedó en el tintero conocer el Museo Nacional Egipcio [que queda justo en plaza Tahrir, centro de la revuelta]", agregó.

Este grupo de argentinos advirtió que nunca se sintió inseguro porque tanto el hotel como los guías de su agencia de viaje les dieron mucha protección.

Sin embargo, algunos se quejaron de haberse sentido "abandonados" por el gobierno argentino. "La intervención de la embajada fue nula: nos ofrecieron diez pasajes a Atenas, lo cual no nos servía, nunca nos llamaron para ver cómo estábamos y cuando les preguntamos por alternativas de evacuación, nos dijeron que estaban esperando instrucciones desde el Ministerio de Relaciones Exteriores", denunció Susana Alfano.

"Otros países no trataron así a sus connacionales atrapados: había dos uruguayos en nuestro grupo y el consulado de Uruguay se ocupó de ubicarlos. Es una atención lógica que un ciudadano argentino tiene que tener en una situación de crisis", agregó. "Es notable la diferencia entre el egipcio, que nos da apoyo psicológico y trata de acunarnos, y la embajada argentina, que improvisa sobre la marcha", añadió su marido, Héctor, indignado.

Si bien también Silvina, la del cumpleaños, subrayó que "Chile mandó un avión para evacuar a sus ciudadanos", otros integrantes del grupo relativizaron las quejas e indicaron que se sintieron resguardados por la delegación diplomática argentina en El Cairo, que cuenta tan sólo con cinco funcionarios.

Alojados en un hotel cinco estrellas del barrio de Giza, que hasta ayer tuvo a dos tanques estacionados en su frente, los argentinos, que también subrayaron que nunca les faltó comida, se manifestaron sorprendidos por cómo los egipcios, ante la falta de policía, se autorganizaron para protegerse de saqueos.

"Como argentinos, que no haya policía y que la gente no te robe, nos llama la atención", dijo Oscar. Este cordobés, sin embargo, admitió cierto pavor al ver de noche gente armada. "Nadie sabe cuándo esto se sale de madre", añadió Oscar, que apuntó que para sentirse siempre bienvenido se puso más de una vez la camiseta de la selección argentina que trajo, a la que todo el mundo suele responder con un " I love Messi ".

Asistencia y consultas de la Cancillería

En un comunicado divulgado ayer, la cancillería argentina señaló que según sus registros hay 260 connacionales en Egipto y se esperaba que alrededor de 75 abandonaran el país entre ayer y hoy. "A algunos se les ha ofrecido asistencia para salir del país en plazas de vuelos charteados por países amigos, pero han optado por permanecer en territorio egipcio a la espera de sus vuelos originariamente programados [...]. La Cancillería [informa] que la Dirección de Argentinos en el Exterior de este ministerio responde consultas en los teléfonos (011) 4819-7887 / 7885 / 8171 /7896", agregó el comunicado.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas