Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mubarak, de símbolo de la estabilidad a ícono del autoritarismo

Christopher Torchia Agencia AP

Jueves 03 de febrero de 2011

EL CAIRO.- El presidente Hosni Mubarak llegó al poder en medio de una crisis hace tres décadas, como un tranquilizador símbolo de estabilidad para muchos egipcios y para los líderes occidentales que buscaban un aliado sólido en Medio Oriente. Hoy, la crisis vuelve a hacer temblar a Egipto, y casi todo el mundo considera que Mubarak es el origen del problema.

En el lapso de su presidencia, Mubarak, un ex piloto y general de la fuerza aérea con un temperamento combativo y obstinado, dio pasos tentativos hacia una reforma democrática, pero luego retrocedió hacia el autoritarismo que, unido a la pobreza y a un cultura de corrupción, contribuyó a lograr que los egipcios salieran a protestar a la calle.

La perspectiva de que Mubarak, de 82 años, estuviera preparando a su hijo, Gamal, para que lo sucediera en el poder, hizo sentir a muchos egipcios que estaban atrapados en el pasado, privados de cualquier oportunidad de cambio y renovación. Después, el levantamiento en Túnez les envió un mensaje electrizante: es posible deponer un viejo orden.

Mohammed Hosni Mubarak nació el 4 de mayo de 1928 en la aldea de Kafr el-Moseilha, en la provincia de Menoufia, en el delta del Nilo; su familia era de clase media baja. Después de ingresar en la fuerza aérea en 1950, Mubarak ascendió hasta convertirse en piloto de bombardero e instructor, y luego a posiciones de liderazgo. Conquistó fama nacional como comandante de la fuerza aérea durante la guerra de Medio Oriente de 1973.

El ascenso de Mubarak al poder se produjo una semana después del magnicidio de su predecesor, Anwar el-Sadat, asesinado por militantes islámicos.

Mubarak, ataviado con uniforme militar y sentado a la derecha de Sadat, escapó de la muerte tan sólo con una herida superficial en la mano, el 6 de octubre de 1981, cuando un grupo de extremistas islámicos abrió fuego sobre el palco presidencial durante un desfile en El Cairo y mató a Sadat y a otras siete personas.

En general, su imagen seria y cauta tranquilizó a muchos egipcios, incluyendo a algunos de los que hoy gritan para que abandone su cargo en las manifestaciones callejeras. Aun, anteayer, después de que los saqueos y los mortales choques entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad sacudieran el país, Mubarak procuró presentarse a sí mismo, y a las fuerzas militares bajo su comando, como el único obstáculo que separaba a Egipto de la absoluta anarquía.

Sin embargo, su credibilidad política sufrió un daño irreparable. Y esa vulnerabilidad, al menos retrospectivamente, se remonta a varias décadas. Mubarak carecía del carisma de sus dos legendarios predecesores -el pacificador Sadat y el gran nacionalista árabe Gamal Abdel Nasser- y todo el tiempo gobernó en la sombra de ambos. También luchó constantemente con problemas que han sido una plaga para gran parte del mundo árabe durante la historia moderna: estancamiento económico, asfixiante corrupción, el conflicto palestino-israelí y la lucha contra la militancia islámica en detrimento de las libertades individuales.

Desde el principio de su mandato, Mubarak reprimió duramente la insurgencia islámica, cuya fuerza se había subestimado, y de cuyas filas habían salido los asesinos de Sadat y algunos de los futuros líderes de Al-Qaeda.

En la década de 1990, volvió a luchar duramente contra otra insurgencia de militantes islámicos que atacaban tanto a los turistas extranjeros como a los residentes egipcios.

Distancia y resentimiento

A medida que transcurrían los años, Mubarak también se volvió más distante, coreografiando cuidadosamente sus apariciones públicas, y su autoritario estilo de gobierno pareció cada vez menos sincronizado con un mundo concentrado en la apertura económica y política.

El resentimiento contra su régimen creció especialmente durante los últimos años, cuando la renovada libertad de prensa reveló las brutales tácticas policiales, y un conjunto de reformas democráticas sólo fueron aprobadas para un puñado de egipcios.

Avanzó hacia la reforma democrática en 2005, al lanzar la primera elección presidencial con varios candidatos, pero retrocedió notablemente cuando sus oponentes empezaron a ganar espacios a tal punto de encarcelar tanto a su principal opositor secular, Ayman Nour, como a los líderes de la Hermandad Musulmana.

Las elecciones se celebraron en septiembre de ese año, y Mubarak derrotó a otros diez candidatos, en medio de cargos de fraude e intimidación. Sin embargo, en las siguientes elecciones legislativas, la Hermandad Musulmana -el principal grupo opositor del país- asombró al gobierno por los buenos resultados obtenidos en las urnas. Tal vez debido a eso, el régimen de Mubarak empezó a volver atrás en sus medidas: postergó las elecciones locales planificadas, encarceló a Nour y lanzó contra la Hermandad su campaña más dura de arrestos en toda una década.

Mubarak no hizo nada por evitar el debilitamiento de la influencia regional de Egipto, mientras los grupos militantes Hamas y Hezbollah, y su patrocinador, Irán, ganaban peso y seguidores. Sin embargo, todo el tiempo el presidente egipcio siguió siendo un sólido aliado de Estados Unidos, cumplió con el rol de negociador clave de la crisis palestina y fue respaldado por miles de millones de dólares de ayuda estadounidense debido a los vínculos de su país con Israel.

Traducción de Mirta Rosenberg

6 DE OCTUBRE DE 1981 Mubarak junto al presidente Anwar el Sadat en un trágico desfile militar . Varios soldados abrieron fuego, mataron a Sadat e hirieron a Mubarak

14 DE FEBRERO DE 1984 En la Casa Blanca. Con Reagan y el rey Hussein

1° DE JUNIO DE 1990 En Libia, con Khadafy. Ensayando el liderazgo regional

28 DE SEPTIEMBRE DE 1995Un acuerdo para Medio Oriente. Mediador entre Arafat y Rabin

1° DE SEPTIEMBRE DE 2010La última visita a la Casa Blanca, con Obama. Mubarak ha perdido el apoyo de Washington tras la revuelta popular

6 DE NOVIEMBRE DE 1995La paz, más lejos. Ante la viuda de Rabin

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.