Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Admite el Gobierno el malestar con Moyano

Hay preocupación por los pedidos de aumento

Jueves 03 de febrero de 2011
SEGUIR
LA NACION
0

En medio de la tensión entre la Casa Rosada y la CGT, el gobierno de Cristina Kirchner recibió ayer de boca del propio jefe de la central obrera, Hugo Moyano, el aviso de que la CGT San Lorenzo acató la conciliación obligatoria que dictó el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, para el conflicto salarial que mantuvo paralizado ocho días el puerto de Rosario.

El mismo Tomada admitió, además, que el malestar que expresó la Presidenta anteayer es con todos los dirigentes cegetistas "en general", incluido Moyano.

El día anterior, en Santa Fe, la Presidenta había reclamado "racionalidad" a los jefes sindicales, lo cual desató el temor a un pico de tensión entre la Casa Rosada y la CGT de Moyano.

En la Casa Rosada se negaron a blanquear públicamente que el reproche estaba destinado a Moyano. Y los popes moyanistas dijeron no sentirse aludidos. Pero Tomada dio varias pautas de que las palabras de la Presidenta también iban dirigidas al líder camionero.

"Lo más importante es el acatamiento, que me acaba de comunicar Moyano, a la conciliación obligatoria por el conflicto del puerto de Rosario y la reunión de mañana (por hoy) a las 10", dijo Tomada ayer.

"Como somos un gobierno que se hace cargo de los conflictos, tenemos derecho a exigir que se acate la conciliación obligatoria cuando ésta se aplica", subrayó, con énfasis, Tomada. "Lo que dijo la Presidenta fue una reflexión en general, a todos, todos", subrayó el ministro. Y ello, incluía, desde luego, al líder sindical.

El enojo oficial

El malhumor oficial hacia Moyano y otros sectores gremiales obedece a las pautas de aumentos salariales excesivas que se reclaman desde la CGT, de entre el 25 y el 30%, y a los métodos de protestas con bloqueos y piquetes a las empresas.

También la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) y la CGT Azul y Blanca plantean porcentajes de aumentos similares para las próximas paritarias salariales.

Pero Moyano es supuestamente el mayor aliado del Gobierno. Y éste teme que el líder camionero logre disparar la puja distributiva, un peligro con miras a las elecciones presidenciales de 2011. "No nos sirve un Moyano patotero para 2011; necesitamos un Moyano moderado", dijo ayer a La Nacion un allegado al entorno presidencial.

La exhortación presidencial se produjo cuando Cristina Kirchner anunció que la Nación, a través de Tomada, intervendría en el conflicto del puerto de Rosario. En este contexto, el ministro de Trabajo recibirá hoy, a las 10, a las dos partes en pugna en el conflicto del puerto de Rosario. Comenzará a correr, así, el plazo de 15 días para resolver el problema.

La CGT San Lorenzo mantuvo paralizado con piquetes y bloqueos el puerto de Rosario durante ocho días, en los que impidió la exportación agroindustrial. El reclamo sindical busca elevar a $ 5000 el salario mínimo de los trabajadores del sector.

Moyano respaldó desde un comienzo a la CGT San Lorenzo, con la cual está vinculado. Y el propio Moyano le anunció ayer a Tomada, por teléfono, que la CGT acataba la conciliación obligatoria. Si faltaba una prueba para vincular a Moyano con ese conflicto y con la exhortación presidencial, Tomada la aportó ayer, aunque aclaró que la Presidenta habló de "todos los conflictos".

Cuando La Nacion le preguntó a Tomada si habló con Moyano sobre la necesidad de morigerar los reclamos salariales del 30% y sobre los métodos de protesta coercitivos como piquetes y bloqueos, que incluso molestan a empresas afines al Gobierno, el titular de Trabajo aseguró, en forma enigmática: "Hablamos con todos y de todos los temas". No dijo más.

La tensión sindical tiene otro ingrediente: la investigación judicial sobre la mafia de los medicamentos que afecta a obras sociales sindicales, incluida la de camioneros, que conduce el líder de la CGT.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas