Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Gestión / La financiación durante 2011

Estrategias para disminuir el riesgo ante la inflación y las elecciones

Campo

A pesar de los buenos precios, se recomienda prudencia para financiar las distintas actividades y especial atención a los precios relativos; el crédito comercial es el gran protagonista

El financiamiento de los productores agrícolas, ganaderos y tamberos se encuentra más complicado aún durante 2011 por la alta tasa de inflación y la incertidumbre de las elecciones de octubre.

La mayoría es reacia a endeudarse en este contexto por lo que utilizarán capital propio y acuerdos comerciales para la compra de insumos.

Económicamente, este año encuentra sólido al sector agropecuario, con buenos precios internacionales de los granos y ganaderos en el mercado interno. Es un contexto que ayuda a incentivar la inversión, aunque con la cautela de la inflación, el conflicto del sector con el Gobierno que ya lleva mucho tiempo y la incertidumbre que provocan las dificultades de comercialización por la intervención oficial.

Tomando como referencia el año anterior la inversión fue de 21.547 millones de pesos en gastos directos en agricultura; 13.000 millones en lechería y 12.755 millones de pesos en ganadería, en gastos directos sin contar la reposición de hacienda.

Según los expertos, para la agricultura lo ideal es no tomar financiación por más del 20/30% del presupuesto de la nueva campaña. Asimismo, dentro de las opciones financieras, recomiendan los créditos en pesos y a tasa baja, prestando atención a los plazos de devolución.

El financiamiento comercial, donde los plazos son más cortos es una de las opciones válidas para la compra de insumos. Lo que sí sigue teniendo vigencia son los planes canje con granos, que se instrumentan a través de contratos forward cerrados. Otros especialistas aconsejan que por la buena relación de precios insumo-producto, es un buen momento para transformar granos en semillas, agroquímicos y fertilizantes.

"En este momento de buenos precios es probable que muchos productores decidan vender para no estar endeudados ante una eventual caída repentina de precios de los granos, tal como pasó en 2008. Debería existir un equilibrio entre el porcentaje de financiación propia y las fuentes externas. Lo ideal es no tomar financiación por más del 20/30% del presupuesto de la nueva campaña. Claramente las zonas más beneficiadas con altos rendimientos tienen mas posibilidad de tomar esta postura", dijo a LA NACION Guillermo Villagra, de la consultora Openagro.

Agregó el especialista que "los créditos en pesos y a tasa baja serán el atractivo más importante, aunque habrá que ver los plazos de devolución. Quizá la ganadería sea la más beneficiada con estas herramientas para fomentar el aumento del stock de cabezas a través de la retención de vientres, mejoramiento de pasturas, mejoramiento genético, etcétera. En agricultura, la inflación hará que las tasas de interés de los productos financieros aumenten a fin de cubrir esta distorsión".

Respecto de la estrategia de los agricultores, el especialista señaló que habitualmente se financian con canje de granos, con contratos forward. "Habrá que ver cuáles serán las tasas de financiación de los proveedores de insumos para la próxima campaña y evaluar si conviene vender grano nuevo o endeudarse y especular con el precio de los granos", señaló.

En cuanto a la ganadería, Villagra recordó que "hoy la relación insumo-producto es mejor y ayuda a invertir". Respecto de la relación del alimento para el feed-lot también cierra, aunque quizá sea el negocio más ajustado.

En el rubro camionetas explicó que la demanda es superior a la oferta y los plazos de entrega van hasta los 4 meses. "Las marcas líderes han lanzado planes de financiación apuntando al productor, incluso con cheques a 12 y 18 meses, créditos prendarios y otras opciones", graficó.

Acerca de la maquinaria agrícola, tanto las empresas fabricantes como los bancos tienen planes de financiación a corto plazo pero tasas accesibles.

Por su parte, Leandro Musri de Emprendimientos y Servicios Agrícolas SA, ante la consulta de LA NACION dijo que desde la consultora siempre recomiendan la utilización de los contratos forward que hoy se encuentra en un rango del 4 al 5% en dólares.

Opinó que en estos últimos años es cada vez mas habitual guardar cereal y pedir fondeo corto mientras esperan condiciones apropiadas de ventas.

Señaló que en agricultura "ya hay bastante ejercicio en la financiación bancaria, hoy con 2 mil millones de dólares cubren el 30% de la sementeras". En ganadería, "como nunca hemos visto la utilización de la hipoteca como método de recomposición ganadera. Las tasas han estado entre 16 y 18% % para 3 a 5 años? un costo ridículo".

Herramientas

En cuanto a las herramientas financieras opinó el consultor que hoy los bancos están realmente necesitados de colocar fondos en un sector que tienen asegurada la compra de su producción por lo que simplifican con tarjetas de créditos en vez de instrumentar créditos o "sola firma" o en vez de cesiones de forward.

No obstante, para Musri el financiamiento bancario no pasa globalmente el 30% de la sementera. "Lamentablemente no ha podido integrar seriamente al pequeño productor", acotó.

Respecto del financiamiento comercial, considera el consultor que representa otro 30 por ciento .

Para el economista de la Sociedad Rural Argentina Ernesto Ambrosetti, la búsqueda de financiamiento dependerá de varios factores. Uno es el capital de trabajo que le queda disponible al productor después de vender la actual campaña, en función de los rindes del precio de los granos cuando tenga la producción en la mano.

En tanto, Federico Landgraf, del departamento de Economía de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro) advierte que "hay en el productor mucho temor a endeudarse; si puede lo va a evitar; no tiene muchas motivaciones por los problemas que hay hoy con la comercialización del trigo".

Por su parte Manuel Alvarado Ledesma, economista, especializado en agronegocios, recomendó que antes de tomar un crédito el productor debe considerar, fundamentalmente, dos puntos ligados a la situación en que se encuentra el campo.

*Puesto que hoy los precios internacionales son altos, una mirada racional hacia el futuro presenta un cuadro donde la mayor probablidad es a la estabilidad o a la baja de valores, al menos en el corto plazo.

*Dado que el dólar en el país está, prácticamente, clavado en un valor próximo a $4 y en vista de la inflación existente, que es de aproximadamente un 25% o quizás un poco más, cualquier crédito destinado a la producción de commodities agropecuarios pasa a ser sumamente gravoso, aún con tasas preferenciales. Es que los precios de estos productos tienen una relación directa con el dólar.

"Por ello, una inversión en esta actividad debe ser extraordinariamente productiva para poder afrontar el interés del préstamo", concluyó Alvarado Ledesma.

AGRICULTURA
21.547 MIllones de pesos

Se recomienda a los agricultores que financien los gastos directos de la próxima campaña en no más del 30%. Dentro de las opciones recomiendan los créditos en pesos a bajas tasas.

LECHERIA
13.000 MIllones de pesos

Los gastos directos de la actividad son un reflejo de la gran inversión efectuada en los tambos. Por hectárea supera al resto de las actividades y tiene una lógica de financiación distinta.

GANADERIA
12.755 MIllones de pesos

La actividad ganadera cuenta con una oferta de créditos en pesos y a baja tasa para retener vientres, el mejoramiento genético y la implantación de pasturas.

Escenario

  • Mercados este año encuentra sólido al sector agropecuario, con buenos precios internacionales para los granos y excelentes para los ganaderos; es un contexto que ayuda a incentivar la inversión.
  • Economía la inflación, que algunos consultoras la ubican para este año en un 25 por ciento es una señal que aconseja cautela al productor a la hora de buscar financiamiento.
  • Política las elecciones presidenciales de octubre y las dificultades en la comercialización de los productos agropecuarios provocadas por las intervenciones del Gobierno provocan un clima de incertidumbre a los productores al momento de encarar una nueva campaña.
Roberto SeifertLA NACION
TEMAS DE HOYCristina KirchnerFondos públicosElecciones 2015LA NACION DataTorneo Primera División