Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La esperanza de Colón siempre vive en Fuertes

Con dos goles de su símbolo, el equipo santafecino arrancó con una victoria sobre Quilmes por 2 a 0.

Domingo 13 de febrero de 2011
SEGUIR
PARA LA NACION
  |  
ColónColón

-

P
QuilmesQuilmes

-

P
0

Por José Bordón Para LA NACION

SANTA FE.– A los 38 años, Esteban Fuertes demostró todavía que sigue siendo la carta fuerte de Colón. Pasan los años y los jugadores, pero la mística del Sabalero en cuanto a resolver las cosas en el arco de enfrente no cambia. No al menos mientras esté el Bichi, listo y dispuesto a marcar diferencias. Anoche lo sufrió Quilmes y con dos goles del gran referente el partido quedó sentenciado.

cerrar

El comienzo mostró un típico choque entre dos equipos que vuelven de la pretemporada. Pasaron un tiempo prudencial estudiándose y a ambos les costó acomodarse convenientemente. Dentro de ese panorama, Quilmes impresionó mejor gracias a la labor de Santiago Raymonda, quien tomó el timón del partido; Colón le opuso un esquema algo desprolijo, abusando del pelotazo y del cruce, lo que facilitó el trabajo del visitante. Después de la media hora, se asentó algo mejor Damián Díaz y a partir de entonces, Colón ganó en la recuperación, más aún a medida que Raymonda perdía rendimiento. Un par de buenas intervenciones de los arqueros (Galíndez, ante un tiro de media distancia de Moreno y Fabianesi y Pozo, resolutivo ante un envío de Cerro) en las pocas llegadas dejaron el marcador en cero.

La segunda etapa tuvo un protagonista saliente y repetido en la historia sabalera: Esteban Fuertes. El Bichi, saliéndose de todos los libretos, le cambió el rumbo al partido. Dos zapatazos, a los 6 y a los 25 minutos, en dos pelotas paradas (la primera a la salida de un tiro libre y la segunda, ejecutando una falta en la que Galíndez quedó estático), terminaron con todo. Colón tuvo el arranque esperado, Quilmes deberá corregir muchas cosas y Fuertes repitió su eterno ritual.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas