Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Sociedad / Nuevas revelaciones sobre cómo se moldea el carácter

Los hijos, según su lugar en la familia

Información general

A pesar de que los psicólogos desaconsejan las generalizaciones, diversos estudios han demostrado que hay características similares entre las personas según el orden de nacimiento, el sexo y sus funciones tanto filial como fraterna

Los primogénitos

La ciencia dice que ellos tienen un coeficiente intelectual más alto que sus hermanos menores. Hace algunos años, la revista Science publicó un estudio de los investigadores noruegos Petter Kristensen y Tor Bjerkedal, de la Universidad de Oslo, que estableció que entre el primogénito y el segundo, en promedio, hay una diferencia superior de 2,3 puntos.

Sin embargo, y en favor del resto de los hermanos, ese mayor nivel de inteligencia, según explican los científicos, se debe a la función filial y fraterna (y no al orden biológico) que éstos desempeñan dentro de sus familias.

Con un coeficiente intelectual superior al de sus hermanos se pretende que sean el modelo de responsabilidad dentro de la familia.

"Existen evidencias de que la relación entre el orden de nacimiento y el coeficiente intelecutal depende del rango social dentro de la familia y no del orden de nacimiento en sí", dice el artículo.

Entre algunas de las razones que mencionan otros especialistas consultados por La Nacion, los hermanos mayores "son los que deben preservar las tradiciones, representan el modelo de responsabilidad", dice el doctor Luis Kancyper, autor del libro El complejo fraterno y miembro de la Asociación Psicológica Argentina (APA).

"En general, llevan toda la carga que la pareja parental deposita en un primer hijo. Toda la atención, estimulación y recursos suelen estar depositados en ellos", explica la psicóloga Miriam Mazover, directora de Centro Dos.

Al mismo tiempo, el estudio científico, que utilizó registros de más de 240.000 varones noruegos, observó que los mayores tienen la posibilidad de ejercer de tutores de sus hermanos más chicos, "lo cual potencia su capacidad intelectual", dijo Krinstensen.

El debate sobre el orden de nacimiento y la inteligencia, en realidad, lleva siglos de discusión, pero algunos primogénitos famosos podrían confirmar la teoría, como Albert Einstein, Isaac Newton y Sigmund Freud.

Los del medio

Ni primeros ni últimos, y por ese lugar intermedio que ocupan dentro de la familia cargan con el "síndrome del hijo sándwich".

Sin haber crecido con la presión y exigencias depositadas en el hijo mayor, un estudio de la especialista Stacy De Broff -directora de la consultora Mom Central y autora de El libro de la mamá: 4287 tips de mamás a mamás- explica en un artículo que "la llegada de un tercer hijo impacta sin duda la estructura familiar y crea la posición del hijo intermedio".

Según la especialista, los padres suelen ser menos exigentes y demandantes con los hijos del medio "y, por eso, muchos de ellos desarrollan actitudes más relajadas frente a la vida en comparación con sus hermanos mayores", dice De Broff.

Desarrollan una actitud más relajada frente a la vida, pero para conseguir la atención de sus padres siempre buscan sobresalir.

Al mismo tiempo, dejan de recibir esa protección y cuidado de la que gozaban antes de que naciera el tercer hijo, que lo desplaza del puesto de benjamín de la casa.

Por eso, el hijo "sándwich"suele esforzarse más para ser reconocido "y debe pelear duro para conseguir la atención de sus padres. Generalmente, busca con desesperación una manera de sobresalir", apunta De Broff.

Como en una encrucijada, el intermedio muchas veces no encuentra su lugar y "busca refugio a su alrededor, fuera de la familia -agrega Luis Kancyper-. Es un buscador por naturaleza y un individuo propicio a la creatividad".

Miriam Mazover coincide en que el hijo intermedio llega al mundo con "menos carga y sin todos los temores y ansiedades que se depositan en el primer hijo, lo que podría ser una luz para el niño -admite la experta-. Pero si los padres no reparan en él como un hijo único, ya que todos deberían poder ser hijos únicos más allá de su orden filial, corren el riesgo de crecer a la sombra del mayor, con las consecuencias de sentirse ignorado por sus padres y en rivalidad con sus hermanos", agrega Mazover.

Los menores

El benjamín de la casa. El más mimado por sus progenitores y los alumnos perfectos de sus hermanos mayores. "Los más pequeños de la casa reciben ese sentimentalismo especial por ser los últimos y suelen ser mucho más mimados por sus progenitores, razón por la cual también suelen ser más cariñosos que el resto de los hijos", dice la especialista Stacy De Broff.

Los más mimados de la familia suelen ser individuos cariñosos, pero el mote de eternos bebes puede crearles conflictos.

Desde otro punto de vista, Luis Kancyper menciona que la llegada de un nuevo hijo es una noticia que reciben de forma muy diferente cada uno de los integrantes de la familia. Para los padres, llega un nuevo bebe a la casa; "para el primogénito e hijo único hasta ese momento, en cambio, aparece un intruso que viene a perturbar su reino". Según el especialista "no se puede reducir todo a la relación entre padres e hijos, porque el complejo fraterno también interviene", dice, y a continuación relata una experiencia clínica de su consultorio. "Recuerdo el reclamo de un analizante que ocupaba el lugar «hilvanado» del hermano menor en la constelación familiar: Mi madre decía: 'Al primero se lo borda, al segundo se lo cose y al tercero se lo hilvana'. En la observación de niños en la vida cotidiana se comprueba que el anuncio del nacimiento de un hermano provoca una súbita y revulsiva herida narcisista, acompañada de encarnizadas protestas y rivalidades", explica el experto, que suma otra anécdota para reforzar el concepto. "Una niña de cinco años le advertía a su hermanita de dos, inmediatamente después de que la madre les había anunciado la llegada de una nueva hermanita: «Yo voy a ser siempre la más grande, pero vos ya no vas a ser la más chiquita»."

La psicoanalista Alejandra Marroquín acota: "Los más chicos pueden estar liberados de las presiones del primogénito, pero ser el eterno bebe de la casa puede resultar un lugar conflictivo y no siempre resulta fácil salir y ser tenido en cuenta como un adulto".

Los únicos

Según los expertos, el mito del monarca irascible quedó desterrado. Ni tan déspotas ni tan caprichosos como el prejuicio popular los ha catalogado.

En una sociedad con índices de natalidad que decrecen, el modelo familiar del hijo único está cada vez más globalizado.Al igual que los primogénitos o los hijos "sándwich", los únicos también son objeto de estudio. Una de las investigaciones más recientes, realizada en la Universidad Estatal del estado norteamericano de Ohio y de la que participaron 13.466 adolescentes, echó por tierra la creencia de que los hijos únicos son individuos inhibidos y a los que les cuesta sociabilizarse.

Para evaluar los niveles de aceptación y popularidad de un niño entre sus pares, los autores del estudio pidieron a los adolescentes que mencionaran hasta cinco amigos de cada sexo, y luego se contabilizó el número de "votos" obtenidos en general por cada participante.

Ni déspotas ni tan caprichosos. Tampoco tienen problemas de sociabilización con sus pares, según un reciente estudio.

Los resultados demostraron que los votos de los estudiantes más nominados no se veían influidos por la presencia de hermanos, independientemente del sexo o del estatus de los hermanos (hermanos de sangre, hermanastros, medio hermanos o adoptados). "En todas las combinaciones que evaluamos, los hermanos no tuvieron impacto sobre qué tan popular era un estudiante entre sus pares", señaló Donna Bobbit-Zeher, una de las coordinadoras del estudio junto con Downey Douglas.

Sucede que, entre el preescolar y la adolescencia, según la investigación, los niños tienen más oportunidades para interactuar con otros y desarrollar habilidades sociales en la escuela y fuera de ella, como en clubes y centros deportivos.

"Estas interacciones compensan cualquier diferencia que pudo existir en sus primeros años", dijo Bobbit-Zeher en una entrevista en noviembre pasado con La Nacion.

Los favoritos

De chico, ser el favorito de mamá puede tener ciertos beneficios: mayores licencias, mimos o atención. Y la rivalidad entre hermanos suele ser una de las consecuencias negativas de ese favoritismo.

Pero cuando esos niños se convierten en adultos, el interrogante acerca de si son los favoritos de su madre tiene repercusiones que pueden llevarlos a visitar al psicólogo, según un estudio de la Cornell University, en Ithaca, Nueva York.

La investigación, que analizó 275 relaciones entre madres e hijos adultos en Boston, Estados Unidos, exploró la asociación entre el favoritismo de los padres y las señales de depresión.

Cuando son adultos, a menudo luchan con sentimientos de culpa y se sienten obligados a tener que cuidar a sus padres en el futuro.

"Cuando los padres hacen diferencia entre sus hijos se observan importantes efectos en el bienestar psicológico, incluso si ya son adultos", dijo Karl Pillemer, profesor de desarrollo humano de Cornell University.

Entre los resultados del estudio, los investigadores destacaron que más de dos tercios de las madres entrevistadas mostraron favoritismo hacia uno de sus hijos adultos cuando se les preguntaron si tenían una relación emocional más fuerte con alguno de ellos en particular. Y un abrumador 90 por ciento de los hijos adultos opinó que sus madres tenían una preferencia a la hora de elegir con quién vivir, o que cuidara de ellas, en la ancianidad. Pillemer y la coautora del estudio, Jill Suitor, de la Purdue University, hallaron que, a menudo, "los favoritos luchan con sentimientos de culpa y se sienten obligados a cuidar a sus padres en el futuro".

En opinión de la psicoanalista de niños y adolescentes Alejandra Marroquín, "en los adultos siempre hay una marca de origen y si un niño fue el favorito de sus padres, cuando salga a la exogamia con otros se dará cuenta de que no podrá ser el predilecto de todos y, en el mejor de los casos, eso se convertirá en una oportunidad de crecimiento".

Las mujeres

Un reciente estudio lo confirmó. La relación entre madre e hija suele ser conflictiva. Según una encuesta realizada por la web británica Netmums, especializada en relaciones familiares, las madres son más exigentes con sus hijas que con sus hijos.

Lo de "nene de mamá" o "bebote consentido" no parecería ser un mito después de todo. Según la encuesta, que entrevistó a 2672 madres, el 55 por ciento aseguró que construyó un vínculo más fuerte y saludable con sus hijos. Incluso, el 21% admitió que trata con más severidad a sus hijas.

"En líneas generales, es así. El trato suele ser más indulgente con el varón. Las madres con ellos son más permisivas, más condescendientes y más aún si el niño es el menor de los hermanos", opina la psicóloga Iris Pugliese.

Más exigentes con sus hijas y más indulgentes con los hijos. La relación entre mujeres, según un estudio británico, es conflictiva.

De hecho, más de una de cada cinco de las madres encuestadas (22%) admitió estar de acuerdo con la afirmación que señala que "las madres dejan que sus hijos varones se salgan con la suya más veces", mientras que hacen la vista gorda ante una misma conducta por la cual retarían a sus hijas.

Divertidos, pícaros, juguetones y cariñosos. Esas son las características más mencionadas por las madres que participaron del estudio sobre sus hijos.

"Malhumoradas, difíciles de complacer, serias y argumentativas" son algunos de los epítetos que recibieron ellas.

La especialista en niños y adolescentes Eva Rotenberg, directora de Escuela para padres, explica: "El hijo varón se identifica con el mismo sexo y elige a la madre como modelo de objeto sexual y, entonces, querrá seducirla. Por su parte, la madre disfruta de que 'su nene' la haga sentir tan importante. La reina de la casa. Pero todos son procesos normales, lo que no implica de ninguna manera que la madre desarrolle vínculos más fuertes con sus hijos según el sexo"..

Soledad Vallejos LA NACION
TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsElecciones 2015La tragedia del avión de Air ArgélieDeclaraciones juradas