Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Clown

Hazañas

Espectáculos

Muchas narices rojas, en una propuesta lúdica y divertida en Recoleta

Dirección: Marcelo Katz y Marcos Arano / Intérpretes: Alejandro Talarico, Carlos Castro, Cecile Caillon, Claudia Frantz, Elas Agras, Javier Nichela, Juliana Ramírez, Lidia Epsztejn, Marcos Retamero, Manuel Gutiérrez, María Milagros Fabrizio, Mariano Russo, Marta Esandi, Natalia Imbrosciano, Pablo Marin, Sofía Boretskaia. Músicos: Lautaro Sandoval, Gabriela Goldenberg, Guido Turdera, Ezequiel Ada, Marta Esandi / Música: Pablo De Nicoti / Asistente de dirección: Lucas Silvani / Sala: Centro Cultural Recoleta (Junín 1930) / Funciones: Viernes, a las 19.30; Sábados y domingos, a las 19 / Duración: 75 minutos
Nuestra opinión: Buena

¿Qué es una hazaña, sino una acción al menos heroica y de gran esfuerzo? Marcelo Katz, esta vez junto con Marcos Arano, elige este nombre y lo desgarra, juega con él, lo desfigura. Porque en lugar de buscar la perfección en las proezas y en los desafíos, la gracia de esta obra está en el humor y en la intervención del público frente a este grupo de clowns que nos muestra diferentes destrezas de la manera que mejor puede.

La obra se desarrolla en el Patio del Aljibe dentro del Centro Cultural Recoleta, al aire libre, con músicos en vivo y telas de todos colores, que hacen sentir a la platea dentro de un juego que asegura diversión. Una puesta que tiene que ver con los números que se van sucediendo unos a otros y que aparece solamente como telón de fondo.

Empieza puntual, pero dos horas antes los actores están con sus vestuarios recorriendo los pasillos del Recoleta y la plaza Francia invitando a los que quieran sumarse en el tren clownesco. Por eso, si bien la pieza dura un poco más de una hora, la aparición de Hazañas está presente durante mucho más tiempo.

Marcelo Katz, docente, director y genio en el arte del clown, nos trae un espectáculo repleto de humor, de sorpresas, de ingenio y de una gran ductilidad para jugar con lo imprevisto, materia fundamental del género. Los espectadores, en general bien predispuestos para lo que se les proponga, terminan de completar la obra con sus intervenciones, a veces más sobresalientes que otras pero necesarias hasta el hartazgo porque en muchas ocasiones son ellos los encargados de rematar un número. Siempre con el debido respeto que Marcelo Katz infunde en sus espectáculos a la platea y con unos actores debidamente preparados para lo que surja.

Un problema que aparece es que, si bien la obra comienza de día, durante su transcurso, anochece y el frío (o al menos el viento) se presenta, lo cual produce cierto malestar en el público. Claramente, es una propuesta para ver antes de que se vaya el calor..

Jazmín Carbonell
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015El caso de Lázaro BáezDamián Stefanini