Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Los alumnos del secundario estudian cada vez menos

Información general

Las cifras que muestra la encuesta que sigue no hacen más que explicar los preocupantes puntajes del rendimiento escolar.

Según una investigación privada, más del 38 por ciento de los alumnos secundarios estatales y privados admite que dedica menos de una hora por día, o nada, para hacer los deberes.

El estudio fue realizado por María Etchart, de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), sobre 3406 alumnos del último año del primario y el secundario de colegios públicos y privados de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

Aunque menores, los guarismos de la enseñanza primaria (o EGB) también revelan que a los chicos les cuesta sentarse a estudiar regularmente y por un tiempo determinado. En los establecimientos públicos, el 27,8 % reconoce que estudia menos de una hora o nada, mientras que en los privados el porcentaje baja al 17,5.

Estas cifras se vuelven aún más preocupantes si se les suma la franja de los que estudian menos de dos horas: 34,2 % en los estatales y 32, 9 en los privados. Sólo el 21 % de los estudiantes secundarios estatales y el 28 % de los que asisten a colegios privados dedican entre 2 y 4 horas diarias al estudio.

No son pocos los que opinan que aquí reside una de las causas del pobre nivel de conocimiento de los estudiantes argentinos. Según un relevamiento efectuado por La Nación en colegios públicos y privados, entre alumnos y padres y también con especialistas, en el corazón del problema están los deberes para la casa .

El estudio de FIEL dice que en la provincia de Buenos Aires, el 58,7 % de los alumnos lleva tareas al hogar, proporción que crece al 75,2 % entre los privados que, según prueba esta encuesta, le dedican más tiempo a la tarea en casa, muchas veces acompañados por algún familiar o allegado.

Pero el estudio de FIEL señala que no todo pasa por el esfuerzo de los chicos: a veces, son los docentes los que no les dan deberes. En las escuelas secundarias estatales, por ejemplo, el 19% de los estudiantes no lleva tarea al hogar, contra el 10, 2% de los estudiantes de establecimientos privados.

En muchos casos, el exceso de tareas hogareñas contrasta con la falta de deberes, señal, en ambos casos, de que no es bien aprovechado el tiempo en la escuela.

Y así como hay una brecha entre los deberes que dan los colegios estatales y los privados, también hay diferencias entre los que defienden la tarea para el hogar y los que la ven como una fuente de stress infantil.

Estudio y stress

Fermín Favre, que concurre al primer grado del colegio privado La Salle, de la localidad bonaerense de Pigüé, dedica por lo menos dos horas diarias a los deberes. "A veces se cansa mucho por la cantidad de trabajo. Y como es muy responsable y quiere que todo le salga bien, se preocupa mucho. Por eso trato de acompañarlo yo, o su abuela Nilda", contó Griselda Cledou de Favre, su mamá.

"Mi colegio es de doble turno y bilingüe, así que me dan un montón de deberes en inglés y en castellano, todo para hacer de un día para otro", se quejó Lucila Rossi, de 11 años, a la salida del Colegio Labardén, de San Isidro. "No me queda tiempo para nada: llego del cole a las cinco de la tarde, hago deberes hasta las ocho, como rápido, miro un poco la tele y me tengo que ir a la cama. Me encantaría tener menos deberes", aseguró.

Su rutina es muy parecida a la de la mayoría de los chicos de su edad que concurren a colegios de doble turno y que a la doble escolaridad deben sumar las horas adicionales que destinan para completar las tareas.

En cambio, María García, de Barracas, comentó que sus hijos "van y vuelven contentos" del colegio. Josefina, de nueve años, y Julián, de ocho, concurren al Instituto Parroquial Santa Lucía. "Les dan lo justo y necesario. Ni para agobiarlos ni para hacer caer toda la responsabilidad en los padres", aseguró.

Dos ofertas en una

Un ejemplo particular de la realidad que viven los chicos que tienen doble escolaridad y los que concurren sólo a un turno se presenta diariamente en la Escuela Argentina Modelo, donde se ofrecen a los chicos las dos ofertas escolares. Los padres eligen si su hijo cursará uno o dos turnos por día y de esa decisión dependerá si llevará tareas al hogar.

"Los que cursan doble escolaridad no llevan deberes a sus casas, porque en el turno tarde destinan dos horas a la resolución de ejercicios o a la fijación de contenidos. En cambio, los que concurren sólo a la mañana llevan tarea a su hogar", explicó María Elvira Montes de Oca, maestra de primer grado.

Desde hace una década se percibe en esa institución una mayor demanda por el doble turno. Por eso, la Escuela Argentina Modelo ofrece esa modalidad a través de dos divisiones por curso, cuando el turno simple tiene sólo uno.

"El turno simple demanda más atención de los padres, especialmente en los grados inferiores", explicó Montes de Oca. Agregó que, en cambio, "cuando llegan a su casa, los alumnos de doble escolaridad no tienen nada que hacer, más que jugar o hacer otras actividades".

Claro que ésa no es la realidad de la mayoría de los colegios de doble turno, cuyos alumnos llevan tarea a su hogar, a la que no sólo le dedican tiempo -habitualmente hasta las primeras horas de la noche- sino también logran concentrar la atención de toda la familia.

Para Stella Maris Vázquez, investigadora del Conicet y directora de la carrera de Educación de la Universidad de La Plata, "el stress escolar no es tanto un problema del colegio, sino de las clases altas, que llenan las agendas de los chicos con actividades".

El educador Julio Labaké, autor de un original método para enseñar a pensar a los chicos, señaló:"Los deberes en casa son necesarios para la maduración del individuo. En clase, el chico trabaja en grupo y aprende saberes con el maestro como mediador. Pero es bueno que lo social no reemplace lo individual: la casa es el lugar para repensar lo aprendido en forma individual y junto con los padres". .

Investigación: Gabriela Litre
TEMAS DE HOYArgentina en defaultConflicto en Medio OrienteInseguridadElecciones 2015El tiempo