Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Seguridad vial / Una medida que ya rige en varias provincias

La VTV será obligatoria en la Capital

Información general

La verificación técnica vehicular será desde este año obligatoria para los porteños, después de años de demoras en la aplicación de la ley que así lo dispone para la Capital.

El gobierno de Mauricio Macri finalmente enviará esta semana a la Legislatura los pliegos para la licitación de la VTV, que implicará el control de más de un millón de vehículos y de unas 100.000 motos radicadas en la ciudad.

Esta demorada medida, que ya se aplica desde hace años en varias provincias, como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Tucumán, Río Negro y Neuquén, despierta controversias en el arco opositor. Hay una razón: la VTV (ley 2265) fue aprobada por la Legislatura el 21 de diciembre de 2006, pero aún no ha sido reglamentada.

"Es sabido que una forma de veto del Ejecutivo para que no funcione una ley aprobada es no realizar su reglamentación. Hace tres años que debería estar en funciones", dijo el legislador Daniel Amoroso, del bloque de Francisco de Narváez y quien en noviembre de 2010 presentó un pedido de informes para conocer las causas de la no reglamentación.

Las autoridades porteñas prevén que una vez que la Legislatura apruebe la licitación, ya que las concesiones serán por 10 años y por lo tanto deben tener el visto bueno legislativo, la VTV se pondrá en marcha.

Según se dispuso, regirá sobre vehículos particulares con más de tres años de antigüedad (o más de 60.000 kilómetros), y con un año en el caso de las motos.

Cuánto costará

El control será similar al que se realiza en varias jurisdicciones del país: tendría un costo de $ 110 para autos o camionetas y de $ 35 para las motos. Y el chequeo mecánico implicará la verificación del sistema de suspensión; dirección y tren delantero; chasis; neumáticos; luces; estado general del vehículo; frenos; emisión de gases; nivel de ruido, y del sistema de seguridad y emergencia.

Según dice el texto de ley, si un vehículo no aprobara la verificación técnica por cualquier motivo tendrá un plazo de 60 días para realizarla nuevamente en forma gratuita. Si se lo detuviera en la calle y se detectara que no cumple con este requisito e implica un peligro para la circulación, el vehículo será retenido por la autoridad.

En una recorrida que La Nacion realizó por la ciudad, advirtió que hay numerosos vehículos que no podrían superar una VTV. En ese rango se inscriben autos sin paragolpes, espejos retrovisores, apoyacabezas ni cinturones de seguridad, entre otras faltas. Este tipo de autos es más frecuente encontrarlos en los barrios del sur de la ciudad y no tanto en el centro porteño.

Entretanto, es muy común advertir cada noche los camiones que transportan cartones y material reciclable de manera irregular, que están fuera de la ley y son un verdadero riesgo en cuanto a posibles accidentes de tránsito. Sin embargo, gozan de total impunidad.

Es curioso, también, que en la actualidad la ciudad haga controles al transporte público (taxis, remises y transportes escolares) a través de la Sociedad Argentina de Control Técnico de Automotores (Sacta), pero pese a eso sean muchos los vehículos que circulan con evidente deterioro. Algo similar a lo que ocurre con los ómnibus urbanos, que son una fuente contaminante por la emanación de gases tóxicos y por distintas razones (léase falta de controles de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte y del gobierno porteño) y siguen circulando pese a que contribuyen día a día a la polución ambiental.

Fuerte interés empresario

La implementación de la VTV ya despertó el interés de varias empresas, ya que si se considera el parque automotor de la ciudad la propuesta es tentadora. Incluso fuentes indicaron que el retraso en la reglamentación se debe a que no se llegaba a un acuerdo entre las partes interesadas en ganar ese contrato con la ciudad.

El llamado a licitación para la concesión del servicio, que como se dijo será por 10 años, tendrá un requerimiento mínimo de instalación y adecuación de los sitios donde se harán los controles y dispondrá de un horario de atención al público que deberá ser de lunes a viernes, de 8 a 18, y los sábados, entre las 8 y las 13. El gobierno pretende que haya dos centros grandes con seis líneas de verificación; tres medianos con cuatros líneas de chequeo, y seis chicos con dos líneas.

"Es un avance importante para una mayor seguridad vial. Es importante que los vehículos tengan la VTV. Desde que estamos trabajando en esto le hemos puesto la mayor velocidad posible a la reglamentación y ahora ya está la licitación en la Legislatura."

"Tenemos uno de los índices más altos de siniestralidad vehicular en el mundo y dentro de los motivos que ocasionan estos incidentes está el mal estado técnico de algunos vehículos que transitan por nuestras calles sin los elementales parámetros de seguridad. Es imperioso, a fin de cumplir con los objetivos propuestos al momento de discutir y sancionar esta ley, regularizar las unidades a fin de contribuir en el descenso de los incidentes viales", dijo Amoroso, quien era autor de la Comisión de Tránsito y Transporte de la Legislatura cuando se impulsó esta norma..

TEMAS DE HOYAmado Boudou procesadoLa reforma del Código CivilArgentina en desacatoCrisis en Venezuela