Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Una prestigiosa economista dice que "no hay evidencia" de que la Argentina haya aprendido

Economía

Para Carmen Reinhart, aquí no se atienden las lecciones que debió haber dejado la crisis de 2001

WASHINGTON (De un enviado especial).- Carmen Reinhart, reconocida por sus pares como una de las economistas más influyentes de Estados Unidos, consideró que "no hay evidencia" de que la Argentina haya aprendido algo de su crisis de 2001.

En un reportaje con La Nacion en su despacho del Instituto Peterson para la Economía Internacional, esta analista que trabajó en el Fondo Monetario Internacional, en Wall Street y en la Universidad de Maryland sugirió que los países europeos con problemas de deuda deberán renegociarla, pero sin seguir el camino de la Argentina.

Coautora con Kenneth Rogoff del libro Esta vez es diferente, en el que advierten que la crisis actual es parecida a las anteriores, también admitió que los inversores no aprendieron nada desde 2008 y que eso puede perjudicar al mundo en desarrollo.

-¿Se aprendió algo de la crisis?

-Si bien la crisis no se vio venir, el manejo fue de una rápida reacción de los bancos centrales de Estados Unidos y Europa para acomodar las tasas de interés hacia abajo, para que a los bancos no les faltara liquidez. Eso es diferente de lo que se hizo en la Gran Depresión, cuando a la situación mala la hicieron peor. Lo negativo es que en algunas áreas no hay aprendizaje ni en los gobiernos ni en los inversores, que no parecen tener más cautela. De hecho, la búsqueda de rendimiento hace que los países emergentes sean muy atractivos para los inversores, que confunden la situación coyuntural con la estructural, porque no hay señales de que estos países se hayan "graduado". En Estados Unidos también hay mucha complacencia con los problemas de deuda en Europa, porque creen que no pueden ocurrir aquí, pero en Asia en 1995 nadie pensaba que les podía pasar lo de México, y dos años después lo sufrieron.

-¿Y los emergentes sí aprendieron?

-Son más conscientes de los peligros de los cambios abruptos en el ingreso de capitales, pero eso no es suficiente, porque en Brasil muchas empresas se están endeudando a corto plazo con deuda en dólares a tasas bajas, pero eso puede cambiar y perjudicar a todos, porque las deudas privadas, luego de las crisis, pasan a ser públicas.

-¿China va a seguir siendo la tabla de salvación de los emergentes?

-China tiene un dilema, porque la inflación se le disparó, aunque sus números oficiales no lo reflejan. A los emergentes les conviene que los países desarrollados se recuperen con fuerza, pero, por ahora, es difícil observarlo.

-¿Y la Argentina aprendió de su crisis de 2001?

-No tengo ninguna evidencia de eso. La convertibilidad duró diez años, un plazo que parece largo, pero no lo suficiente para saber si cambiaron las reglas de juego. Si la Argentina tuviera acceso al mercado de capitales, tal vez tendría los mismos problemas que sufría antes. Por ejemplo, un problema eterno de la Argentina son las provincias, que gastan mucho cuando el ciclo es bueno y después? eso pasa desde fines del siglo XIX. Lo mismo con el impuesto inflacionario o con la actitud de mirar demasiado hacia dentro; eso no cambió. También con la forzosa desdolarización de 2002, que ahora vuelve para atrás por la historia de inflación crónica del país.

-¿Los países europeos con problemas de deuda deberían seguir la estrategia que utilizó la Argentina para negociar con sus acreedores tras el default?

-No, porque la Argentina lo hizo en forma unilateral y los europeos lo van a hacer en conjunto. Yo sacaría más lecciones de Uruguay, que recuperó el crédito más rápido y no sufrió la caída del PBI que tuvo la Argentina. De todos modos, esos países necesitan reestructurar su deuda porque la austeridad fiscal no es suficiente.

-¿Por qué creció la Argentina, entonces?

-Por la recuperación del colapso que hubo después de la devaluación de Brasil en enero de 1999 y hasta 2002, que significó una caída del PBI del 20 por ciento. Y el otro factor es que el default puso la deuda en precio de saldo y eso permitió recuperar el crecimiento.

-¿Qué significa que la Argentina y Venezuela tengan más inflación que otros países emergentes?

-Los otros países emergentes van a tener más inflación porque no podrán continuar la apreciación nominal que llevaron hasta ahora. Por otro lado, en el caso de la Argentina y Venezuela, se vieron en el pasado saltos muy grandes del 20 al 40 o al 60 por ciento anual. Eso todavía no lo veo en los países avanzados, por la gran capacidad ociosa y el alto desempleo.

  • "Un problema eterno son las provincias, que gastan mucho cuando el ciclo es bueno y después..."

Carmen Reinhart

Economista.

Martín KanenguiserEnviado especial
TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsCristina KirchnerElecciones 2015Actividad económica