Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Cómo prevenir los accidentes domésticos más comunes para los chicos

Información general

Consejos para evitar los siniestros que más frecuentemente afectan a los menores en el hogar

Tener visión directa permanente de los menores al alcance del brazo por lo menos hasta los cuatro años. Sólo toma un segundo de distracción para que un niño toque algo que no debe, o ingiera algo dañino. Es importante que el adulto que lo acompañe tenga contacto visual permanente del menor y además no está a una distancia mayor que el alcance del brazo para evitar un accidente. La mayor atención debe prestarse en la cocina y el baño, que son los lugares más peligrosos del hogar para los niños.

Para evitar golpes y traumatismos hay varias medidas que se deben tomar. Por un lado, hay que pensar el amoblado del hogar en función de los chicos. Es decir, evitar muebles con punta y mesas de vidrio en lo posible. Por otra parte, es fundamental que todas las casas con desniveles tengan sistema de vallado para las escaleras. Los departamentos deben contar con redes o rejas en ventanas y balcones. Para mayor seguridad, es ideal usar alfombras o antideslizantes para evitar que se resbalen, y procurar que las cortinas no estén al alcance del menor para que no se trepen y se tiren el barral encima. Para evitar los traumatismos de pene producidos por el impacto con la tapa del inodoro, se recomienda proteger la tapa cuando hay varones pequeños en la familia.

Los aparatos eléctricos y los enchufes son una atracción peligrosa para los niños. En ese sentido, la cocina es el lugar menos adecuado para que juegue un menor. Lo primero que hay que tener en cuenta allí, y en todo el hogar, es que se deben colocar tapas en los tomacorrientes y tener un disyuntor de la energía eléctrica que corte la fase cuando se detecta una descarga. También es fundamental que los elementos cortantes estén guardados en los sectores superiores de las alacenas. Procesadoras, cuchillos eléctricos, cubiertos con filo, todas esas cosas no deben ser de fácil acceso para un menor.

Otro factor de riesgo es el fuego o las superficies calientes. Una vez más, es la cocina el lugar más peligroso en ese sentido. Una de las precauciones que se pueden tomar es, cuando se cocina, utilizar las hornallas traseras para evitar que el niño tenga alcance al mango del sartén o elemento que se esté utilizando para la cocción. Lo ideal es que el niño no esté en la cocina cuando el horno esté encendido. También las estufas deben estar en lugares al que los niños no puedan acceder fácilmente. Hay que tener en cuenta que las quemaduras son los accidentes más frecuentes en los primeros años de la niñez.

Las intoxicaciones son uno de los accidentes domésticos más comunes en los menores. Por eso tanto la cocina como el baño son lugares de riesgo en ese aspecto. Lo ideal es acostumbrarse a colocar los líquidos de limpieza y los productos del baño en estantes superiores, para que el niño no tenga acceso. Lo mismo pasa con los remedios. Las pastillas y sus presentaciones resultan muy atractivas para los más chicos. Por eso los remedios deberían estar preferentemente en cajones bajo llave o lugares de difícil acceso.

La ingestión de piezas pequeñas también es muy común en los más chicos. Por eso es fundamental cerciorarse de no dejar tirados elementos que contengan piezas chicas y, sobre todo, evitar comprar juguetes de este tipo. Los chicos suelen comerse las piezas o metérselas en la nariz.


Datos útiles:
Hospital Garrahan, 4941-6012.
Hospital de Niños R. Gutiérrez, 4962-9280. Toxicología: 4962-6666.
Hospital de Niños Pedro de Elizalde, 4307-4788. Instituto del Quemado, 4923-3022/4082.

Fuentes
Jorge Florentino, Jefe del Departamento de Urgencias del Hospital de Niños Dr. Ricardo Gutiérrez
Carlos Nasta, titular de la Subcomisión de Prevención de Accidentes de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP)..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYMurió Horacio FerrerEl caso Mariano BeneditElecciones 2015El caso de Lázaro Báez