Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Presión sindical / Estrategia de la Casa Rosada y de la oposición

Cristina Kirchner intentó frenar el paro de Moyano

Política

Pidió a Tomada que disuada al camionero; preocupación oficial

Por   | LA NACION

 
 

El anuncio del paro nacional de camioneros para el lunes próximo fue la peor noticia para Cristina Kirchner. Pocos minutos después de que el gremio de Hugo Moyano anunciara esa medida, entre molesta y preocupada, la Presidenta le ordenó al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, que disuadiera al jefe de la CGT de avanzar en una medida de fuerza que fue interpretada en la Casa Rosada como un abierto desafío a la autoridad presidencial.

Pero Tomada no pudo frenar al dirigente camionero. "Arreglame esto ya", fue la orden de Cristina Kirchner a su ministro, a media tarde, según trascendió en el entorno presidencial, donde se respiró un clima enrarecido.

El ministro sólo atinó a contestarle que estaban agotadas las vías de diálogo con el jefe de Camioneros y titular de la CGT. ¿Puede haber ruptura entre el Gobierno y Moyano? En Balcarce 50 flotaba esa hipótesis.

El ministro de Planificación, Julio De Vido, no intervino ayer en la conversación con Moyano. Por el buen diálogo que cultivan ambos, quizá De Vido tome cartas en el asunto sólo hoy. El Gobierno teme por el accionar del líder camionero. "Está lleno de fantasmas en la cabeza", aseguran en relación con Moyano. Creen que éste sospecharía que la Casa Rosada dejó al menos que la Cancillería habilitara el exhorto de Suiza por una investigación sobre lavado de dinero a la empresa de basura Covelia y al propio Moyano.

En medio se coló la pulseada política. Moyano desconfía de que la Presidenta fortaleció al "ala izquierda" del Gobierno y tomó distancia del PJ y de la CGT para acrecentar sus chances de reelección en octubre próximo: así reconquistaría al empresariado y a la clase media.

Por ese clima de tensión, ayer trascendió que Moyano impulsa al diputado de la CGT Héctor Recalde como candidato a vicepresidente de Cristina Kirchner, tal como informó ayer el diario Clarín. Pero esta versión fue desestimada en los despachos oficiales.

"Este tipo está fuera de control. Se volvió loco. ¿Acaso se cree que un juez de Suiza dejará de reclamar un exhorto por un paro de camioneros?", se preguntó un alto funcionario de la Casa Rosada.

La Presidenta miró con incredulidad por televisión la conferencia de prensa que dio el secretario de prensa y fiscalizador de la Federación Nacional de Camioneros, Raúl Armando Altamirano, en un tono amenazante hacia el Gobierno, la sociedad y los medios de prensa. Se anunciaron allí un paro y cese de actividades para el lunes próximo desde las 6; una movilización masiva a la Plaza de Mayo, y amenazó con marchas a las puertas de los diarios para presionar por la información que se publica.

Ello se interpretó como un abierto desafío a la Presidenta: la concentración será frente a la Casa Rosada, más allá de que Moyano niegue que con ese acto busque mostrar un encono con la Presidenta.

Por otro lado, el mismo paro obligará a Cristina Kirchner a intimar a Moyano a frenar la medida u ordenar una conciliación obligatoria. "El paro no es legítimo. No hay un motivo laboral, es para defenderse él. Está preocupado por su suerte", decían en la Casa Rosada. No obstante, los voceros de Tomada aseguraron a La Nacion que "aún no hay ninguna decisión" y que "se va a analizar cuando se evalúe la situación".

En todos los ministerios la respuesta fue igual: "No vamos a hablar del tema". Tenían orden tajante de la Presidenta de llamarse a silencio. Sin embargo, a Cristina Kirchner no le quedaría margen: Tomada obligó a la Unión Ferroviaria a cesar el paro en rechazo a la detención de José Pedraza y dictó la conciliación obligatoria. ¿Podría actuar en forma diferente con unos y otros? Nadie respondió.

"Camioneros te paralizan el país. Y eso significa desabastecimiento y caos", dijo otro alto funcionario a La Nacion. Era lo que siempre repetía el fallecido ex presidente Néstor Kirchner para justificar su alianza con Moyano. Ahora el Gobierno teme que la sociedad le reclame a la Casa Rosada que ponga en caja a Moyano.

RECALDE

Miembros de la CGT señalaron que "sería un orgullo" acompañar al Gobierno con cargos en "áreas ejecutivas", pero aclararon que no existieron planteos para incluir a sus dirigentes en una fórmula presidencial. Julio Piumato, Omar Plaini y Juan Carlos Schmid se refirieron así a una versión publicada por Clarín sobre la intención de la CGT de promover para ese cargo a su abogado, Héctor Recalde.

RELACIÓN CONFLICTIVA

HUGO MOYANO
Secretario General de la CGT

  • 26 de octubre de 2010. Moyano tiene una discusión telefónica con Néstor Kirchner, debido a que la mayoría de los dirigentes del PJ bonaerense faltaron a un congreso convocado por él. Un día después, muere Kirchner, y en el entorno presidencial crece el malestar con Moyano.
  • 18 de noviembre de 2010. Cristina Kirchner recibe a Moyano en Olivos para hablar de los reclamos de la CGT y del futuro del PJ bonaerense.
  • 11 de febrero de 2011. El juez Oyarbide ordena detener al sindicalista duhaldista Gerónimo Venegas. Moyano reúne a la cúpula de la CGT y emite una fuerte presión a la Justicia. Desliza sospechas de que el Gobierno persigue a los gremialistas.
  • 1° de marzo de 2011. La Presidenta advierte a los sindicalistas de que no será "cómplice" de reclamos violentos y les pidió "no tener de rehenes" a los trabajadores.
  • 17 de marzo de 2011. Moyano convoca a un paro, al conocerse que la justicia de Suiza pidió datos sobre él.
TEMAS DE HOYInseguridadLos números del IndecFrente Amplio UNENPapa FranciscoRicardo Bauleo