Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tormenta política para Merkel por su abstención

La acusan de basarse en un cálculo electoral

Viernes 25 de marzo de 2011
0

Laura Lucchini Para LA NACION

BERLIN.- La decisión del gobierno alemán de alinearse con Rusia y China y abstenerse en la votación de las Naciones Unidas (ONU) para la intervención en Libia desató una tormenta política, sólo días antes de que la coalición de la canciller Angela Merkel enfrente una elección regional crítica.

Mientras desde el exterior se acusa a Merkel de "falta de solidaridad" con sus aliados, Libia domina, en Alemania, el debate previo a las elecciones de pasado mañana en el estado de Baden Wüttemberg, una de las regiones más ricas del país y territorio clave para el oficialista Partido Cristianodemócrata (CDU, por su siglas en alemán).

Desde que, hace una semana, el ministro de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle, se abstuvo de apoyar las acciones militares contra Libia en el Consejo de Seguridad de la ONU, la tormenta política no hizo más que crecer.

En Alemania explican la actitud del gobierno como una estrategia electoral y no como una política internacional de largo plazo. La canciller sabe que más de la mitad de los alemanes está en contra de la misión en Afganistán y que la participación del país en una operación como la de Libia sería un suicidio en vísperas de elecciones.

Pasado mañana será clave para el futuro del gobierno. Una derrota de la coalición entre cristianodemócratas y liberales en Baden Wüttemberg pondría fin a 53 años de gobierno de la CDU y hasta podría forzar a la canciller a remodelar su gabinete.

Con esa crítica y esa perspectiva en mente, Merkel aprobó esta semana el envío de 300 soldados a Afganistán para compensar su negativa a participar de las operaciones militares contra el régimen de Khadafy.

En general, la oposición y algunos representantes del gobierno cuestionan la actitud de Merkel y Westerwelle porque podría llevar al país al aislamiento a nivel internacional.

El debate se hizo tan pesado que el ministro de Relaciones Exteriores recurrió ayer a la prensa para defender, otra vez, su posición.

En un artículo publicado en el diario Süddeutsche Zeitung, Westerwelle dijo que las críticas son equivocadas. "Alemania no se ha aislado, ni en el Consejo de Seguridad ni en la OTAN ni en la Unión Europea. Más de la mitad de los Estados europeos no toman parte a la intervención militar", escribió Westerwelle.

Por otro lado, se acusó a la canciller de mantener una actitud poco clara, ya que a pesar de la abstención Merkel aceptó participar de la cumbre de Libia en París el sábado pasado.

Allí reiteró que "la abstención de la votación no significa de ninguna manera neutralidad" y añadió que Alemania comparte los fines de la misión y las razones de sus aliados que votaron a favor de la intervención. Sin embargo anteayer, en una decisión inesperada, retiró cuatro buques de guerra que habían estado bajo mando de la OTAN en el Mediterráneo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas