Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Se estanca el conflicto en Libia

No hay avances en el frente militar ni en el diplomático; Khadafy pidió a Obama el fin de los ataques

Jueves 07 de abril de 2011
0

Mayte Carrasco Para LA NACION

TRIPOLI.- Las aguas libias se empantanan en el frente militar y diplomático. Los rebeldes ganan posiciones que pierden en horas, la OTAN dice ir a ritmo implacable pero navega lentamente por miedo a causar víctimas civiles, usadas por Khadafy como escudos humanos. Las negociaciones turcas se han perdido entre la niebla y, en todo este atolladero, Estados Unidos abandona el barco poco a poco.

Hace apenas una semana, el presidente Barack Obama justificaba la intervención en Libia "para evitar una violencia de una amplitud aterradora", pero ahora Washington redujo su capacidad aérea y sacó del cielo libio sus cazabombarderos y misiles Tomahawks, dejando paso a otros miembros de la alianza, principalmente franceses y británicos.

Por el momento, Obama mantiene el apoyo logístico y las misiones de vigilancia y sugirió que, si la OTAN lo solicita, sus aviones volverán a la carga. Pero la oposición interna cada vez es mayor y ayer el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, el demócrata John Kerry, advirtió sobre el alto costo de una guerra "indefinida" y pidió que la estrategia se centre en la aplicación de fuertes sanciones y una "agresiva presión diplomática a Khadafy para que abandone el poder".

Carta a Obama

Desde la trinchera opuesta, Khadafy también le pidió a Obama que se replantee lo que denominó como "una guerra injusta", según la agencia Associated Press. En una carta de tres páginas enviada al mandatario norteamericano, el líder libio ruega por el fin de los ataques de la OTAN. "Usted es un hombre con la valentía suficiente para anular una acción errónea", escribe Khadafy en la misiva, cuyo envío fue confirmado ayer por la Casa Blanca.

En el frente de batalla, los rebeldes reman, extenuados y decepcionados con la OTAN, que en su opinión no ayuda lo suficiente. La contienda de Brega, 800 kilómetros al este de Trípoli, está siendo larga y penosa para los cientos de combatientes que luchan para retomar posiciones y no perder ese enclave petrolero, tan importante para impedir que Khadafy pueda exportar petróleo desde allí.

También están sufriendo en Misurata, en el Oeste. Según declaró un líder de la oposición a la cadena BBC, en esa ciudad "se está viviendo un infierno", con cientos de muertos por los ataques de las fuerzas gubernamentales.

Según Carmen Romero, vocera de la Alianza Atlántica, las operaciones militares en Misurata se hacen cada día más complicadas porque las tropas de Khadafy están cambiando de táctica y usan vehículos civiles, con escudos humanos, para atacar, mientras esconden los tanques dentro de la ciudad. Los aliados han prometido acudir en defensa de la ciudad, que se encuentra sin electricidad ni agua desde hace varios días.

Romero dijo en Bruselas que la OTAN hará "todo lo posible" para ayudar a los civiles libios en Misurata. Para la Alianza, la coalición no ha bajado la guardia y continúa con las operaciones "a un ritmo implacable". De esa forma, Romero salía al paso de las críticas vertidas un día antes por los rebeldes en Benghazi.

El gobierno provisional de la oposición se defendió ayer de las acusaciones sobre sus supuestos lazos con la red terrorista Al-Qaeda, el argumento que Khadafy viene esgrimiendo desde el comienzo de los enfrentamientos. El gobierno argelino se sumó al debate y dijo que Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) está aumentado su presencia en Libia.

Por otra parte, anoche volvieron a escucharse disparos de las baterías antiaéreas en Trípoli, muy cerca del hotel en el que se encuentra LA NACION.

Hasta ahora, para contribuir a mantener la zona de exclusión aérea, aplicar el embargo de armas y lanzar acciones para proteger a la población civil, unos 14 países de la OTAN aportaron 205 aviones y 21 buques de guerra. Desde que se puso al mando de las operaciones, el pasado 31 de marzo, la Alianza Atlántica realizó 701 misiones aéreas y 276 incursiones de combate sobre objetivos del régimen.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas