Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hacia la hiperimagen

Cynthia Kampelmacher y Víctor Hugo Demo cuestionan la presunta ingenuidad de lo visual

SEGUIR
LA NACION
Viernes 08 de abril de 2011

0

Cynthia Kampelmacher (Buenos Aires, 1968) profundiza su tarea de reflexión práctica sobre el significado de las imágenes. En sus obras anteriores, recurrió a las veladuras, la evidencia (por mímesis) de los procesos de impresión, los obstáculos y los reflejos de un reflejo para problematizar el (en apariencia) simple acto de ver. En You Never Know (Nunca se sabe) retoma uno de sus leitmotivs gráficos, las frondas y los entramados vegetales, para invadir la galería Nora Fisch. Catorce piezas de madera de distintos tamaños semejan un bosque al que se puede acceder desde distintos ángulos. Originada en una fotografía de la artista, la obra para armar y desarmar abisma al espectador en una selva de relaciones y puntos de vista. En un rincón, las piezas de un placar pintadas de negro sobre el fondo negro del espacio que el mueble dejó vacante contrastan con las paredes blancas, y, gracias al contrapunto con la imagen fantasma del objeto, el recorrido de la instalación comienza a definirse: el encuentro entre lo que se da a ver como un conjunto cerrado y los pliegues que niegan esa clausura del ojo. Hay también un dibujo en lápiz (con un aire de familia con las obras de Eduardo Stupía y de Matías Duville) sobre papel vegetal abollado que, como una nube, cuelga del techo y deja pasar la luz entre los trazos. Las tres obras, autónomas, componen una frase visual que indaga con rigor y una sutileza no exenta de ingenio el estatus ontológico de las imágenes.

Se podría decir que la obra de Víctor Hugo Demo, "Grillo" (nacido en Rafaela), realiza el camino inverso de Kampelmacher para llegar, paradójicamente, a un sitio similar, el del cuestionamiento sobre la presunta ingenuidad de las imágenes. Rotundamente camp (kitsch o naíf + humor o alusión, según la definición de Susan Sontag), Grillo Demo interviene imágenes de íconos de la moda o del "mundo del espectáculo" -expresión que hubiera fascinado a Guy Debord- a las que les endosa leyendas desconcertantes ("Soy recopada", "Soy reboluda", "Soy repituca") o acuarelas florales de jazmines que parecen medusas flotando sobre los rostros de modelos en las viejas portadas de revistas femeninas. Para Ti, Amor actualiza clichés de la fotografía de moda y de los retratos de famosos, y de la iconografía religiosa más berreta (las benditas estampitas), con un uso lisérgico del color, la composición vinculada al collage y la intencionalidad astuta. Por su psicodelia templada y su actitud de guerrilla chic (por ejemplo sus tres obras de mayor tamaño, Evita, Bambino y Lady Jasmine), la muestra simultánea en las galerías porteñas miaumiau y María Casado consagra a este artista de artistas, radicado en Ibiza desde los años ochenta, como un clásico recuperado.

En Kampelmacher y Demo, las imágenes se han convertido en objeto de sus obras. Despegadas del contexto, crean, con mayor o menos entusiasmo teórico, una referencia móvil, ensimismada o irónica, y, sobre la marcha acelerada del consumo de imágenes, ensayan obras en las que la crítica de la cultura y el estilo se conjugan para entrenar la mirada.


Ficha. Cynthia Kampelmacher en Nora Fisch (Güemes 2967, PB), hasta el 16 de abril. "Grillo" Demo en María Casado (Montes Grandes 977) y miaumiau (Bulnes 2705), hasta el 18 de abril
Compartilo
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas