Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Alfonsín abre la puerta a un acuerdo con el PJ disidente

No descartó sumar a De Narváez y a Solá; su límite, afirmó, es Macri

Domingo 10 de abril de 2011
SEGUIR
LA NACION
0

Ricardo Alfonsín habla como si fuese ya el líder natural de la oposición que enfrentará al oficialismo en las elecciones de octubre. El candidato presidencial de la UCR no sólo anticipó que desea incorporar "en un lugar relevante" de su campaña y de su eventual gestión de gobierno al vicepresidente Julio Cobos y al senador Ernesto Sanz -sus rivales internos-, sino que les abrió una puerta a dirigentes del peronismo disidente, como Felipe Solá o Francisco de Narváez, figuras de peso electoral en el principal distrito del país, Buenos Aires.

"El Peronismo Federal es una fuerza muy heterogénea, pero si hay dirigentes que quieren sumarse a nuestro frente, a nivel nacional o distrital, abriremos una instancia de diálogo para ver si tenemos coincidencias programáticas", aseveró Alfonsín ayer, durante una entrevista con La Nacion. En cambio, marcó una distancia insalvable con el jefe de gobierno porteño y precandidato presidencial, Mauricio Macri.

Sus definiciones fueron más allá. El actual diputado y candidato presidencial adelantó que, de triunfar en las elecciones de octubre, incorporará extrapartidarios a su gabinete; fomentará la democracia sindical para neutralizar al jefe de la CGT, Hugo Moyano -propuso, en este sentido, llamar a un plebiscito-, y que, para garantizar la gobernabilidad, convocará antes de las elecciones a todos los partidos opositores un acuerdo que plasme un decálogo de políticas de Estado previamente consensuadas.

De todas maneras, y como aclaración, Alfonsín negó que, de acceder a la Presidencia, vaya a liderar un gobierno de coalición con fuerzas que no compartan el pensamiento ideológico de la UCR.

Se refirió entonces a Pro, liderado por Macri. Alfonsín lo ubicó en las antípodas de su partido; a tal punto que se atrevió a aseverar que el Gobierno prefiere a Macri como rival electoral por encarnar "la reivindicación de la década de los 90", mientras que él le disputa al kirchnerismo el mismo electorado, el de la centroizquierda.

-Cobos sostuvo que la UCR se cierra hacia dentro y, por eso, desistió de competir en las primarias. ¿No hubiera sido mejor dialogar antes de que el vicepresidente pegara el portazo?

-Pero si yo hablé antes con Julio, le dije que respetaba su posición [de competir en agosto], pero que no la compartía. Estoy convencido de que una mayoría del electorado quiere un cambio, pero como la gente teme los cambios, como es natural, tenemos el deber de despejarle las dudas. No podemos hacerlo sólo en 60 días si esperamos a agosto para definir las candidaturas. Eso sería, y así se lo dije a Julio, funcional al oficialismo. Tenemos que hacerlo desde ahora, cuanto antes.

-¿Convocará a Cobos al diálogo? ¿Qué lugar imagina para él en su espacio?

-Por supuesto que voy a dialogar, ¿cómo no voy a hacerlo con quienes tengo vínculos afectivos? Yo deseo que Julio sea uno de los actores principales en la campaña y, eventualmente, en la gestión. Es un hombre muy importante desde el punto de vista electoral.

-¿Y con Sanz? ¿Cree que no debería competir en las primarias de agosto?

-Creo que se comete un error al esperar hasta agosto para definir nuestras candidaturas. Claro que no cuestiono que Sanz sea candidato; tiene todo el derecho de hacerlo.

-¿Lo convocaría a su espacio?

-Ernesto, al igual que Julio, deben tener un lugar importantísimo en la construcción hacia delante.

-Tanto Sanz como Cobos plantean un esquema de alianzas electorales más abierto, con referentes del Peronismo Federal y del macrismo?

-No tiene racionalidad política sumar en un frente a quienes tienen pensamientos contrarios al nuestro; las contradicciones se evidenciarían al poco tiempo y sería la mejor manera de asegurar el regreso del oficialismo. Con Pro tenemos visiones contrarias, la mayoría tiene una mirada reivindicativa de la década del 90.

-En la Capital, ¿cree que "Pino" Solanas debería competir para suceder a Macri?

-Yo no le pedí a "Pino" que compitiera en la ciudad; sería una falta de respeto de mi parte. Creo, sí, que hay que conformar un frente progresista para que el Frente para la Victoria no polarice con Pro. Sería un aporte valioso el de "Pino" en ese sentido, pero no pretendo que él baje a la ciudad.

-¿Llevará a Hermes Binner como candidato a vicepresidente?

-El socialismo debe definirlo. Creo que una alianza radical-socialista debe ser permanente porque ya no existen diferencias entre nosotros.

-Las encuestas muestran un crecimiento del oficialismo. ¿En qué falla la oposición?

-No creo lo que dicen las encuestas cuando las contrata un partido que compite. Yo también tengo sondeos, y éstos marcan que Cristina de Kirchner está en un 32 por ciento, seguida por quien les habla y luego Macri. Nosotros le vamos a ganar al oficialismo porque la sociedad reclama lo que el Gobierno no puede ofrecer: más república, más diálogo, menos crispación, crecimiento con desarrollo, transparencia. Una nueva inserción de la Argentina en el mundo y políticas de mediano y largo plazo.

-¿Cree que Macri será candidato a presidente?

-Creo que sí, y toda la lógica indica que el Gobierno lo prefiere como rival, porque él encarna la centroderecha liberal. Por eso lo atacan permanentemente. Yo, en cambio, le disputo el mismo electorado y sé, tengo la información, que su mayor temor es que yo sea candidato.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas