Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Siempre fue un festival político"

El director del Bafici analiza esta 13a. edición, que terminará el domingo

Viernes 15 de abril de 2011

0

Claudio D. MinghettiLA NACION

Este es un año político, y no precisamente de políticas "estéticas, productivas o teóricas", sino de la política más pura y más dura de las elecciones presidenciales. El cuestionario armado para Sergio Wolf, director del festival de cine porteño desde 2007, contenía varias preguntas. La única que no tuvo respuesta fue la referida a la autarquía del evento, prometida al inicio de su gestión, hace más de tres años, y vuelta a poner sobre el tapete en 2010. Una asignatura pendiente de la que nadie vuelto a hablar en estos días.

“La palabra independiente es siempre problemática”, dice Wolf, que dirige el Bafici desde 2007
“La palabra independiente es siempre problemática”, dice Wolf, que dirige el Bafici desde 2007. Foto: LA NACION

–¿Qué líneas guiaron la programación de este Bafici?

–Una de las ideas centrales fue volver a preguntarnos por el estado de la ficción en el llamado "cine independiente", en la medida en que en la edición 2010 habíamos explorado ciertas zonas de los márgenes del cine de no ficción, entre los cuales estuvo el foco sobre el found footage . Este año, esa pregunta por la ficción guió la organización de algunas de las retrospectivas principales y también la edición del libro El cine y los géneros: conceptos mutantes , en el que buscamos poner en tensión el tema de los géneros con el mejor cine contemporáneo.

–¿No crees que le falta un poco más de vanguardia y de experimentación, que la hay, y de hecho puede verse en varios museos europeos?

–El Bafici es un festival de cine contemporáneo, y la idea de experimentación atraviesa, siempre, todas las secciones del festival, desde las distintas competencias hasta los "clásicos modernos", pasando por las retrospectivas, con casos como los de David O’Reilly, Thomas Imbach, Gary Burns. Por lo demás, los museos tienen frecuentemente una idea muy acotada de lo que es la "experimentación".

–¿Qué es lo que define como "independiente" o "joven" a un cine?

–La palabra "independiente" siempre es una palabra problemática, porque no se trata sólo de la idea de independencia de las grandes productoras, sino, desde mi punto de vista, de las estéticas y modos de producción hegemónicos o dominantes. El Bafici trata de dar cuenta de esas búsquedas. No es que una película deja de ser independiente, sino que el director deja de probar nuevos caminos y de preguntarse qué es el cine para convencerse de que ha encontrado lo que buscaba y se queda cómodo en ese lugar. Juan Gelman decía, hace algunos años, que cuando un poeta ha inventado una máquina de construir versos, debe romperla y construir una nueva.

–¿Cuál es el porqué de la inclusión de Torrente 4 , una película "industrial", como gran plato fuerte de este año?

–Tener Torrente 4 con la presencia de Santiago Segura es importante para un festival como el Bafici, pero de ningún modo es el evento ni la figura central de esta edición. El Bafici despliega distintas líneas, retrospectivas, eventos, invitados y propuestas que apuntan a distintos públicos e intereses, siempre apuntando a aquellos cineastas no conservadores, que se distancian del statu quo del cine contemporáneo.

–¿Crees en la continuidad del Bafici más allá de las improntas políticas?

–Por supuesto, el Bafici fue creciendo sostenidamente, con cuatro directores artísticos y gobiernos de tendencias políticas diferentes.

–Si bien tu puesto está fuera de las especulaciones políticas, tiene una mirada desde la política...

–El Bafici siempre fue un festival político. Siempre fue un festival que discutió y construyó políticas estéticas, productivas, teóricas. Su fortaleza conceptual, la aceptación de sus criterios por parte del público y su prestigio local e internacional le permitieron salir indemne, en estos trece años, de los intentos por apropiarse de él.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas