Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La OTAN, cerca de enviar tropas a Libia

Mientras la UE prepara soldados para escoltar la ayuda humanitaria, Londres mandará un equipo de asesores militares para la insurgencia

Miércoles 20 de abril de 2011
0

TRIPOLI.- A un mes del inicio de los ataques aéreos, y con Muammar Khadafy todavía en el poder, la Unión Europea (UE) y la OTAN preparan el envío de tropas a Libia para escoltar a las misiones humanitarias, mientras que Gran Bretaña anunció que mandará militares para asesorar a los rebeldes, primeras señales de una posible ofensiva terrestre para poner fin al régimen libio.

Mientras continuaban ayer los bombardeos de la OTAN contra objetivos del ejército libio, la UE comenzó a preparar planes para que sus tropas acompañen a los convoyes humanitarios de la ONU destinados a los civiles de la ciudad de Misurata, sitiada por las tropas leales al régimen y escenario de violentas batallas.

En esa ciudad, según la ONU, murieron por lo menos 20 chicos durante los combates y tras siete semanas de sitio y enfrentamientos, cientos de civiles perdieron la vida y escasean el agua y la comida.

A pesar de que en un primer momento las autoridades de Trípoli aceptaron la apertura de una oficina de la ONU para ayudar a la población civil de Misurata y prometieron facilitar corredores de aprovisionamiento de la ayuda humanitaria, rechazaron el envío de militares europeos.

"Si hay algún despliegue de cualquier personal armado sobre suelo libio habrá enfrentamientos, y el gobierno libio no tomará esto como una misión humanitaria [sino como una operación militar]", declaró el vicecanciller de Libia, Khaled Kaim.

En este contexto, uno de los dirigentes rebeldes que combaten en Misurata, Nouri Abdallah Abdoullati, pidió a Occidente que despliegue tropas en Libia. "Si no llegan, moriremos", advirtió con dramatismo.

En tanto, el gobierno británico decidió enviar una avanzada de 20 asesores militares a la ciudad de Benghazi, bastión opositor, para hacer frente a la inexperiencia y la falta de coordinación de las tropas rebeldes.

"[El contingente militar] asesorará al Consejo Nacional de Transición [el brazo político de los rebeldes] sobre cómo mejorar su estructura de organización militar, las comunicaciones y la logística, incluido cómo mejorar la distribución de la asistencia humanitaria y la atención médica’’, declaró el canciller británico, William Hague.

El Consejo de Seguridad Nacional de Gran Bretaña decidió el envío de los asesores en momentos en que los aliados internacionales buscan opciones para salir del pantano en el que han caído las operaciones militares frente a las fuerzas de Khadafy (ver aparte).

Hague precisó en un comunicado que el nuevo "equipo de enlace de asesores militares" reforzará a la delegación diplomática dirigida por Christopher Prentice que está en el bastión rebelde desde principios de mes.

El jefe de la diplomacia británica insistió en que la delegación está amparada por la resolución 1973 de la ONU, adoptada el 19 de marzo para proteger a la población civil y que excluye la posibilidad de una intervención terrestre.

"Conforme a nuestras obligaciones bajo esa resolución, nuestros oficiales no estarán implicados en entrenar o armar a las fuerzas combatientes de oposición ni estarán implicados en los planes o la ejecución de las operaciones militares del CNT o en el suministro de cualquier otra forma de consejo militar operacional", afirmó.

El gobierno francés anunció que "intensificará" los ataques aéreos en Libia para proteger a los civiles, pero se mostró "totalmente hostil" al envío de fuerzas terrestres para poner fin a un conflicto que ya dejó unos 10.000 muertos.

Agencias AP, AFP, EFE, ANSA y DPA

LAS OPCIONES DE LA OTANEnviar tropas de tierra

Los expertos creen que un contingente limitado de soldados occidentales bien entrenados podría hacer una diferencia significativa. Sin embargo, según el analista de la BBC Jonathan Marcus, los líderes de la OTAN no parecen dispuestos a enviar tropas a Libia, por dos motivos. En primer lugar, porque la resolución 1973 del Consejo de la ONU no lo contempla. Segundo, por el impacto negativo que podría tener en los países árabes.

Equipar y entrenar a los rebeldes

Una opción menos comprometida es proveer entrenamiento a las fuerzas rebeldes. Países como Qatar se manifestaron dispuestos a aportar dinero, pero lo que genera dudas es quién tiene la experiencia suficiente para entrenar a las fuerzas. Lo que los rebeldes necesitan son comandantes de bajo rango capaces de ordenar maniobras militares básicas. Sin embargo, este tipo de habilidades no puede ser aprendido de la noche a la mañana.

Asesorar y dar apoyo

Una opción intermedia, ligada a la de equipar y entrenar, sería enviar consejeros extranjeros para que asesoren y brinden apoyo teórico a los comandantes rebeldes en el terreno. Podrían proveer información clave para optimizar la coordinación en los movimientos de las filas rebeldes, lo que a su vez permitirá aumentar la eficiencia de la misión aérea de la OTAN, que ha recibido críticas por una serie de errores en los que perecieron civiles y rebeldes.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas