Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El sistema de salud / Ventajas para los usuarios, resistencia de las empresas

La ley de prepagas, aprobada por mayoría, abre polémicas

Política

Impulsada por el oficialismo, la norma impide el rechazo de afiliados por enfermedades preexistentes

Por   | LA NACION

Con el impulso del oficialismo y el respaldo de la mayor parte de la oposición, la Cámara de Diputados convirtió ayer en ley la regulación del sistema de medicina prepaga , que contempla nuevos beneficios para los usuarios, pero que es resistida por las más importantes empresas del sector.

La norma, que había sido votada originariamente en Diputados por unanimidad y modificada este año en el Senado con el acuerdo de todos los bloques, obtuvo ayer 190 votos a favor, ninguno en contra y 29 abstenciones, en su mayoría de miembros de Pro y de la Coalición Cívica (CC).

Entre otros cambios, la leyimpide a las empresas de medicina prepaga rechazar la afiliación de personas con enfermedades preexistentes. La edad no puede ser un criterio para rechazar la admisión, y a los mayores de 65 años, con diez años de antigüedad como afiliados, no se les puede aumentar la cuota.

Si bien la mayoría de la oposición se manifestó a favor del proyecto, la iniciativa fue tomada como bandera por el oficialismo. La sesión especial se originó, de hecho, por un pedido del presidente de la bancada kirchnerista, Agustín Rossi. El oficialismo logró reunir el quórum gracias al aporte de los bloques de centroizquierda, es decir, de Proyecto Sur, del Partido Socialista y de GEN, de Margarita Stolbizer.

El asunto era parte, también, del temario de una sesión especial que había reclamado Pro para incluir temas centrales para la oposición, como la regulación de la publicidad oficial y el aumento del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias. Pero los opositores sólo lograron reunir 89 diputados. "Es una buena ley. Tutela lo que debemos tutelar. El eslabón más débil de la cadena, que es el señor que llega a los 65 años, pagó durante 20 y le triplican la cuota", dijo Rossi, en el cierre del debate.

En la misma sintonía, se manifestó Felipe Solá, presidente del bloque del Peronismo Federal. "Las reglas de juego no son que no pueden ganar plata, sino que no pueden hacer algunas cosas. Por ejemplo, no pueden romper el contrato con alguien subiendo la cuota sólo porque es viejo", argumentó. "Dicen que peligra el sistema de medicina privada. Lo que peligra es la máxima rentabilidad de varias prepagas", añadió Solá.

El jefe del bloque radical, Ricardo Gil Lavedra, apoyó el proyecto, pero señaló objeciones. "La medicina prepaga es un seguro voluntario de un bien público fundamental. Si bien la regulación que votamos es un paso adelante, deja falencias que si no se corrigen pueden romper la ecuación que tienen estos seguros", opinó.

En 31 artículos, la ley introduce estas modificaciones:

  • Obliga a las empresas a cubrir planes de cobertura médico-asistencial, el Programa Médico Obligatorio (PMO) y el sistema con prestaciones básicas para personas con discapacidad.
  • Las prestaciones de las empresas no podrán ser inferiores al PMO.
  • Los contratos de prestaciones deben ser autorizados por el Ministerio de Salud y los usuarios pueden rescindirlos en cualquier momento.
  • La edad no puede ser un criterio de rechazo de admisiones.
  • Las empresas no pueden rechazar la afiliación de personas con enfermedades preexistentes, pero sí aplicar valores diferenciales debidamente justificados y autorizados.
  • A los mayores de 65 años, con diez años de antigüedad en la cobertura, no se les puede aumentar la cuota.
  • Se impondrían mecanismos para que desde el Gobierno se autorice o no el aumento de las cuotas.
  • Los contratos entre las empresas y los usuarios no pueden incluir períodos de carencia o espera para todas aquellas prestaciones que se encuentran incluidas en el PMO.

Las abstenciones

Los bloques que se abstuvieron en la votación dieron dos argumentos distintos. El bloque de Pro advirtió que la ley podía generar un empeoramiento del servicio de medicina prepaga y perjudicar a los usuarios de ese sistema. "El riesgo de esta ley es el de desmejorar significativamente la calidad del servicio de salud para aquellos que están asociados a una prepaga, sin mejorar la calidad de los servicios del resto del sistema", sostuvo Gabriela Michetti.

La Coalición Cívica afirmó que estaba a favor de una mayor regulación estatal, pero reclamó que se votara el proyecto aprobado originalmente en Diputados, que incluía a las obras sociales sindicales dentro del ámbito de aplicación de la ley. "Además de regular a las empresas de medicina prepaga, hay que controlar a las obras sociales sindicales. Si no, esta ley significa una liberación para que puedan vender medicina prepaga sin ser reguladas. No podemos acompañar este pacto que se hizo en el Senado", sostuvo Juan Carlos Morán. "Queremos regulación, pero esto no puede terminar siendo el buen negocio de Zanola [Juan José], Moyano [Hugo] y otros sindicalistas corruptos", agregó.

La réplica corrió por cuenta del kirchnerista Omar Plaini, dirigente sindical cercano a Moyano. "Le voy a responder con una frase de José Ingenieros: «Enseñemos a perdonar, pero enseñemos también a no ofender, que sería más eficiente»". En el cierre, también le respondió Rossi, que justificó la exclusión de las obras sociales sindicales, cooperativas y mutuales. "Está bien que se haya sacado a las instituciones de la economía social. No son empresas de medicina prepaga, son otra cosa", sostuvo.

MAS OBLIGACIONES

  • Cuotas: los aumentos sólo serán posibles previa aprobación de la autoridad de aplicación, que será compartida por el Ministerio de Salud y la Secretaría de Comercio.
  • Edad: no podrá rechazarse una afiliación por esta causa. Las cuotas de los mayores de 65 años que hayan estado al menos una década en el sistema no subirán.
  • Admisión: las prepagas no podrán rechazar la afiliación de personas con enfermedades preexistentes; sí podrán cobrarles una cuota diferencial más elevada.
  • Prestadores: el Estado fijará aranceles mínimos a pagar a las clínicas y a quienes den servicios médicos dentro de los planes.
  • Exigencias: la ley ratifica que las empresas deben garantizar el Plan Médico Obligatorio, que es el mismo que rige para las obras sociales sindicales.
  • Carencias: los contratos no podrán fijar períodos de tiempo en los que no se den determinadas prestaciones médicas.
TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil